Normalmente es casi obligatorio acabar el año con una recopilación de la mejor tecnología. Como conocemos este dato, desde Urban Tecno queremos dar un pequeño giro de tuerca y presentarte, a continuación, aquellas polémicas que más recordamos alrededor de los gigantes de la tecnología en este año 2017 que llega a su final.

Los iPhone ralentizados

Antes de que este tema se generalizase, un servidor, y no es por tirarme flores, ya había explicado en un artículo su propia experiencia con la actualización a iOS 11 en un iPhone 6. De ahí que todo lo que se ha escrito a partir de entonces no haya hecho nada más que darme la razón.

Apple ha tenido su ración de polémica este año. Unsplash

El asunto es que varios dispositivos, lo más antiguos, de la compañía experimentaban problemas de rendimiento. Finalmente, después de semanas de polémica, Apple ha admitido, en declaraciones que hemos podido obtener de la página web Tech Crunch, que utiliza el software de sus dispositivos para proteger sus baterías, aunque esa operación conlleve una ralentización de los mismos.

Además de provocar un mal funcionamiento de sus dispositivos, Apple pretende que los usuarios pasen por caja

Lejos de entonar el mea culpa, y en información obtenida de Infobae, la compañía californiana empezará a ofrecer reemplazos de sus baterías por el módico precio de 29 dólares, 24 euros o 568 pesos mexicanos, a aquellos usuarios que tengan problemas con las mismas. Es una pena que Apple no sea capaz de asumir un error mayúsculo y, además, quiera sacar tajada de ello.

Samsung y su publicidad a la ofensiva

Al hilo de los anteriores párrafos, quería sacar a la luz el asunto de la campaña publicitaria de Samsung, en la cual atacaba sin miramientos a los distintos dispositivos de Apple. Sin pecar de fanático de la marca de Cupertino, de hecho actualmente mi teléfono móvil es un Samsung Galaxy Note 8, es totalmente reprobable la manera que tuvo la marca asiática de gestionar su campaña de marketing.

Aquí arriba te he dejado el vídeo en cuestión, para que puedas sacar tus propias conclusiones. Muchas veces hemos visto comparativas entre productos y las mismas buscan acentuar los aspectos negativos del rival y los aspectos positivos del propio producto. En mi opinión, no es de recibo mofarse, como en el caso del joven que espera a comprar su iPhone X y su corte de pelo se asemeja al frontal del terminal, de un rival, que siendo justos, ha sido tu punto de partida en cuanto a diseño y mil y un tecnologías copiadas descaradamente. Samsung, muy mal en este aspecto.

Cuando el robo está legalizado

Decidme si no es un abuso de posición de poder el asunto de las famosas cajas de recompensa, que tanto han dado que hablar en los últimos meses, sobre todo a raíz de la polémica generada por Star Wars: Battlefront II. Y es que su existencia, de forma regulada y para poder personalizar a los personajes de tus títulos favoritos, me parece totalmente correcto. ¿Cuál es el punto que cabrea a los jugadores?

Seguiré hablando del título galáctico, porque ha sido el que ha colmado el vaso. En este caso, el videojuego está construído, casi exclusivamente, para favorecer a aquellas personas con mayor poder adquisitivo, que se pueden permitir comprar cajas de loot y, de esta manera, mejorar armas, conseguir nuevos personajes y otros desbloqueos. Tal y como informa Hipertextual, la adulteración de la competición online es más que evidente y, a pesar del paso atrás de EA, parece ser que la comunidad empieza a estar harta de tener que gastarse dinero dentro de juegos que ya de por sí son realmente caros.

Un empleado muy bocazas

La última polémica que quería recordar es aquella que tuvo lugar en el seno de Google en Estados Unidos y que involucraba, como podemos leer en la página web del New York Times, a un ingeniero de la compañía llamado James Damore. El sexismo que se desprende de sus declaraciones es la base de la trifulca con Google y unas de las causas de su fulminante despido.

Las opiniones son libres, pero el menosprecio en cuestión de sexo debería ser completamente erradicado

Algunas de las perlas que el joven norteamericano suelta, y que podéis comprobar en un documento que él mismo publicó, son que las mujeres están menos preparadas para el manejo de las situaciones de estrés o que el género femenino no está representado en la misma proporción que el masculino en el ámbito de la ingeniería, debido a que sus condiciones biológicas no las hacen tan aptas para estos trabajos. Un flaco favor a la igualdad de géneros.