Facebook, WhatsApp o YouTube son plataformas sociales muy presentes en nuestro día a día. Millones y millones de usuarios se reúnen en estos servicios, procedentes de todos los puntos del mundo, utilizando al máximo las facilidades que estos ofrecen.

Estas plataformas nos han dado muy buenos momentos, como el mítico usuario de YouTube que celebró los 70 suscriptores de una forma muy peculiar. Además, también se han convertido en un trabajo para muchos, como los influencers que llegan a ganar hasta medio millón de dólares por una publicación en Instagram.

Estos cuatro servicios sociales demuestran que lo importante no es cómo se empieza…

Pero dejemos el presente de estas compañías y centrémonos en su pasado. ¿Sabías que sus inicios no fueron tal y cómo esperabas? Aunque ahora sirven como plataformas de streaming, servicios de mensajería o redes sociales, los objetivos iniciales eran muy, muy diferentes.

A continuación, podrás conocer la verdadera misión, desviada por el paso del tiempo, de 4 servicios sociales que utilizas cada día. ¿Imaginas de cuáles se trata?

YouTube y la búsqueda del amor

Millones de vídeos y canales en directo se acumulan ahora mismo en YouTube, la gran plataforma de streaming. Sin embargo, esto podría no haber sido una realidad si el verdadero objetivo de sus creadores hubiera salido adelante.

BBC narra la historia oculta detrás de YouTube. Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim son los nombres de los responsables de su creación, justo el día de San Valentín del año 2005. Piensa en qué les llevaría a elegir este día para el nacimiento de YouTube y sabrás la primera función de la plataforma.

Exacto, el amor. YouTube era una plataforma para encontrar a la pareja ideal a través de vídeos personales. Este canal de citas no tuvo mucho éxito, pero aún podemos ver el primer vídeo que fue subido, el que tienes arriba. La persona que aparece es Jawed Karim, uno de los creadores, que mostraba su visita al zoo en su búsqueda de su media naranja.

Tras reconocer el fracaso del sitio de citas, los tres trabajadores decidieron que el servicio estuviese disponible para todos, que cualquiera pudiera subir vídeos al mismo. La respuesta está muy clara en 2018: esa decisión fue todo un éxito y nadie puede negar el impacto de YouTube en el mundo tecnológico.

Por cierto, el amor no era lo mejor para YouTube, pero permitir la publicación de vídeos a todo el mundo supuso un cambio radical en apenas 12 meses. 1.650 millones de dólares fue el precio que la compañía alcanzó tan solo en 2006 con su venta a Google, de la que sigue formando parte en la actualidad.

WhatsApp no pretendía que enviases mensajes

WhatsApp es ahora una aplicación de éxito que permite la comunicación entre billones de personas en todo el mundo, incluso con videollamadas. Pero ese no era su objetivo, si el original WhatsApp siguiese en pie tú no estarías usándolo para hablar con familia y amigos.

Así lo leemos en Wikipedia, que explica que el objetivo de Jan Koum, creador de la app, era mostrar el estado de cada usuario para conocer si podía ser contactado o no, es decir, una agenda inteligente en la que se podía programar estados diferentes según el horario.

Si has visto La Red Social, sabrás muy bien lo que viene a continuación

Trabajando, durmiendo, viajando, en el gimnasio… Los contactos podían conocer si en cada momento podían comunicarse con otro usuario o no dependiendo de su estado. Esto fue así hasta la llegada de las notificaciones push, que facilitaron enviar esos estados a todos los contactos para que supiesen cada actualización.

Estas notificaciones eran similares al envío de mensajes, por lo que ya puedes imaginar cómo fue desarrollándose la aplicación. El presente de WhatsApp lo conocemos, pero ¿cómo imaginas el futuro? ¿Se convertirá en una verdadera red social al estilo Facebook? Espera, hablando de la compañía de Zuckerberg, tenemos algo que contarte.

Facebook, los comienzos que llegaron a la gran pantalla

Universidad de Harvard, Estados Unidos, 2004, Mark Elliot Zuckerberg. Si has visto La Red Social, la película de David Fincher, sabrás asociar todos esos términos con una palabra en concreto: Facebook. Los comienzos de la red social de Zuckerberg se convirtieron en película para que comprendiésemos mejor cómo se forjó la plataforma más importante del momento.

Facebook no estaba destinada a ser una red social, sino que nació con una pretensión totalmente diferente. Tal y como explican desde La Información, en 2004, Zuckerberg y un amigo decidieron crear en su habitación del campus una plataforma donde los alumnos pudieran subir fotos para que el resto evaluase su belleza.

La función de Facebook en el comienzo era muy diferente a la actual. TKM

Facemash era el nombre de ese original servicio, que comenzó a hacerse muy famoso en Harvard. Los estudiantes continuaban subiendo fotos y la plataforma se extendió a otras universidades. Para el final de 2005, Facemash reunía ya a 6 millones de usuarios.

El nombre cambió a Facebook y, en 2006, cualquier persona con más de 13 años podía unirse a él. La llegada de otros idiomas, además del inglés, hizo que Facebook fuese una ola imparable que tardó poco en adueñarse de todo el mundo. Entre polémicas varias, Zuckerberg sigue adelante y Facebook es la plataforma social más importante de los últimos años.

Instagram, muy lejos de una plataforma social

Kevin Systrom y Mike Krieger son dos emprendedores muy fans de la fotografía. El primero se encontraba desarrollando una app de intercambio de fotos cuando conoció al segundo, y juntos comenzaron a trabajar juntos en una herramienta similar.

Instagram solo iba a ser un servicio de intercambio de fotos, aunque ahora es muy diferente

Lo que iba a ser un proyecto sencillo basado en simples fotografías se convierte en algo mucho más grande cuando empiezan a añadirles puntos de localización y filtros de edición, con el objetivo de demostrar que la fotografía móvil no tiene nada que envidiarle a las tradicionales.

Si tienes un móvil Android, debes saber que Instagram no estaba diseñada para ti. Su lanzamiento en 2010 fue solo para productos de Apple, aunque su descarga se abrió a otros sistemas operativos en 2012, como señalan desde Wikipedia. Hashtags, historias, vídeos, directos… Instagram cuenta con muchos elementos más en la actualidad que le hacen tener todo el interés que reúne para sus millones de usuarios.

La aplicación creada por Systrom y Krieger es solo un ejemplo más de que lo importante no es cómo se empieza, sino cómo se acaba. Facebook, YouTube y WhatsApp también lo demuestran, pero ¿estarías utilizando ahora mismo esas plataformas si continuasen con su propósito inicial?