Hace unas semanas os presentábamos Amazon GO, la interpretación del gigante de Jeff Bezos sobre cómo serán las tiendas físicas del futuro. Esto es, sin tener que soportar largas y tediosas locas para pagar y decantarnos por el cash o la tarjeta. Con Amazon GO entras, llenas tu carrito y te marchas. Son los sensores, cámaras y tu móvil los que se encargan de pasarte la factura.

Amancio Ortega no ha logrado un imperio solo por vender prendas de rabiosa moda a precios asequibles, sino también por una gestión logística y una estrategia sobresaliente. Por ello, el magnate gallego no ha dudado en seguir la estela de Bezos y abrir en Londres una nueva tienda de Zara completamente diferente.

Además de ropa de lo más fashion y complementos, la tienda de Zara en el centro comercial Westfield Stratford cuenta con una serie de innovaciones tecnológicas que la hacen única en la cadena y nos atrevemos a decir que también es exclusiva en el sector. Y es que por vez primera no tendrás que hacer cola para pagar, como detallan en Expansión.

Nos encanta todo de Zara menos una cosa: las colas para pagar

Zara nos encanta por muchas cosas: cientos de prendas de temporada, líneas que se adaptan a multitud de estilos, la ropa que vemos en las pasarelas y a las trendsetters al alcance de nuestros bolsillos, diversidad de materiales… pero si hay algo que todas las personas sin excepción odiamos son las colas kilométricas para pagar. De hecho, disuaden a más de uno de cruzar sus puertas, decantándose por la incertidumbre de si me quedará bien al comprarlo online.

Así, en la tienda de Zara de Stratford City, al este de Londres, las cajas registradoras han pasado a mejor vida. Eso sí, a diferencia de Amazon, no habrá un control tan automatizado que permita gestionar las compras mediante la app, sino que serán las propias dependientas las que cargarán con un datáfono y podrán cobrar por cualquier lugar de la tienda. Al ser datáfonos Bluetooth, bastará con un roce para que se efectúe el pago.

El presidente de Inditex, Pablo Isla, explica el objetivo de este experimento temporal que previsiblemente durará unos meses:

Se trata de un paso más en la integración de nuestras tiendas físicas con el mundo online, que además viene a ser uno de los signos de identidad de nuestro grupo.

Asimismo, en esta tienda puedes comprar muchas más prendas de las que ves. Y es que desde la semana pasada se muestra en tablets una colección exclusiva de prendas que puedes adquirir online. Es decir, que puedas ver todo su catálogo en una pantalla, realizar un pedido y recogerlo tanto en el comercio como en tu domicilio. Además, olvídate de esperar: si compras antes de las 14 horas, para el día siguiente como tarde lo tendrás en tus manos.

Finalmente, otra de las novedades que logrará dejar con la boca abierta a los compradores es el espejo – pantalla, que permitirá que te pruebes virtualmente sus prendas teniendo en cuenta tus medidas gracias a la tecnología RFID, algo que Amazon también está desarrollando. Y no solo eso, sino que también te sugerirá prendas que encajen con tu estilo o incluso modificaciones como cortar los bajos.

Esta tienda de Zara en Londres es el futuro de toda la cadena. Expansión

¿Hacia un Zara sin dependientas?

No obstante, este método se encuentra en fase experimental porque presenta una serie de retos que deberán de ser estudiados posteriormente. Para empezar, garantiza más trabajo para el personal de tienda de Zara, que además de realizar las labores pertinentes, tendrá que estar pendiente del incesante goteo de clientes ávidos por completar la transacción por cualquier recoveco del comercio.

¿Estamos ante el fin del dinero en metálico?

Asimismo, imaginamos que se habrán implementado nuevos protocolos para "desalarmar" las prendas y proporcionar bolsas. No podemos olvidar la gente que se decante por pagar en efectivo, que tendrá que escoger otra franquicia de Zara. Es impensable imaginar que las dependientas vayan con riñoneras para devolverte el cambio. Al fin y al cabo, como Tim Cook declaró recientemente, quizás las monedas y billetes tengan los días contados, como podemos leer en iPadizate.

Sea como sea, Inditex tomará nota y pulirá este nuevo protocolo de gestión de comercios para lograr su objetivo final: automatizar el proceso de sus comercios físicos para que cada vez más todo gire en torno a la venta online.

El comercio de Zara en el centro comercial Westfield Stratford solo tiene 200 m2, pero es aquí donde se está cocinando toda una revolución para Inditex y sus clientes. De hecho, en este mismo centro comercial abrirá otra tienda de 4.500 metros cuadrados con todas sus secciones y previsiblemente el mismo funcionamiento.

Por el momento se trata de un experimento pionero y temporal en el emporio Inditex, pero próximamente se irá expandiendo por toda la ciudad y el resto del mundo. Adiós a esas colas infernales.