Tesla ha anunciado quién será la sustituta de Elon Musk como presidenta de la compañía tras la renuncia forzada que este tuvo que presentar. Todas las miradas apuntan ahora a Robyn Denholm, directora financiera de Telstra, la compañía de telecomunicaciones más importante de Australia y persona elegida para el cargo.

Denholm lleva desde 2014 dentro de la junta directiva de Tesla. Sin embargo, tendrán que pasar 6 meses tras la notificación de salida a su compañía para poder confirmar su llegada a la presidencia de Tesla.

Tesla ha encontrado en Denholm a su nueva presidenta

Esos 6 meses serán el período de transición entre la etapa de Elon Musk y la de Robyn Denholm. Según palabras de Tesla, el empresario será un gran apoyo para la nueva presidenta durante este tiempo. "Para asegurar una transición suave durante el tiempo que le queda a Robyn en Telstra, Elon será un recurso de Robyn y le ofrecerá todo el apoyo que ella solicite en su puesto de directora", leemos en el comunicado.

Tesla ha elegido a Denholm por su amplia experiencia en industrias de tecnología y automotriz, y por su gran aportación durante estos cuatro años en la junta de la compañía. "Creo en esta compañía, creo en su misión y espero poder ayudar a Elon y al equipo de Tesla a lograr una rentabilidad sostenible e impulsar el valor a largo plazo para los accionistas", ha escrito la gran protagonista.

Robyn Denholm será la nueva presidenta de Tesla tras la renuncia forzada de Elon Musk. Forbes

La decisión de Tesla llega tras las medidas ordenadas por la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, que impuso una multa millonaria a Elon Musk y ordenó que el nuevo presidente de Tesla fuese una persona totalmente independiente, sin grandes relaciones con Elon Musk y con las otras compañías integradas en el conglomerado que él posee.

Finalmente, Musk seguirá como CEO de Tesla, pero pagará con la presidencia el tweet que publicó para subir las acciones de Tesla. Nueva presidenta, nueva etapa para Tesla, que recibirá a Denholm en ese cargo, pero que seguirá dependiendo en gran medida de su creador.