Como antigua jugadora de basket que rara vez metió un triple, recuerdo mis horas frente a la canasta ensayando la posición y movimiento de las muñecas, el impulso de las piezas y en definitiva, toda la técnica y física necesaria en el baloncesto.

Muchísimo tiempo invertido que se quedó en atesorar grandes momentos, grandes amigas y la sensación de que no estaba hecha para ese deporte, sino que lo mío eran más las máquinas, que inocente de mí pensaba que nunca me van a poner en tesituras de pasos o dobles. Hoy una máquina me ha cerrado la boca demostrando que, a diferencia de mi, ella sí que está hecha para el baloncesto.

Para ser precisa, más que una máquina es un robot humanoide de metro noventa que por su apariencia y destreza parece un hijo ilegítimo de Michael Jordan. No, no le hace falta saltar tanto como al legendario jugador neoyorkino, ya encesta mejor que él gracias a Toyota.

Cue mete canasta con un 100% de precisión

Su nombre es Cue y aunque podría, no lo vas a encontrar en ningún Draft. Y es que Cue es capaz de lanzar a canasta con una precisión del 100%. ¿Qué? ¿Has leído bien? Sí, sí, 100%. Cero de fallos ni aunque el público haga de la cancha una olla a presión. A Cue eso le resbala. ¡In your face!

¿Qué secreto se esconde tras el 100% de efectividad de Cue?

Yo también sigo dándole vueltas a ese 100% de efectividad, un porcentaje que simple y llanamente no es humano. Es digno de algo único, artificial. Y tanto: de nuevo gracias a la omnipotente inteligencia artificial.

La práctica conduce a la perfección

Como explican en Daily News, un grupo de ingenieros japoneses han logrado que este robot interiorice el tiro perfecto tras memorizar, estudiar y aprender 200.000 tiros a canasta. ¿Cuántos has tirado tú?

Que puede anotar desde cualquier punto del campo que se encuentre a 3,6 metros o menos, según sus desarrolladores. Por supuesto, no se cansa. En un duelo contra los jugadores del equipo profesional japonés Arvalq Tokyo, obviamente les hizo morder el polvo.

Sin ir más lejos, ni entre Seiya Ando y Zack Baranskilas, las dos estrellas del equipo, pudieron vencerle a pesar de anotar 8 de los 10 tiros totales. Y eso que Cue es bastante menos alto que la media de jugadores profesionales, que se encuentra en 2 metros.

Toyota, la reconocida firma de automóviles, se encuentra detrás de esta gesta, que además ha tenido la osadía de vestir a Cue con su propio uniforme del equipo. En el campo, Cue ejecuta movimientos que se asemejan muchísimo a los de un jugador real, pero ¡cualquiera le cubre!

Cue en plena acción. PK Crunch

¿Te imaginas tener que disputar una lucha contra Cue? De ser así, al menos nos gustaría contar con Lunavity, la mochila capaz de hacernos volar para tener al menos una oportunidad contra él. Afortunadamente va integrado en una plataforma que le impide moverse por la pista, así que por el momento los jugadores no tienen nada que temer.

Otra de las cosas más sorprendentes es que ninguno de los miembros del equipo de desarrolladores tenía experiencia construyendo robots ni con IA, obteniéndolo todo de internet gracias al lenguaje de programación del MIT Scratch.

El diseño de Cue se basó en el personaje de dibujos animados Sakuragi Hanamichi, protagonista del manga japonés Slam Dunk. En la serie, Hanamichi comienza a jugar a basket porque las chicas no le hacen caso. Con la pasmosa calidad de Cue, más de un jugador se planteará dejar el basket y centrarse en otra cosa…