¿Tienes pensado comprar una consola este año? ¿De verdad? Pues nuestra recomendación es que esperes. No te lo decimos por decir, ni para exasperarte con mandatos o exhortaciones. Lo que que queremos es ahorrarte unos cuantos eurillos y que nos recuerdes con amor cuando compres tu nuevo sistema.

Así pues, te pedimos que seas un poco más paciente, que inspires y espires en la posición de flor de loto, que bebas un par de vasos de agua, y sigas ahorrando. Ahora no es el momento de invertir en tu futura máquina de placer digital.

La generación 4K pisa muy fuerte

El empuje de las ventas de PlayStation 4 Pro y el interés que está suscitando la Xbox One X, hará que el precio de los modelos "estándar" (PS4 y Xbox One S) se reduzca para conseguir que aumente la cantidad de consolas vendidas de este mismo tipo.

La Navidad nos traerá muy buenas noticias y alguna sorpresa

Esta buena noticia no nos la hemos sacado de la chistera, desde Gamingbolt se hacen eco de las declaraciones de Juergen Stark, CEO de Turtle Beach (compañía que crea cascos gaming de gama alta para las consolas) que indica que la nueva remesa de consolas traerá consigo una bajada de precio de los modelos existentes.

Realmente, estas declaraciones no son algo que te deba de sorprender, más bien al contrario, pues siempre que nuevas iteraciones de un modelo de consola o nuevas consolas salen a la venta, las anteriores sufren un buen recorte de precio.

Siguiendo las declaraciones del mandamás de Turtle Beach, nos atrevemos a adelantar que, lo más probable es que esta reducción en el precio ocurra hacia finales de este 2017, probablemente en la habitual campaña de descuentos navideños.

¿Por qué lo creemos así? Pues porque es una de las mejores épocas para regalar y ser regalado. Además, el señor Nicolás (Papá Noël o Santa Claus para los no iniciados en la Navidad) siempre potencia nuestro espíritu consumista y derrochador. Así que contén tu cartera hasta estas fechas, o te arrepentirás de no haberlo hecho, seguro.

Los chicos de Actualidad Gadget plantean una serie de nuevos precios para los modelos de PlayStation que nos parecen bastante acertados. La PS4 Slim bajaría hasta los 250 euros (un precio más que suculento), mientras que su hermana mayor (PS4 Pro) se quedaría en los 350 euros.

En el caso de las Xbox, aunque no se nos proporcionan datos adicionales, podemos intuir que Microsoft tendrá una oferta muy similar a la de Sony para evitar que su rival se haga con el mercado. Lo más probable es que la Xbox One S (en su versión de 1TB) comience a venderse también por 250 euros.

Lo que quedaría por dirimir es si la próxima Xbox One X tendrá un precio rondando los 400 euros o si, por el contrario, se sitúa en torno a los 500 euros.

Espera a que salga la Xbox One X y luego decides

Constatando las políticas del mercado de compra de las consolas actuales en las que los 400 euros parecen ser el techo de gasto máximo establecido por los consumidores para decidirse por la adquisición de un nuevo sistema de juego, no sería descabellado pensar que Microsoft tendrá que ofrecer un precio mucho inferior a 500 euros si quiere que la Xbox One X venda más y mejor.

Respira, descansa, espera

Como te indicábamos al principio de este mismo artículo, y aún más ahora que las cartas (y los datos) están sobre la mesa, este momento no es el mejor momento para adquirir una nueva consola.

Primero, porque aún no ha llegado la Xbox One X y esta puede seducirte y embelesarte con sus fantásticos 6 teraflops de potencia gráfica; y segundo, porque que te ahorres 100 euros o un pico más siempre es bueno, ¿o acaso nadas en las montañas de dinero que escondes en tu sótano cual Tío Gilito?

Una dosis extra de paciencia y un poco de Yoga, Pilates o CrossFit (según tus gustos), te ayudarán a ver que este artículo sólo busca tu bienestar y tu salud monetaria, todo ello sin que tengas que renunciar a una buena compra consolera, pero cuando sea el justo momento de hacerlo.

Tergiversaremos las palabras del sabio Gandalf para decirte:

Un gamer nunca compra tarde, querido lector. Ni pronto. Compra exactamente cuando es absolutamente necesario.