La robótica se ha convertido en una de las facetas que más protagonismo está teniendo en el mundo de la innovación. Desde hace ya unos años, esta rama de la tecnología está obteniendo mayores inversiones. Hasta hace un tiempo, el sector industrial, también llamado secundario, era el que más éxito tenía. Ahora, la representación del ser humano está teniendo un mayor papel en el mercado.

Los robots humanoides todavía no son una realidad. Se han conseguido importantes avances en la materia, pero lo cierto es que aún queda un largo trecho por delante. La inteligencia artificial ha permitido desarrollar soluciones como Sophie, pero es insuficiente. Una de las mejores formas para entender el camino que queda por descubrir es analizar los 5 sentidos que poseen las personas.

Los robots podrán incorporar piel artificial para obtener más información del exterior

Echando un rápido vistazo a lo creado hasta el momento, lo cierto es que no se ha conseguido un proyecto que permita la toma de decisiones completa en función a estos parámetros. No obstante, sí se están desarrollando, por separado, proyectos que permiten trazar adelantos en este sentido. Uno de los que más repercusión está teniendo es el que pretende potenciar el tacto.

La creación de piel artificial es ya uno de los objetivos diseñados con el objeto de hacer del humanoide una tecnología plausible en el medio plazo. Ahora bien, ¿qué debería reunir una solución de estas características para que el robot en cuestión pudiese sentir objetos, texturas, o sensaciones de calor o frío, entre otros? Su creación permitirá acercarnos más a una de las metas del siglo XXI.

Veamos, por tanto, en qué consiste esta nueva innovación, por qué supone un importante avance en la materia y, por supuesto, qué podemos esperar de ello a lo largo de los próximos meses. De ello podría depender el futuro de las unidades robóticas y, además, la posible puesta en marcha de un nuevo método de producción de un bien que podría ser fundamental en un futuro de aquí a unos años.

Mayor seguridad como principal argumento de la innovación

En la actualidad, la presencia de metales es algo lógico en el diseño y producción de robots. La disposición de esta piel artificial permitiría a una unidad contar con más información sobre qué es lo que ocurre alrededor. Entre los objetivos más destacados de este nuevo material sintético estaría la seguridad. Esto sería visto como un elemento clave para la detección de cambios de temperatura.

Esta piel artificial no tiene como objetivo el desarrollo del humanoide definitivo

Esta variación podría ser fundamental para detectar la presencia de una persona en las inmediaciones. Por lo tanto, no estaríamos a un proyecto que tuviese como principal enfoque la idea del humanoide. De hecho, se especula que su introducción en el mercado sería a través de aquellos puntos más expuestos entre el robot y el exterior en el ámbito de la cadena de producción.

Aun así, su aplicación destinada a las unidades robóticas con aspiraciones para parecerse a un ser humano no se ha descartado. No es prioritario debido, principalmente, al retraso existente en el desarrollo de otras innovaciones al respecto. Aun así, será mucho más fácil aplicar esta nueva tecnología a dicho mercado, ya que se habrá podido probar y testar en el ámbito industrial bajo condiciones más duras.

Cambios de temperatura y detección de personas en inmediaciones

La llegada de esta innovación se prevé para los próximos meses. En un primer paso, según se puede leer en el medio de comunicación CNBC, su aplicación tendrá especial sentido en los aparatos que se mueven próximos a otras personas. De esta forma, habrá una mayor seguridad en el ámbito laboral. Además, se prevé que esta piel sintética permita ofrecer más información al robot en el futuro.

La mejora de la robótica a través de la piel artificial será una realidad muy pronto. RTVE

Por el momento, se realizarán ensayos en un primer momento sobre determinados robots muy expuestos al contacto con seres humanos. Posteriormente, en función de los resultados, se ampliará el uso a otros segmentos de la industria. El motivo no es otro que el precio de producción de cada porción creada. La ausencia de economías de escala es lo que hace imposible disponer de un mayor rango de comercialización.

El humanoide deberá ser capaz de desarrollar habilidades sobre los 5 sentidos

Pese a las limitaciones de uso, se espera que a lo largo de los próximos meses se puedan obtener resultados para analizar su nivel de eficiencia. Esto será lo que determinará si es apta esta tecnología para su instalación en humanoides. De confirmarse el progreso, uno de los sentidos ya estaría cubierto. Tan solo faltaría conseguir la eficiencia en los otros 4 para completar el proceso.

¿Cuándo conseguirá el ser humano desarrollar un producto tan complejo? Y existe un robot que dispone de propia nacionalidad, pero esto, ya se sabe, es un título puramente propagandístico. Para que sea una realidad la capacidad de raciocinio pasarán todavía unos años ante las evidencias actuales.