Por su precio, los cartuchos de impresora han sido catalogados alguna vez como auténtica sangre de unicornio. Bromas aparte, en más de una ocasión nos hemos planteado seriamente si merecía la pena comprar nuevos cartuchos para nuestra vieja impresora o si simplemente nos salía mejor comprar una impresora nueva, la obsolescencia programada en su estado más puro y flagrante.

Pero es que además el proceso de cambiar los cartuchos son una de las peores cosas que hay: a nadie le gusta, es confuso, van mal las primeras veces y no parece que esta experiencia haya cambiado con los avances tecnológicos que han posibilitado por ejemplo que los teléfonos móviles se hayan convertido en lo que son ahora en una década. Nos los cartuchos de tinta de impresora son otra historia.

Correrán ríos de tinta cuando veas este vídeo

Por otro lado, la diversidad de precios que podemos encontrar en comercios de todo tipo, la compatibilidad o incluso el número de impresiones que promete pero que, por un motivo u otro, nunca alcanzan esos límites hace que cuando nuestra impresora comienza a imprimir a rayas, una gota de frío sudor recorra nuestra espalda. ¿Cómo es posible que haya tanta diferencia de precio? ¿Por qué es un proceso tan complicado y ofrecen un rendimiento tan bajo, ya sea original o compatible?

¿Por qué son tan caros los cartuchos de tinta de impresora? Alberta Tener

Pues bien, el youtuber Gregory Austin McConnell ha despotricado contra los odiados cartuchos de tinta y no podemos más que darle la razón. No es de extrañar que su vídeo se haya vuelto viral en tan solo unos días, como podemos leer en Mashable.

El martes pasado, Gregory subió un vídeo a su canal titulado "Ink Cartridges Are A Scam", o lo que es lo mismo, que los cartuchos de tinta son una estafa. Menos de una semana después ya ha sobrepasado el medio millón de visualizaciones y subiendo. No es para menos, sus palabras corren como la pólvora por mentideros como Reddit.

La verdad detrás de los caros cartuchos de tinta de impresora

En este vídeo de poco más de 12 minutos vemos a McConnell cuenta cómo fue su experiencia cuando trabajaba en la centralita de un servicio técnico y tenía acceso a ciertos productos a precio de fábrica.

Entre las muchas lindezas que McConnell revela sobre su trabajo, hay una que nos ha dejado con la boca abierta:

Vendíamos packs de cartuchos de tinta de varios colores de capacidad estándar por 59,95 dólares. ¿Cuál era el coste de fabricación? 0,23 dólares

Desde luego, de ser cierto los márgenes de beneficios son tan asombrosamente brutales son tales que dan ganas de dejarlo todo y montar una empresa de suministro de tintas para impresora.

Pero McConnell no se queda aquí y durante su vídeo se dedica a explicar cómo funcionan los cartuchos de tinta y cómo cree que las firmas que se encuentran detrás de su fabricación intentan (y consiguen) estafar a sus clientes.

La linea argumental con la que nos intentan convencer es simple: los cartuchos de tinta son caros porque la tecnología que hay detrás es cara.

Y sin embargo cada vez que cambias un cartucho tienes la impresión de que no ha cambiado nada en los últimos años. Pero por investigar que no sea: HP invirtió solo en el último año 1.000 millones de dólares en i+D+I, pero los resultados no están a la vista.

Los cartuchos de tinta de impresora son la gallina de los huevos de oro y no es ningún secreto que la industria se alimenta del cliente, que ve cómo aunque todo parece ser más moderno, cada vez tiene que comprar cartuchos con más frecuencia bajo cualquier pretexto.