Desde hace un tiempo, la robótica ha experimentado importantes mejoras. Esto es así, principalmente, debido a la introducción de novedades tan destacadas como la inteligencia artificial. Basta con disfrutar de un equipo con capacidades en computación y creación de código para disfrutar de destacados programas de investigación. Ahora bien, ¿qué funciones debería tener?

Una de las potenciales habilidades que podría tener un robot que sería más útil para la población podría estar relacionada directamente con las labores de rescate. Al fin y al cabo, es algo que nos puede pasar a cualquiera de nosotros. Esto, de hecho, es lo que ocurre cada año en catástrofes naturales o en accidentes derivado de múltiples causas. Estas innovaciones, en este sentido, son clave.

Este robot cuenta con forma de serpiente para mejorar sus aptitudes de movimiento

En el pasado, hemos visto cómo la ingeniería especializada en los drones ha sido una de las que más ha contribuido al respecto. ¿Recuerdas el día que te mostramos cómo ya existe un prototipo para ayudar en rescates en el mar? pues bien, en esta ocasión, queremos mostrarte otro curioso programa robótico que llama la atención por su curiosa forma de operar. La clave está en su propio cuerpo.

El robot con forma de serpiente que es protagonista está siendo desarrollado por un equipo de ingenieros de la Johns Hopkins University. Como podrás imaginar, su principal cualidad está especialmente relacionada con las virtudes que tienen estos reptiles. Sí, su habilidad fundamental radica en la posibilidad de trepar y superar obstáculos de gran tamaño.

Veamos, por tanto, cuáles son sus principales características, en qué fase del proyecto se encuentra esta solución en este momento y, por supuesto, qué potenciales usos tendrá esta tecnología si, finalmente, es comercializado a gran escala. Es, sin duda, una de las soluciones más destacadas en el ámbito de la robótica de dicha universidad.

Un equipo de especialistas para dar con el robot imitador de serpientes

Chen Li y Qiyuan Fu han sido las figuras claves del proyecto. El centro de estudios de alta tecnología de Estados Unidos ha querido calcar los movimientos de las serpientes en la vegetación repleta de irregularidades con el objetivo de trasladar estas ventajas al terreno del rescate. En ocasiones, hay accidentes en los que los medios humanos no pueden acceder fácilmente.

Esta tecnología, tal y como se puede observar en las imágenes ofrecidas por la propia universidad, ha conseguido importantes avances en los últimos meses. Para conseguir el propósito marcado, se ha recurrido a la convencional fórmula de detectar dónde está la clave a través de representaciones de imágenes. Para ello, se ha conseguido establecer patrones de conducta para saber cómo funciona el movimiento.

El robot ha sido diseñado para copiar la técnica de la serpiente en el ascenso

Para ello, se han realizado diversas pruebas para comprender dónde reside la potencia para que las serpientes puedan cargar con todo su peso. Al parecer, tal y como se muestra en el vídeo, todo reside en el sistema de suspensiones que se ha incorporado. A tenor por la imagen vista del animal, la presión que se ejerce con los músculos es esencial. Por ello, se ha recurrido a un sistema de suspensiones.

Esto permite una mejor contracción del esqueleto de la unidad robótica. De hecho, la eficiencia en relación con el número de intentos realizados se ha convertido en una apuesta segura. La clave, por tanto, está íntegramente relacionada con el músculo de cualquier reptil de estas características.

Un proyecto con viabilidad futura en el terreno de los rescates

Es lógico pensar que, por ahora, el rendimiento de esta tecnología es más bien escaso. Es cierto que se han conseguido superar obstáculos como escalones o sillas, pero no es suficiente para garantizar que, llegado el momento, se pueda disfrutar de soluciones más efectivas. ¿Está en riesgo, pues, su potencial servicio como técnico de rescate? La clave está en las sucesivas etapas.

Este robot con forma de serpiente ha sido creado en la Johns Hopkins University. New Atlas

Es pronto para pronosticar que esta innovación tenga sentido en los próximos meses. Para estimar mejoras en el futuro, se ha tomado como medida la distancia que hay entre el suelo y la superficie más alta en relación con el cuerpo del robot. Por el momento, se ha conseguido superar un obstáculo de un 38% de las medidas de dicho producto, algo que se espera superar en las próximas pruebas.

Habrá que esperar un tiempo, por tanto, para saber si, en unos años, se consiguen pulir aquellos aspectos menos eficientes o si, por el contrario, estamos ante una solución que no consigue trasladar los beneficios de esta tecnología al terreno del rescate. ¿Y si, en los próximos años, veremos a otras alternativas con innovaciones extraídas de un producto tan aparentemente sencillo como este?