OnePlus se ha confirmado durante los últimos dos años como una de las marcas a tener en cuenta en el mundo de los smartphones. Métodos de venta peculiares, relación calidad-precio espectacular y la inteligente utilización de un software limpio han sido sus señas de identidad desde el principio.

No hay duda, las expectativas estarán muy altas

El OnePlus 5T ha sido el último terminal que nos ha brindado la compañía, renovando en algunos aspectos a su predecesor y uniéndose quizás algo tarde a la moda de las pantallas casi sin marcos. Llegados a este punto, ¿qué podemos esperar del próximo OnePlus 6?

Lo mejor de lo mejor

Las últimas creaciones de la firma china nos han traído el hardware más puntero, por lo tanto, no podemos esperar menos de su próximo lanzamiento. El presumible Snapdragon 845 junto con una gran cantidad de RAM, 6 u 8 GB parecen ya un estándar, se dan por supuestos. Sin embargo, ¿qué más podemos pedirle?

Originalidad al poder

Un cambio de diseño sería un buen comienzo. Y no queremos decir que los últimos modelos hayan sido feos, nada de eso, pero sí es cierto que no derrochan originalidad precisamente. Más allá de comparaciones y parecidos, son terminales más bien sosos, sin un aspecto diferenciador sobre el resto.

Deberán trabajar algo más el diseño

El último OnePlus 5T es la muestra de que pueden crear un cuerpo con un gran ratio de pantalla, pero creo necesario algo más. La firma siempre ha variado bastante el diseño de un año para otro, y esperamos que su nueva creación sea realmente genuina.

Nuevas implementaciones

Dando por hecho que contaremos con un gran diseño y el mejor hardware, además de un software actualizado, sólo nos queda pedir algo más. Los nuevos sistemas de seguridad como el reconocimiento facil del iPhone X serían una buena novedad.

No hablamos de un sistema de reconocimiento a través de la cámara, como ya tenemos en Android, sino un sistema destinado expresamente para ello. Esto por supuesto, no quitaría que siguiéramos contando con el lector de huellas.

El precio, punto clave

La impresionante relación calidad-precio de la marca fue el principal motivo por el que dio a conocerse entre los usuarios. El OnePlus One, primer dispositivo de la compañía, llegó a nosotros con un gran precio, 269 euros concretamente. Aunque estuvo marcado por un torpe sistema de ventas basado en invitaciones, este terminal fue todo un éxito.

Con la salida del OnePlus 2, la firma China se enfrentaba a un reto. Con las buenas impresiones que había causado gracias a su estreno un año antes, encontraría a muchos usuarios esperando lo mejor de lo mejor por un precio muy contenido. ¿Pasaría la prueba? Ya no podía nombrarse el término flagship killer con tanta facilidad, pero el dispositivo llegaba con muy buenas especificaciones.

Llegó entonces uno de los pequeños tropiezos de la marca

Un diseño cuestionable, ausencias como el NFC y uno de los peores procesadores de Qualcomm, el 810, se mostraban en su contra. Un precio de salida de 349 euros seguía situándolo como una muy buena opción a pesar, de nuevo, de las dichosas invitaciones.

Tras esto llegamos al OnePlus 3, sin duda uno de las mejores muestras de seriedad de la firma. Llegó con muchas mejoras y con un precio de 399 euros, siguiendo la tendencia ascendente en lo que a coste se refiere. No superaba la barrera psicológica de los 400 euros, por lo que a muchos nos siguió pareciendo un muy buen precio. Sin embargo, la línea parecía avecinar un problema que acabaría llegando, el de la destrucción de uno de sus puntos fuertes.

Con el OnePlus 3T superamos la dolorosa barrera de los 400, hasta situarnos en los 439 euros. Es cierto que contaba con bastantes mejoras, pero no dejaba de ser un 3 vitaminado. Ya no cabía ninguna duda, el precio seguiría subiendo hasta tocar un techo. Debemos tener en cuenta que OnePlus no era la única compañía que aumentaba su coste, sino que hablamos del pasado año 2016, en el que la mayoría de gamas alta se situaban por encima de los 700 euros. El ahorro es evidente.

Hemos llegado al límite, ¿o no?

Y así, en apenas unas líneas hemos llegado al año 2017, el de la presentación de los últimos OnePlus 5 y OnePlus 5T. Parece que hemos llegado a un techo, ya que tanto el primer terminal como su renovación salieron a la venta con un precio base de 499 euros. Siguen siendo muy buenas opciones, pero no cabe ninguna duda de que ya no poseen el precio demoledor que presentaban los primeros modelos.

¿Qué pasará con el OnePlus 6?

Si el próximo terminal de OnePlus confirma este techo del que acabamos de hablar, bajo la barrera psicológica de los 500 euros o dólares, podemos estar contentos. El mercado de la telefonía móvil ha crecido y cambiado mucho durante estos últimos tiempos, y hemos podido observar una subida de precios progresiva, hasta llegar a dispositivos de más de 1000 euros, como el iPhone X. Un smartphone que por cierto no necesitas.