Agosto será el mes de llegada de la nueva expansión de Hearthstone, El Proyecto Armagebum, y para celebrarlo qué mejor que hacer un repaso de las 10 mejores cartas legendarias que puede ofrecerte este título. Se denominan "cartas legendarias" a aquellas que por su poder o por sus efectos pueden cambiar el curso de una partida, e incluso ayudar a remontar una derrota casi anunciada. Poner estas cartas en tu mazo nunca será una equivocación, pues tienen un valor indiscutible a la hora de construir cualquier estrategia.

Con estas cartas legendarias conseguirás muchas victorias

Pero claro, conseguir 10 de las mejores cartas legendarias de Hearthstone no será tarea fácil, sobre todo si estás empezando en el juego y no quieres gastarte ni un solo duro de tus ahorros, pero tampoco será algo imposible. Mi recomendación es que juegues lo máximo que puedas para hacerte con un montón de Oro para comprar poderosos packs, o de Polvo Arcano para craftear tus propias cartas legendarias. Esto es importante, pues cuantas más cartas legendarias consigas reunir, mayores serán tus posibilidades de arrasar en una partida épica.

1. Baku la Devoralunas

Con una habilidad tan monstruosa como la que concede esta carta, aumentar el nivel de tu Poder de Héroe si tu mazo tiene sólo cartas con coste impar (números que aparecen el la parte superior izquierda de la carta), podrás ganar casi cualquier batalla que se precie. Lo malo, que conseguir el maná suficiente para llevar esta legendaria a juego no es tan sencillo.

Una carta letalmente poderosa. Thousand Sunny

2. Guardián del sol Tarim

No parece una carta demasiado poderosa a primera vista, pero si tienes en cuenta su versatilidad verás que tienes ante ti un arma casi infalible. La habilidad de Tarim para convertir a sus oponentes en una sombra de lo que eran es ideal, pues te ayudará a ir potenciando tu mesa y tu mano de una forma especialmente tranquila.

Una carta tan versátil que es difícil no enamorarse. Geektopia

3. Gul’dan Saqueasangre

Su poder en potencia de llenar el tablero de demonios revividos es más que suficiente para sembrar el pánico en tu oponente. Esta carta bien jugada, puede llevarte a una cómoda victoria si planteas una estrategia a medio plazo. Usarla después de que varias cartas demonio hayan caído en batalla puede ser una visión más que placentera, sobre todo si tu ponente comienza a sudar del miedo.

Revive a tu ejército de demonios en un periquete. PC Gamer

4. Genn Cingrís

El potencial de esta carta es brutal, sobre todo si dispones de un mazo con coste par. El efecto causado por Genn es el de reducir el coste del Poder de Héroe a 1, por lo que podrás usarlo en numerosas ocasiones. De hecho, si a tu contrincante se le atraganta la mano y tu Poder es el de robar una carta, contarás con gran ventaja, y podrás hacer cosas desde el primer momento.

¿Cartas pares? ¡Hechizos casuales! Thousand Sunny

5. Cráneo del Man’ari

Bien jugada, esta carta puede suponer un contratiempo gigante para tu oponente, sobre todo si tienes un mazo armado con poderosos demonios. Cierto, el efecto de esta carta se retrasará un turno, pero si calculas bien el momento, podrías invocar a una criatura muy poderosa a coste 0, y eso no todas las cartas lo permiten, ¿verdad?

El complemento ideal para la clase "Brujo". YouTube

6. Aluneth

Robar 3 cartas a final de turno es un efecto bastante atractivo, sobre todo si tu mazo está basado en magia y dispones de bastantes hechizos o criaturas que puedan hacer un daño considerable al oponente. El Aluneth te permite acumular una buena cantidad de cartas en muy poco tiempo, así que ten cuidado con su uso si tus manos están llenas, o crea una colección de cartas de uso rápido para aprovecharte de este gran poder.

Roba, roba, roca como nunca. Blizzard

7. El Rey Exánime

Es una carta bastante versátil que se adaptará bien a casi cualquier mazo, sobre todo si te gusta el estilo de juego más defensivo gracias a su habilidad "Provocar". Úsala en cualquier situación peliaguda si ves que tus puntos de vida comienzan a descender cual lluvia del Monzón.

Una carta poderosa y con truco. Twitter

8. Leeroy Jenkins

Con esta carta podrás planear una estrategia de derrota a muy corto plazo, pues los cachorros que puedes invocar en un tiempo récord pueden serte de gran utilidad en la batalla, o para defender tus puntos de vida. Lo cierto es que su bajo coste y la habilidad para cargar contra el ponente, hacen de esta carta una opción ideal para un buen número de mazos.

Carga contra tus ponentes sin piedad. Buffed

9. Cavernas profundas

No es una carta fácil de jugar en la mesa pero la recompensa que ofrece si consigues invocar a 5 esbirros con el mismo nombre obtendrás un Núcleo de Cristal, que transforma a todos esos esbirros que has usado en criaturas 5/5. Es la carta más poderosa del juego, pero no ocupa una posición más alta porque es difícil llegar a cumplir la misión que te propone. Eso sí, si la estrategia da resultado, la partida será absolutamente épica.

Una misión, una grandiosa recompensa. PC Gamer

10. Harrison Jones

Esta es esa carta defensiva que todos queremos tener porque no sólo es capaz de destrozar el arma de tu enemigo en un abrir y cerrar de ojos, sino que también robarás un número de cartas igual a su durabilidad. Ideal para los mazos con muchas criaturas de bajo coste a mitad de partida, porque en un periquete tendrás el tablero lleno, y tu contrincante tirándose de los pelos.

Saquea a tu rival a base de bien. Buffed

Cartas hechas para la conquista

Con estas 10 cartas legendarias no habrá quien te ponga la pierna encima, pero recuerda que, en algunos casos, es necesario que las adaptes a un mazo que pueda sostener sus habilidades sin problemas. Una de las mejores cosas de Hearthstone es que ofrece partidas bastante dinámicas y equilibradas si sabes mantener tu mazo en forma.

De lo contrario, podrías verte en una situación en la que tus criaturas sean inexistentes en tu tablero (eso indica que no tienes suficientes básicas), o que no puedes realizar ataques contundentes. Busca siempre el equilibrio y verás que no muchas partidas logran resistírsete.