El debate sobre el uso de trucos en los videojuegos viene de lejos… Evidentemente todos estamos de acuerdo en que su uso no es correcto, sobre todo cuando hablamos de títulos online como Overwatch, World of Warcraft o Fortnite. Sin embargo, parece que ha llegado el momento de ir un paso más allá: ¿es ilegal hacer trampas en un juego? En otras palabras, ¿debería un tribunal de justicia castigar a los cheaters?

Epic Games ha reabierto el debate tras denunciar a un menor por utilizar cheats

Ante el enorme éxito de Fortnite, en Epic Games, desarrolladores del juego de moda, tuvieron clara la respuesta desde el principio. En octubre del pasado año la compañía no dudó en denunciar a un jugador por utilizar un cheat mientras jugaba en streaming sus partidas. Tal y como recalcan desde The Verge, el jugador en cuestión no lo vendió o escribió, simplemente lo mostró y añadió a la caja de descripción de YouTube.

Consideraciones a parte, la polémica ha llamado especialmente la atención mediática al tratarse de una denuncia contra un menor de 14 años. A falta de una respuesta judicial, parece que nos encontramos ante el nacimiento de un nuevo (y gran) debate en el mundo de los videojuegos.

La batalla de Fortnite contra un niño de 14 años

Como decíamos, a finales de 2017 Epic Games endureció las medidas contra los llamados "cheaters". No solo expulsaron a jugadores, sino que fueron más lejos al demandar judicialmente a los tramposos. La decisión fue muy comentada en su momento, aunque la polémica estalló al hacerse pública la edad de uno de los demandados, de solo 14 años.

YouTube eliminó el vídeo definitivamente al recibir la denuncia de Epic

C.R., el menor protagonista de esta historia, es propietario de un canal de YouTube con más de 8.000 suscriptores. Según ha trascendido, su primer vídeo mostrando un cheat fue eliminado, por lo que decidió volver a publicarlo. Por algún motivo, C.R. quiso incluso crear una nueva cuenta para continuar utilizando el truco en directo.

Según marca la normativa, YouTube tiene la obligación de mantener el contenido inapropiado eliminado durante diez días, a menos que el dueño de los derechos de autor emprenda medidas legales, en cuyo caso será borrado de forma permanente. Esto es exactamente lo que consiguió Epic Games tras recurrir a la justicia (todavía sin saber que se trataba de un menor).

La madre del menor emitió un comunicado criticando duramente a Epic Games

Epic Games pasó por alto la edad de C.R. hasta que su madre tomó cartas en el asunto. Al recibir la denuncia, la mujer decidió enviar una carta en la que tachaba a Epic de "incompetente". En el comunicado, la madre del menor reprocha las incoherencias de la compañía, que hace alusión a los términos legales del juego en su denuncia pero no respeta uno de sus puntos: el consentimiento explícito de los tutores del menor para poder jugar a Fortnite.

Lauren Rogers, madre del menor, asegura que su hijo solo descargó un software creado por otra persona

Además de dejar claro que nunca dio su permiso, rebate también otro de los argumentos de Epic Games, que asegura que el uso de trucos repercute en la economía de la empresa. En su misiva, la madre de C.R., Lauren Rogers, recuerda que se trata de un videojuego gratuito, por lo que es casi imposible determinar las consecuencias económicas reales del uso concreto de un cheat.

De la misma manera, Rogers defiende a su hijo asegurando que solo descargó un software y que en ningún caso contribuyó a su creación. Según sus palabras, Epic tampoco tiene "la capacidad de probar que fuera utilizado". Así pues, de acuerdo a PlayGround, es muy probable que la polémica denuncia acabe "explotando" en la cara de la empresa desarrolladora.

El propio C.R. se pronunció también sobre el tema días después, en un vídeo publicado el 29 de octubre. En él, el joven admitía la utilización de cheats, aunque insistiendo en que él no creó el truco: "Nunca hice el truco, nunca codifiqué el truco, nunca vendí el truco. Es un truco gratuito, puedes conseguirlo desde cualquier lugar".

¿Son tan diferentes los mods de los cheats?

C.R. también muestra su enfado por la "demonización" de los cheats y la aparente aceptación de los mods. Según él, lo que estaba haciendo no iba en contra de las bases legales de YouTube. De hecho, sostiene que era bastante similar a un mod, una extensión capaz de modificar el juego original aportando nuevas posibilidades, escenarios o personajes.

Muchos niños como este aseguran haber copiado la idea de youtubers famosos

Pese a su parecido, cabe recalcar que, a diferencia de los mods, los cheats se emplean para crear ventaja sobre otros jugadores de forma deshonesta. En el caso de Fortnite resulta especialmente importante realizar esta apreciación, pues su uso puede arruinar por completo la partida del resto de participantes en la partida.

Esclarecer el asunto no resulta nada sencillo, sobre todo teniendo en cuenta que el propio niño asegura haber visto acciones muy similares en las cuentas de grandes youtubers. ¿Hasta qué punto deben pelear los desarrolladores de videojuegos por acabar con los cheats? ¿El castigo debe producirse en el ámbito del juego o debe trascender a los tribunales? El debate está servido.