Increíble pero cierto. En estos tiempos que vivimos muchos serían capaces de casi cualquier cosa por llamar la atención. Y es que parece que hacen suya la máxima de Oscar Wilde de "hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti" y desde luego, internet es la herramienta perfecta para lograrlo.

Lo hemos visto multitud de veces. Sin ir más lejos, hace poco más de un año el mítico "Cara anchoa" se volvía viral en España. Pues bien, parece que no aprendemos: la última moda estúpida para llamar la atención es comer detergente de la lavadora, algo conocido como Tide Pod challenge. Parece que a estos chicos no les han enseñado de pequeños que eso es "caca", además de tóxico y peligroso para su salud.

Arriesgan su salud por unos cuantos clicks y popularidad efímera

Lo que comenzó como una broma entre adolescentes grabándose comiendo detergente se ha vuelto tan viral que YouTube (la plataforma elegida por muchos para mostrar que son unos lumbreras) ha tenido que iniciar una campaña alertando de algo obvio: que ingerir jabón es malo para la salud, según explica el diario Metro.

En una nota, YouTube ha explicado:

Las guías de YouTube prohíben contenido que anima a realizar actividades peligrosas que causan riesgo a la salud. Trabajaremos rápidamente para eliminar vídeos que violan nuestras políticas.

¿Será suficiente? Teniendo en cuenta que todos ellos previsiblemente ya saben que están haciendo algo potencialmente peligroso para su salud por el mero hecho de buscar notoriedad, permíteme dudarlo. Pero, ¿qué se podría hacer en estos casos?

Desde luego, bastante tiene YouTube evitando contenidos ofensivos o violentos como para además tener que ocupar a su personal con bromas de tan mal gusto. Por el momento, ya sabemos que la plataforma cuenta con casi un ejército de "censores".

Y ojo, porque esto se está yendo tanto de las manos que incluso David Taylor, el CEO de Procter & Gamble, se ha manifestado al respecto en su web para intentar frenar a todas esas personas que se han embarcado en la absurda experiencia de ingerir esas pastillas de colores psicodélicas que sirven para eliminar manchas en tu ropa.

Las posibles consecuencias de este acto buscando fama en internet pueden derivar en que muchas personas pongan en riesgo su salud. Asegurar la seguridad de la gente que usa nuestros productos es fundamental para nuestra actividad en P&G. Sin embargo, incluso siguiendo duros estándares y protocolos, ni siquiera las etiquetas pueden evitar que alguien coma intencionadamente jabón a causa de tener muy poco juicio y buscando popularidad.

La historia tras el Tide Pod challenge.

Todo empezó en 2015 con una publicación en The Onion titulada "So Help Me God, I’m Going To Eat One Of Those Multicolored Detergent Pods", que viene a ser algo así como "Ayúdame Dios, voy a comerme una de esas pastillas de jabón de colores".

Tras ella, este estúpido hito ganó popularidad con un vídeo llamado "Don’t Eat The Laundry Pods" (no comas pastillas para la lavadora, como si una persona normal necesitase esta advertencia) en una web satírica llamada College Humor.

Advertencia: tienes que acceder a tu cuenta de YouTube para que la plataforma verifique que eres mayor de edad

Desde entonces este peligroso hábito parece haber despegado. Ya no basta con intentar ingerirlas sino que algunos intentan esnifarlas. Por supuesto, la broma no dura demasiado: en cuanto entra en contacto con sus mucosas, estos comienzan a toser y lloriquear por su horrible sabor.

No intentes hacer esto en casa. The Wrap

Los riesgos de comer detergente de lavadora

Como explica la web Ciencia.net, un jabón de lavadora normal y corriente contiene sustancias como agentes tensoactivos polifosfatos, silicatos solubles, carbonatos, perforados, sulfato de sodio, sustancias fluorescentes, enzimas, carboximetilcelulosa, estabilizadores de espuma, colorantes, perfumes…

Las bondades de comer jabón: Quemaduras, dificultades respiratorias

Todo muy saludable: no tienes más que darle la vuelta a tu caja de detergente habitual y localizar los pictogramas químicos. Puedes averiguar su significado en cualquier libro de Física y Química del instituto o en la web para estudiantes Aprenderfisicayquimica.

La ingesta de estos químicos puede producir quemaduras en tu boca o en el esófago, así como dificultades respiratorias permanentes, en el caso de que lleguen a los pulmones. No es una broma: en Estados Unidos ya han muerto 8 personas comiendo jabón desde 2012. Dos eran niños y los otros seis, adultos.

Desgraciadamente este número seguirá subiendo con este tipo de modas, de hecho ya ha habido 39 avisos de adolescentes solo en Estados Unidos en lo que va de año. Son muchos, pero todavía parecen más si tenemos en cuenta que es el mismo número que en todo 2016 y un poco menos que los 53 del año pasado. ¿En serio hay que insistir en que comer detergente de lavadora es peligroso para la salud?