En los últimos años, una de las tecnologías que más está llamando la atención de los usuarios y los fabricantes involucrados, es el uso de sistemas de reconocimiento facial. Este polémico instrumento de seguridad se ha convertido en una de las señas de identidad de marcas como Google o Apple, hasta el punto de eliminar otras formas de desbloqueo en virtud de esta alternativa.

Todo comenzó con el Face ID de la firma de la manzana. Hace ya más de 2 años de que se sustituyó el desbloqueo por huella dactilar por esta nueva solución innovadora. Desde entonces, muchas son las empresas del sector de telefonía que también han abogado por introducir esta opción. Ahora bien, ¿estamos ante un producto completamente fiable y seguro?

Google es una de las firmas que más está apostando por el reconocimiento facial

Para conocer la respuesta, es preciso realizar múltiples pruebas para constatar que estamos ante un elemento de seguridad infranqueable. Tal es el esfuerzo por conseguir esta inmunidad que algunos fabricantes están pagando a colectivos para ceder su rostro para un escaneo facial. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra Google, empresa que ha sufrido la ira de la subcontratación.

Al parecer, según se puede leer en el portal tecnológico The Verge, una empresa que había firmado un acuerdo con la multinacional digital, habría engañado a personas sin hogar para que cediesen su consentimiento para escanear sus caras. ¿Tenía conocimiento Google sobre estas prácticas? Todo parece indicar que no, pero las investigaciones ya están en marcha.

Desde hace unas semanas, era conocida la propuesta de la firma de Mountain View de obtener esta información. Tanto es así que ofrecía 5 dólares a los transeúntes para que la marca contase con la autorización para incorporar a la base de datos la muestra de sus rasgos faciales. ¿Qué supone este nuevo obstáculo en la carrera por llevar a inteligencia artificial a un nuevo nivel?

El Pixel 4 como foco de las críticas por esta noticia

Apenas unos días quedan para la presentación de un terminal del que se conocen ya muchos aspectos. El control por gestos es una de las novedades que llegará próximamente el Pixel 4, convirtiéndose así en uno de los primeros terminales en contar con dicha función. Aun así, ¿este contratiempo empañará el inicio de su comercialización? El escándalo está servido.

Todavía se desconoce si Google estaba al tanto de estas prácticas. El Español

La firma estadounidense, supuestamente, llegó a un acuerdo con la empresa Randstad con el objetivo de incrementar una base de datos un tanto especial; la relacionada con el sistema de reconocimiento facial. El problema ha tenido lugar al conocerse que, al parecer, se habría engañado a personas sin techo a cambio de la cesión de esta información personal.

Una subcontrata de Google habría conseguido información sin ninguna ética

La sospecha radica en que no se habría informado a estos usuarios sobre la finalidad de esta práctica. El cebo de los 5 dólares, curiosamente el mismo importe que empleaba Google, habría servido para obtener más fácilmente el servicio que se pretendía. Ahora bien, ¿cómo conseguían que estas personas consintiesen la cesión de su derecho de imagen?

Si al resto de transeúntes sí se informaba sobre el objetivo del estudio, en este caso no se informaba sobre la finalidad. A estos sujetos se les embaucaba diciéndoles que se trataba de un simple juego de selfies. A través de este aparente truco inocente, se captaba la atención de las personas necesitadas y sin recursos económicos.

Un problema que dará que hablar en las próximas fechas

Todavía se desconoce si la empresa que contrató los servicios de la subcontrata, es decir, Google, tenía conocimiento de estas prácticas. No obstante, lo cierto es que este episodio podría manchar la reputación que ha venido apuntalando la firma del buscador tras la producción de la gama Pixel de última generación. ¿Podría decirse que el Pixel 4 ha sido diseñado bajo una mala praxis?

El Google Pixel 4 será presentado el día 15 de octubre. Pocket-Lint

Es pronto para conocer todos los detalles, pero lo cierto es que no deja en buen lugar a una empresa que, el próximo 15 de octubre, presenta un nuevo miembro en el mercado de gama alta de la telefonía actual. Habrá que estar atentos a ver qué ocurre en las primeras semanas tras su lanzamiento para ver si este accidente o la llegada de la competencia anula sus innovaciones.

Por otro lado, es conocido que este producto, el Pixel 4, no enviará la información sobre nuestro rostro o sistemas de reconocimiento alternativos a los ficheros situados en la nube de la empresa. Por el contrario, quedarán registrados en el terminal, más concretamente en el chip Titan M que incorporará cada una de las unidades producidas.

Esta nueva generación viene a dar un salto cualitativo respecto al modelo que deja atrás, el Pixel 3. Dado el discutido diseño que tuvo la anterior generación, la empresa ha trabajado, principalmente, en eliminar el notch y en la mejora y actualización de componentes para situar a este flagship como una de las mejores alternativas del mercado smartphone.