En la pirámide de Maslow de las necesidades humanas, Internet se ha convertido en una faceta muy a tener en cuenta. El desarrollo de la era digital no ha hecho más que potenciar el poder que está teniendo la red en nuestro día a día. Ahora bien, ¿sabías que todavía existen muchos millones de personas que no tienen acceso material a la red?

En la mayoría de los hogares de los países desarrollados se tiene, al menos, acceso a una red de cobre. De hecho, en muchos espacios ya se está produciendo la conversión a fibra, con todo lo que ello conlleva en términos de velocidad. Ahora bien, ¿cómo podría ser posible que toda la humanidad contase con acceso a Internet?

SpaceX podría llegar a ofrecer conexión a Internet a todo el planeta

SpaceX, desde 2015, lleva investigando cómo trazar una estrategia para lograrlo. Al parecer, la instalación de satélites en órbita garantizaría un servicio que se ha vuelto fundamental en la vida dotidiana de muchas personas. Según se puede leer en Digital Trends, las primeras estimaciones hablan de una inversión necesaria que podría estar próxima a los 10 mil millones de dólares.

¿Puede el proyecto Starlink de SpaceX ser una alternativa lógica a la estandarización de Internet? Sin lugar a dudas, esta mayor cobertura tendría una especial incidencia en el desarrollo de los países más desfavorecidos, pudiendo mejorar la calidad de vida y contribuir a una mejora exponencial de la economía.

Tintin A y Tintin B, en febrero de este año, fueron lanzados como una primera toma de contacto con esta tecnología. Ambas cápsulas, en órbita desde entonces, ya están siendo analizadas por SpaceX para una posible expansión. Los primeros cálculos realizados muestran que deberían lanzarse al espacio hasta unos 4.425 satélites con el objetivo de garantizar el acceso.

La oferta de un servicio prioritario para la productividad

Internet ha supuesto un avance tecnológico sin parangón. En las últimas décadas se ha potenciado una traslación de la economía al sector servicios como consecuencia del auge de esta innovación. En mayor o menor medida, lo cierto es que esta evolución nos ha cambiado la vida a todos, ya sea en uno u otro aspecto.

El proyecto Starlink busca incentivar el uso de Internet a toda la población de la Tierra. NASA Space Flight

¿Lo hará próximamente a todos aquellos que todavía no disfrutan de una conexión estable? La compañía fundada por Elon Musk se ha convertido en la principal artífice de este proyecto. Desde hace un tiempo, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) tiene conocimiento del plan que está gestándose en la actualidad y que ocupará una parte importante del tiempo de SpaceX en los próximos años.

Tintin A y Tintin B marcarán el futuro del proyecto Starlink de SpaceX

Este es uno de los programas aeroespaciales más importantes que podría producirse en el futuro si las pruebas que están llevándose a cabo desde Tintin A y Tintin B son fructíferas. La compañía debería ser capaz de poner en el espacio miles de satélites, una tarea que requerirá una de las mayores inversiones jamás contempladas.

Ahora bien, ¿es este el único proyecto que va en línea con una dotación de Internet a escala mundial? Facebook, otras de las compañías más entusiasmadas en ofrecer conexión a la red a la población mundial, ya ha mostrado en anteriores ocasiones un plan parecido basado en estaciones aéreas.

El camino hacia una globalización verdaderamente global

Todavía hay multitud de regiones en las que Internet no tiene apenas protagonismo, con todo lo que ello conlleva. Athena, que es la opción que está manejando la red social más importante del mundo, todavía tiene mucho por ofrecer en el futuro. No obstante, el problema principal que se antoja es qué tipo de competencia podría producirse en los próximos años.

SpaceX ya está analizando las 2 primeras estaciones del proyecto Starlink. Linkyou

Es importante recordar que una de las nociones más importantes en el mundo económico es dilucidar qué tipo de competencia se produce. En este sentido, dada la complejidad de la tecnología y las inversiones que son necesarias para la consecución del proyecto, es lógico pensar que estamos ante un claro ejemplo de monopolio natural.

Los organismos públicos no parecen estar en línea con el objetivo de conectividad

¿Debería ser un organismo público el que se hiciese cargo de su consecución? Viendo las tendencias llevadas a cabo en los últimos años por la NASA, todo hace pensar que este no es un objetivo prioritario. En este sentido, el cobro de una suscripción a cambio de conectividad será la fórmula que pueda utilizarse como retorno de la inversión.

Habrá que estar atentos a ver qué es lo que ocurre en los próximos años de la mano de SpaceX a través del proyecto Starlink. La próxima década se antoja como el momento crucial en el desarrollo y expansión de Internet en aquellas áreas en las que apenas hay cobertura actualmente.