Rusia no confía mucho en las consecuencias positivas de Internet en su territorio, por lo que quiere ponerle límites en el futuro. Todo su proyecto pasa por una prueba que tendrá lugar antes del 1 de abril y que desconectará al país de la red durante unas horas.

No es la primera vez que Rusia le pone barreras a Internet, ya que cuenta con una larga lista de webs prohibidas para los usuarios. Sin embargo, para evitar la influencia de fuerzas internacionales, el gobierno ruso quiere ahora que todo el tráfico se quede dentro de su territorio. Primer paso: desconectarse de Internet.

Rusia se desconecta de la red por seguridad nacional

Atendiendo a la información de BBC, el plan de Rusia se basa en una ley introducida el pasado año en el parlamento con el objetivo de que Internet funcionase de forma independiente en el país. Para cumplir con lo establecido en esa normativa, el gobierno debe comenzar ya con los cambios necesarios.

Rusia teme que fuerzas extranjeras puedan manejar a su antojo el acceso de los ciudadanos a Internet, por lo que quiere que todo se quede en casa. Así, la prueba para desconectarse de Internet consiste en lograr que todos los datos intercambiados entre usuarios y organizaciones no salgan de territorio ruso en vez de ser tratados en rutas internacionales.

Rusia se desconectará temporalmente de Internet antes del 1 de abril. Instituto de Estrategia

Esta desconexión, que debe tener lugar antes del 1 de abril, servirá al organismo de control ruso para analizar cómo responden los proveedores nacionales al llevar todo el tráfico y conocer cuáles son los cambios imprescindibles para el buen funcionamiento de los mismos.

El gobierno ruso teme un futuro ataque internacional al país a través de la red, por lo que acelera para construir una gran barrera alrededor de Internet. Para llevar a cabo este plan cuenta con la ayuda de empresas nacionales como InfoWatch, Kaspersky y MegFon, entre otras.

Aunque aún se desconozca la fecha en la que se realizará este test, sabemos que los usuarios se enterarán con toda seguridad. Tal y como han advertido algunas de las empresas mencionadas anteriormente, esta prueba puede causar grandes problemas para los ciudadanos que quieran conectarse a Internet durante la misma, interrumpiendo gravemente el tráfico ruso en Internet.