Ayer se cumplieron 40 años del lanzamiento de la primera sonda del Proyecto Voyager, aquel 5 de septiembre de 1977. Dentro de los eventos planeados para su conmemoración, la NASA ha enviado un mensaje al espacio que llegará a ambas sondas mañana jueves. Pero ojo, no se trata de un mensaje cualquiera, no obstante su elección proviene de una iniciativa de la propia agencia espacial norteamericana, que tuvo que escoger entre más de 30.000 tuits recogidos bajo el hashtag #MessageToVoyager.

En un alarde de freakismo espacial máximo, la persona encargada de enviar dicho tweet fue William Shatner, el actor canadiense que interpretó al capital Kirk en la popular Star Trek.

Según explica el diario 20 minutos, debido a la distancia a la que se encuentran ambas sondas, el mensaje tardará más de un día en llegar a su destino, para posteriormente deambular por la galaxia miles de años hasta desvanecerse. El melancólico texto traducido dice:

Te ofrecemos amistad a través de las estrellas. No estás sola.

Cuánto le debemos al Proyecto Voyager, responsable de que durante 40 años el hombre haya ampliado sus horizontes más allá de lo explorado. No obstante, son las encargadas de enviar datos a la Tierra a pesar de encontrarse a decenas de miles de millones de kilómetros de distancia, más allá del Sistema Solar.

Desde luego, en las sondas Voyager parece no pasar el tiempo ni la obsolescencia programada. ¿Su secreto? La simplicidad, lo que los científicos de la NASA denominan como "tener Alzheimer". Lo cuenta Stamatios M. Krimigis, investigador de las Voyager desde su lanzamiento, en ABC:

Uno de los secretos de las Voyager es que no hay ningún ordenador real a bordo. Nuestras naves modernas tienen cientos o miles de ordenadores. Son maravillosos, pero es imposible que podamos asegurarnos de que no acaben fallando.

A modo de homenaje a esta excepcional obra de ingeniería y telecomunicaciones, queremos resaltar algunos hechos fascinantes sobre el proyecto Voyager que seguramente no conocías y que nos cuenta el canal Historia.

Proyecto Voyager: 6 hechos fascinantes que desconocías

Voyager 1 tiene un gemelo idéntico

A principios de los 70, la NASA desarrolló una misión llamada Voyager para hacer un gran tour por Júpiter y Saturno (y si todo iba bien, Urano y Neptuno). Así que planeó el lanzamiento de dos naves sin nombre que seguirían diferentes trayectorias, de modo que estudiarían los planetas desde diferentes ángulos.

Y es que Voyager 1 y Voyager 2 son idénticas en construcción, pesan lo mismo y cuentan con maquinaria para elaborar 10 experimentos específicos, que van desde tomar fotos hasta medir la concentración de plasma atmosférico. Cada Voyager tiene aproximadamente 65.000 piezas y fueron diseñadas para durar ¡5 años! Tu padre tiene razón: ya no se fabrican cosas como las de antes.

Voyager 1 fue lanzada después de Voyager 2

La NASA lanzó la Voyager 1 el 5 de septiembre de 1977, justo 16 días después de la Voyager 2. ¿Cuál es la causa? Se pretendía aprovechar la alineación de los planetas Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, algo que sucede una vez cada 175 años. De este modo, se pretendía analizar las fuerzas gravitacionales de todos ellos en esta curiosa posición.

Por ello, la Voyager 2 siguió la trayectoria lenta (para ver la alineación interplanetaria) y Voyager 1 trazó la rápida, llegando antes a Júpiter y Saturno. Finalmente, la Voyager 1 adelantó a la 2 y desde entonces es la que siempre va primero. De ahí su nombre.

Así son las sondas Voyager. NASA

Se consideraron más de 10.000 trayectorias posibles

A causa de la dificultad de usar un asistente gravitacional para desplazar la Voyager 1 desde Júpiter hasta Saturno y desde allí al espacio interestelar, los ingenieros de la NASA consideraron miles de rutas potenciales para la prueba.

Y es que tiene su mérito trazar unas rutas que permitan acercarse lo suficiente para las pruebas, pero no tanto como para comprometer su trayectoria a causa de las fuerzas gravitacionales. 40 años después de su diseño, se puede decir sin lugar a dudas que fue todo un éxito.

Si hay vida extraterrestre, necesitarán un tocadiscos

Para proporcionar una idea de la cultura terráquea, la NASA incluyó un disco de oro de 12 pulgadas con contenido audiovisual seleccionado por el científico Carl Sagan.

Este disco incluye fotografías, dibujos, discursos en varios idiomas, música y sonidos de la Tierra. Con el objetivo de ponérselo más fácil a los extraterrestres, la NASA tuvo la deferencia de incluir un cartucho y una aguja para su reproducción. Claro, que primero tendrán que discurrir cómo fabricar un reproductor con altavoz. ¿Y por qué no lo añadió la NASA directamente? Por evitar pesos innecesarios.

Recibir comunicaciones cuesta 16 horas y 38 minutos

Con el Voyager 1 a 12.000 millones de millas de la Tierra, según el valor de la NASA en tiempo real, costaría aproximadamente 16 horas la recepción de señales y datos. Algo que, por cierto, las sondas siguen haciendo fielmente 40 años después.

Entre la información enviada, constan las fuerzas gravitatorias y el viento solar. Curiosamente desde hace tiempo el Voyager 1 no registra datos de este último parámetro, lo que hace indicar que ya ha abandonado el Sistema Solar y se encuentra en el espacio exterior.

Son los únicos que han visto el Sistema Solar al completo

Retrato de familia del Sistema Solar. Wikipedia

Para ahorrar energía tras alcanzar Saturno en 1980, la NASA apagó la cámara del Voyager 1. Una década después, justo cuando la sonda se acercaba a los confines del Sistema Solar, decidieron encenderla.

El 14 de febrero de 1990, el Voyager 1 miró por última vez el Sistema Solar en todo su esplendor. De este momento data una serie de 60 imágenes que incluyen todo el Sistema Solar, lo que se conoce como "retrato de familia". De fondo, una pequeña bola azul en la inmensidad del espacio. Las cámaras fueron apagadas de nuevo para maximizar su energía.