Amazon sigue extendiendo su red de reparto, llegando incluso hasta el Himalaya. La globalización del servicio provoca que cada vez haya más trabajadores implicados en el proceso de envío y reparto, con el peligro de robo que eso conlleva. La compañía quiere vigilar especialmente a sus repartidores, y para ello ha creado un original plan.

Ya era conocido que Amazon tenía problemas con ciertos empleados, pero no teníamos en cuenta que algunos de los encargados de repartir los pedidos se quedaban con ellos. Para parar esta práctica, la empresa dirigida por Jeff Bezos ha ideado una estrategia que consiste en colar paquetes falsos entre los verdaderos.

Amazon quiere encontrar el culpable

Los pedidos de Amazon suelen llegar a las manos adecuadas en la mayoría de los casos, pero la compañía se ha dado cuenta de que algunos de ellos se "extravían". Puede que las direcciones mal indicadas tengan algo que ver, pero desde Amazon también apuntan a la implicación del repartidor.

Desde la líder del comercio electrónico sospechan que hay algunos trabajadores dedicados al reparto que se quedan con los paquetes, por lo que ahora pretende introducir una trampa en la que muchos caerán si no leen esta información.

Amazon coloca etiquetas falsas en algunos paquetes para comprobar si el repartidor los devuelve

Tal y como informa Business Insider, Amazon ya está introduciendo paquetes falsos entre los envíos para pillar a los repartidores con las manos largas. La información llega confirmada por fuentes dentro de la compañía que participan en estas prácticas.

Para entender cómo es el engaño, primero tenemos que saber cómo es el proceso de entrega de un pedido en la plataforma. Antes de que el repartidor dé el paquete, debe escanear su etiqueta para informar del estado del mismo. Si se encuentra con un mensaje de "error", el trabajador tiene tres opciones al respecto.

Por un lado, el repartidor puede informar del error a la compañía; como segunda opción, puede devolver el paquete al almacén cuando acaba su turno y, finalmente, como tercera posibilidad siempre está quedárselo y llevárselo a casa. ¿Por qué sucede esto? Bien, el error significa que el paquete no está registrado en el sistema, por lo que nadie lo echaría de menos.

Hay que tener en cuenta que Amazon llega a repartir hasta 5.000 paquetes al año, por lo que el robo de los mismos deberá ser sustancial cuando se ve obligada a tomar esta medida. Como decíamos, la empresa está introduciendo ya paquetes con etiquetas falsas que llevarán al repartidor a encontrarse con el mensaje de error.

Amazon quiere encontrar a los repartidores que roban pedidos con una nueva estrategia. The Independent

"Está destinado a ser una trampa…para comprobar la integridad del conductor", ha explicado la fuente de Business Insider, que ha aclarado que esta idea procede de las oficinas de Amazon en Seattle. "Los controles y las auditorías son parte de los programas de calidad generales y se administran al azar", detalló esta persona que quiere mantener su anonimato.

Los robos tienen fecha de caducidad

El objetivo de Amazon es que el repartidor actúe de forma honesta cuando descubre que hay problemas con el paquete y no lo puede entregar. Por ello, algunos pedidos ya van vacíos o con objetos de pequeño valor dentro para darle algo de peso.

Si el repartidor decide devolverlo al almacén cuando le aparece el mensaje de error al escanear la etiqueta, Amazon sabrá que ese empleado en cuestión es honesto y merece su confianza. Sin embargo, si el paquete trampa no vuelve al almacén, el repartidor se habrá quedado con él sin seguir las normas de la compañía.

Si fuese un paquete normal, no estaría registrado en el sistema y nadie se daría cuenta de su desaparición. Ahora, con la estrategia empleada por Amazon, parece que ningún repartidor podrá escapar de la trampa. "Si devuelves el paquete, eres inocente. Si no lo haces, eres un delincuente", concreta Sid Shah, manager de DeliverOL, empresa de reparto que trabaja con Amazon.

Si el repartidor decide quedarse con el paquete, Amazon lo sabrá sin problema alguno

El plan de Amazon no es un simple capricho si tenemos en cuenta los datos de pérdidas causadas durante 2017 por pérdidas originadas por fraudes, robos o errores. Según la Federación Nacional de Minoristas, la industria perdió 47.000 millones de dólares por esta causa.

Esta es la razón de que Amazon haya empezado a darle más posibilidades al usuario para recibir sus pedidos en su casa o en su coche sin que el repartidor intervenga tanto. De esta forma, aumenta las opciones en la entrega mientras intenta reducir el número de robos.

"Hemos pillado a personas que no son honestas", concluye la fuente de información dentro de Amazon, confirmando que la trampa para repartidores ya da resultados. ¿Conseguirá la compañía reducir sus pérdidas con este truco?