La tecnología forma parte de nuestra vida y pasamos el día a día rodeados por ella. Empleamos mucho de nuestro tiempo frente a las pantallas de televisores, ordenadores, tablets y smartphones, por lo que muy posiblemente te habrás preguntado alguna vez, ¿son todos estos estímulos perjudiciales para mi vista?

No hay ninguna duda de que el smartphone es el dispositivo rey, en él consumimos multimedia, consultamos nuestros mensajes, incluso es probable que te encuentres leyendo estas líneas desde su pantalla. Por ello, hemos decidido echar un vistazo a las publicaciones que tratan los efectos de los móviles sobre nuestra vista. ¿Es malo leer en el móvil? ¿Cómo nos afecta a largo plazo?

Un daño aparentemente indemostrable

Por sorprendente que parezca, los estudios que han investigado los efectos de las pantallas sobre el ojo humano no parecen llegar a resultados contundentes y significativos. Como podemos leer en El Confidencial, uno de los trabajos más populares fue realizado por científicos de la Universidad Complutense de Madrid.

Estas investigaciones no han conseguido llegar a resultados convincentes

Los investigadores evaluaron los efectos de la luz emitida por los leds de las pantallas sobre un grupo de células del epitelio de la retina humana. La apoptosis, un proceso de muerte natural en las células, aumentó hasta un 89%, arrojando datos muy claros. Entonces, ¿dónde está el problema? Las células que sirvieron de base para el estudio habían sido cultivadas en el laboratorio, por lo que la validez externa del trabajo no quedó muy clara.

La validez externa de una investigación hace referencia a la capacidad que tienen los resultados obtenidos de ser generalizados, extrapolados a otros casos. Ha quedado patente que las pruebas no se realizaron en seres humanos, por lo que no podemos saber si los resultados habrían sido los mismos.

Células de laboratorio que no son generalizables. México Fértil

Los teléfonos móviles no llevan tanto tiempo entre nosotros como podríamos pensar, por lo que su efecto sobre nuestros ojos, que se debería notar a la larga como resultado de la acumulación, no puede ser demostrado aún. Aquí tenemos al principal responsable de que los estudios se encuentren ante un callejón sin salida, pero existen otros efectos que sí han podido ser constatados.

Desde el sueño hasta el estudio

Dormir es una necesidad biológica, un acto tremendamente importante cuya ausencia puede llegar a provocar la muerte. Sí, puedes literalmente morirte de sueño, y existen multitud de trastornos que pueden convertir dormir en un verdadero reto. Volviendo a la tecnología, diversos estudios han demostrado que los móviles pueden alterar los ritmos biológicos que median en nuestro descanso.

Un frágil equilibrio biológico que puede verse muy afectado

Hablamos de los ritmos circadianos, una especie de reloj que alterna entre el sueño y la vigilia, y cuyo trabajo pueden ser perjudicado por la luz que emite tu smartphone. Un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature demostró que la luz azul (así se denomina a la irradiada por tu smartphone) es capaz de alterar la secreción de melotonina, una de las principales hormonas responsables de la alternancia entre la vigilia y el sueño. De esta forma, nos sería más difícil dormir.

La luz del móvil empeora tus horas de sueño. La Vanguardia

Por otro lado, también es conocido el efecto de las pantallas, no sólo de los smartphones sino de cualquier otro aparato tecnológico, sobre el estudio. Muchas personas, entre las que me incluyo, estudiamos frente a un ordenador, y esto podría ser más perjudicial de lo que creemos. Como apuntan desde Xataka, varios trabajos realizados durante los últimos años han demostrado que es más fácil acordarse de lo estudiado en un libro que en una pantalla.

Una posible explicación hace referencia al proceso de consolidación de la memoria, en el cual la información teórica quedaría mejor registrada cuando se lleva a cabo junto a su localización. Seguro que en alguna ocasión, durante un examen y al leer una pregunta, has recordado la página y situación del párrafo donde se encontraba la respuesta. Este tipo de recuerdo es mucho más complicado si se ha estudiado frente a un ordenador, donde los apuntes no eran físicos.

Como has podido comprobar, ha quedado más que patente la influencia que pueden tener las pantallas sobre nuestra vida. En un mundo en el que vivimos pegados al smartphone, quizás sea más importante que nunca conocer los efectos negativos que provoca su luz sobre nuestro organismo.