En el futuro, la energía eléctrica seguirá siendo un pilar fundamental de nuestras vidas. De hecho, este bien tendrá todavía una mayor importancia teniendo en cuenta cómo la gran mayorías de las industrias están apostando por la digitalización. El sector energético de un país es, por tanto, un factor fundamental para entender cualquier mejora del nivel de vida.

La apuesta por la obtención de energía eléctrica a través de fuentes renovables es uno de los objetivos de cualquier sociedad. El abaratamiento de las opciones limpias es una realidad, pero aun así, sigue siendo más cara que algunas de las alternativas presentes en el mercado. El consumo de petróleo o las centrales nucleares siguen teniendo un papel muy destacado en este sentido.

El consumo energético del edificio es menor de lo que es capaz de generar

Ahora bien, ¿imaginas poder ganar dinero a través del ejercicio de herramientas generadoras de energía eléctrica en el edificio en el que resides? Esto sería posible gracias al hecho de inyectar en el circuito eléctrico de un área determinada una porción de la energía transformada. Podría decirse que sería algo parecido a la tecnología V2G, pero siendo receptor el suministro global.

La innovación que te presentamos a continuación está situada en la localidad de Trondheim, Noruega. Gracias a la *inclusión de incentivos públicos**, allí se ha construido el edificio que, en principio, cuenta con una mayor generación de energía eléctrica en el mundo. Esto es así porque se aprovecha de diferentes alternativas situadas en puntos estratégicos en toda la fachada.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales señas de identidad de la instalación, cómo repercute en la sociedad la mayor disposición energética y, por supuesto, qué movimientos puede generar este fenómeno en otras ciudades. ¿Será la década que vamos a comenzar en unos meses la que transformará por completo el mercado energético? Su desarrollo inspirará nuevos ejercicios de innovación.

Un proyecto que atraerá la atención de inversores en renovables

La tecnología que ofrece esta compañía es, sin duda, de lo más puntera que se puede encontrar en el mercado. Esto es así, principalmente, porque se ha pretendido crear un espacio en el que se pudiese disfrutar de mucha más energía de la que se era capaz de transformar. Ahora bien, ¿cuáles son los principales datos que se pueden extraer de esta solución innovadora?

Brattørkaia es el mejor ejemplo para entender cómo será la obtención de energía en el futuro. Machete digital

Según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, este edificio cuenta con una capacidad para generar hasta un máximo de 500.000 kWh de electricidad al año. A modo de comparativa, para entender con mayor claridad este dato, vendría a suponer la totalidad de carga que se podría transferir a un Tesla Model S con la opción de batería más alta que ofrece en el mercado, la de 100 kWh, un total de 5.000 veces. ¿Es o no es todo un icono en revolución tecnológica?

Snøhetta es una firma especializada en la realización de estas obras de ingeniería

Snøhetta, la empresa que ha dado vida a un proyecto espectacular, ha utilizado diversas soluciones para ofrecer una tecnología más propia de la nueva generación de edificios que está por llegar para la próxima década. Cabe destacar, como no podría ser de otra forma, la utilización de la innovación Smartflower, llamado popularmente como girasol fotovoltaico.

La creación de esta modelo de construcción se expandirá a lo largo de los próximos años tras conocer cómo el precio de la luz, en muchos núcleos urbanos, se ha disparado. La presencia de oligopolios está llevando cada vez más a una mayor estandarización de instalaciones privadas para aprovechar los recursos naturales y almacenarlos mediante soluciones tales como las Powerwall de Tesla.

El diseño de una estrategia para aprovechar las fuentes de energía

Tanto la ubicación como las dimensiones y formas del edificio están pensadas para ser unas instalaciones de primer nivel en cuanto a obtención de energía sostenible. Brattørkaia, que es como así se denomina la obra en cuestión, fue construida de forma consensuada para aprovechar de forma eficiente la disposición del sol en todo momento.

No obstante, su principal diferenciación radica en la disposición de su estructura. Su diseño le permite contar con una gran iluminación natural. De igual manera, cuenta con un diseño que permite la ventilación de forma continua, algo que proporciona una temperatura acorde con cada estación del año. No obstante, una bomba de calor actuará de termostato si se requiere gracias a la interacción de un fiordo cercano.

Este edificio cuenta con múltiples soluciones para ahorrar el consumo de recursos

En relación con el sistema de cañerías, el agua de lluvia proviene proporciona funcionalidad a los váteres, por lo que es posible evitar un despilfarro de agua potable en relación a su consumo. Además, un sofisticado sistema de sensores y alarmas permitirá el encendido y apagado automático de luces para evitar que se desaprovechen recursos en todo momento.

Y tú, ¿crees que será posible la inclusión de algunas de estas tecnologías en tu edificio en los próximos años? La apuesta por este tipo de innovaciones suele repercutir en facturas de suministros energéticos más bajos, pero la inversión inicial, como es lógico, sirve de freno a su estandarización.