Google lleva 19 años con nosotros y en estas casi dos décadas no ha dejado de sorprendernos: de erigirse como el buscador de referencia de internet y lograr que todo el world wide web baile a su son, a crear un sistema operativo, dispositivos variados y por supuesto, multitud de plataformas y apps como Google Drive o Google Maps que se han convertido en fundamentales para el día a día.

Sí, para los millennials Google es algo así como Dios: un ser que todo lo sabe y todo lo puede.¡Si es que hasta Google nos da un entretenido dinosaurio cuando se cae la conexión! Pues bien, la gran G ahora ha creado el enésimo invento para aquellos que quieran procrastinar como Google manda: un compositor musical terriblemente adictivo, según leemos en Mashable.

Perder el tiempo nunca se te había dado tan bien gracias a Google

Una buena noticia para los negados en solfeo: no es necesario si quiera que sepas las notas, escalas ni pentagramas. Afortunadamente (para la gente que te rodea) tampoco requieres contar con un instrumento como la flauta dulce del infierno con la que crecimos mi generación. No, solo necesitas un ordenador (aunque también sirve una tablet o un smartphone), una conexión a internet, Google Chrome y Song Maker, el laboratorio musical de Google.

¿Cómo funciona Song Maker?

Song Maker es una herramienta basada en el navegador que te permite componer canciones con solo un par de clicks. Forma parte del laboratorio musical experimental de Google Chrome, que ha implementado funciones simples para hacer música en el área educativa. Este proyecto es fácil de usar y está al alcance de cualquiera, pero no por ello deja de ser potentísimo.

Cada cuadrado representa una nota, que para ser reproducida solo necesita un click o un tap, si estás en un dispositivo móvil. También es posible añadir efectos de percusión y cambiar otros muchos ajustes, como el tipo de instrumento usado, el tempo o la escala. Vale, antes he dicho que no necesitabas tener nociones musicales, pero si las tienes obviamente es mejor. Pero sino, su interfaz gráfica te permitirá disfrutar y seguir componiendo.

Si quieres hacerte a la idea de cómo funciona, ¿qué te parece verlo primero con una obra creada por el director del laboratorio creativo de Google? Con todos ustedes, Alexander Chen al instrumento:

Insistimos: lo más valioso de esta iniciativa es que no necesitas ser músico ni contar con medios para divertirte y aprender: solo clickar en los colores, algo que cuanto más pruebas, más adictivo se vuelve. Ni siquiera necesitas que suene bien.

Antes de lanzarte a la piscina de la composición, te dejamos los primeros pinitos de algunas personas y sus increíbles resultados:

Ahora sí que te han entrado ganas de lanzarte a probarlo, ¿verdad? Recuerda que además de dejar volar tu vena musical con Song Maker, difundir tu obra por las redes sociales es muy sencillo. ¿Estaremos ante el próximo Justin Bieber en potencia?