Ya son varias décadas las que la obtención de energía fotovoltaica está sirviendo para reducir las emisiones contaminantes. Las energías renovables se han convertido en una fuente fundamental para entender el futuro del Planeta. El desarrollo de la industria y el transporte ha tenido una repercusión muy fuerte en el ecosistema y en el clima, por lo que deben mitigarse estos efectos.

La disposición de métodos de obtención mucho más limpios se ha convertido en uno de los objetivos de las principales economías del mundo. Esto está provocando que todo el peso de la investigación en la materia se haya centrado en el viento, la biomasa o el Sol. De todas estas alternativas, la última es la que podría tener una mayor repercusión en el futuro.

La estrella más importante para la Tierra emite de forma constante una energía que el ser humano debe ser capaz de aprovechar. La mejora de la tecnología referente a los paneles solares tiene que servir para contar con esta fuente de alimentación, algo que está comenzándose a ver en múltiples sectores, incluido el de la movilidad. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra el Lightyear One.

La instalación de paneles solares es todavía ineficiente en relación con la utilización de otros sistemas de suministro energético. Sin embargo, se ha conseguido adaptar la tecnología para incrementar la productividad a la hora de generar electricidad. De hecho, se pueden constatar los avances echando un rápido vistazo a lo que representa el primer tren solar del mundo.

Veamos, por tanto, cuáles han sido los motivos que han llevado a la Byron Bay Railroad Company, en Australia, al uso de un medio de transporte electrificado mediante esta propuesta. Su integración ha sido completa, ya que ya son varios los meses los que lleva funcionando sin sufrir ninguna avería. ¿Estamos ante un punto de inflexión? Conozcamos esta curiosa historia.

Así es el primer tren del mundo que funciona con paneles solares

La instalación rudimentaria ha sido una de las piezas clave para disfrutar de un tren que cumple a la perfección con su papel. Tras unos largos años sin la realización de un recorrido, se decidió que había llegado el momento para la realización de un programa experimental. Sus 2 motores diésel convencionales iban a dejar paso a una instalación completa basada en los paneles solares y un sistema eléctrico.

Aun así, conviene destacar, tal y como se puede leer en Renew Economy, que uno de los motores tradicionales continúa en su ubicación natural como medida de seguridad por si se agota la batería durante alguno de los trayectos que se realiza a diario. Dicho lo anterior, toca centrarse en su mecánica eléctrica. ¿Cuáles son los datos esenciales que explican el proyecto?

El tren dispone de una batería menos a la que disponen algunos automóviles eléctricos

En primer lugar, llama la atención el peso total de su estructura. En su conjunto, locomotora y vagones incluidos, estamos hablando de un total de 70 toneladas de metal, un peso bastante liviano en relación con lo presente en el sector. Llama la atención, por otro lado, que dispone de una batería de 77 kWh, lo cual representa menos de la que tiene, por ejemplo, cualquier modelo de Tesla.

La principal causa de la ausencia de una mayor capacidad es la disposición de los múltiples paneles previstos en el techo. Esto es así, principalmente, debido a que cada uno de ellos genera hasta 6 kW, un registro que, en el global, puede llegar a ser muy destacado. Ahora bien, ¿es suficiente todo ello para garantizar un transporte regular? He aquí el truco.

Desplazamientos cortos y con ayuda de las estaciones de carga

Lo esencial para garantizar el desplazamiento del tren es la disposición del Sol constante. A ello contribuye enérgicamente que esté situado en Australia, una de las cunas de la radiación de la Estrella. Aun así, se requiere la ayuda extra de la estación para garantizar la autonomía del tren. Por ello, los destinos del convoy cuentan con una infraestructura fotovoltaica.

La Bay Railroad Company cuenta con tren con paneles solares para realizar un corto trayecto cada día. Renew Economy

Durante la mayor parte del año, el tren necesita un par de cargas para realizar durante un día una serie de desplazamientos de 3 kilómetros cada uno. En verano, en cambio, se produce un incremento de la productividad en la obtención de energía fotovoltaica. Es en este momento donde se consigue una completa eficiencia, ya que en ocasiones, ni siquiera se requiere una carga en todo el día.

Este ejemplo debe servir para que cada vez más, nuevas empresas se lancen a la conquista de la sostenibilidad en áreas fundamentales como el transporte de pasajeros y mercancías. ¿Estamos ante la llegada de una solución válida en el corto y medio plazo? Firmas como Tesla ya están diseñando sus primeros prototipos *dispuestos a incorporar esta tecnología en los automóviles**.