Indudablemente, el universo de los videojuegos ha avanzado hasta límites insospechados. Los personajes casi traspasan la pantalla, los controles son más verosímiles que nunca y la realidad virtual ya comienza a invadirnos, pero… seamos sinceros, ¿quién no echa de menos de vez en cuando los juego arcade?

Los juegos de los 80 y 90 han dejado una profunda marca en la vida de todos los que hemos podido disfrutarlos… tanto que casi es imposible elegir entre los mejores arcade. Su sencillez ha sido adictiva para muchos y quizás esa sea la clave de su éxito, ¿no es así?

La primera máquina recreativa dio lugar a la creación de una famosa compañía de videojuegos

Aunque seguramente sepáis perfectamente de qué hablamos, ¿sabíais que “arcade” es, en su origen, el término genérico utilizado para referirse a las máquinas recreativas? Más tarde sirvió para designar al género de videojuegos que todos conocemos, esos clásicos capaces de devolver a nuestra mente grandes recuerdos. Los hay deportivos, de carreras, simuladores o de lucha, y todos ellos han logrado sobrevivir al paso del tiempo.

En Technologizer podemos leer que la primera máquina recreativa operada por monedas fue Computer Space. La compañía Nutting Associates la lanzó en 1971 y sus creadores, Nolan Bushnell y Ted Dabney, invirtieron todos los beneficios en el lanzamiento de Atari. Sí, el mismo Atari que tiempo después dio vida a juegos tan conocidos como Asteroids o Pong.

Quizás ahora mismo se os esté pasando por la cabeza rescatar alguno de ellos. Si es así, no podéis perderos esta recopilación de los mejores videojuegos de arcade de todos los tiempos. Allá vamos.

Los mejores juegos arcade

Pac-Man (1980)

Lanzado en mayo de 1989, Pac-Man es uno de los juegos arcade más famosos de la historia. Xataka detalla que fue creado por el diseñador Toru Iwatani y distribuido por Namco. Como muchos sabéis, el protagonista es Pac-Man, el círculo amarillo que abre la boca y recorre laberintos mientras devora pequeños puntos llamados "Pac-Dots" en inglés. Cuatro fantasmas (Blinky, Pinky, Inky y Clyde) recorren también la pantalla intentando capturarle.

La forma del personaje principal de Pac-Man tiene un curioso origen

Lo que algunos no saben es que cada fantasma cuenta con una habilidad especial: Blinky aumenta su velocidad cuando Pac-Man avanza en el juego, Pinky rodea los obstáculos en contra del sentido del reloj y suele cortar el paso a Pac-Man, Inky es más lento y actúa de forma impredecible y, por último, Clyde no persigue a Pac-Man, sino que deambula por el laberinto sin un rumbo fijo.

Teniendo en cuenta la dificultad, que aumenta con cada nivel, no es de extrañar que tan solo cinco personas hayan alcanzado la puntuación máxima del juego: 3.333.360 puntos. Billy Mitchel, el mejor jugador del mundo, llegó al nivel 255, el penúltimo del juego, con la primera vida y habiendo comido todas las frutas que otorgan puntos extra. A modo de curiosidad, debéis saber que a partir del nivel dieciocho los fantasmas dejan de volverse azules y, por tanto, ya no pueden comerse.

Sobre los orígenes de la famosa figura amarilla, El Comercio nos cuenta que Tohru Iwatani la ideó una noche de cena con sus amigos. Pidieron pizza y al coger una porción no pudo evitar visualizar lo que tiempo después sería Pac-Man. En Japón fue bautizado como "Puck-man", pero al entrar en el mercado americano decidieron cambiar el nombre tras considerar que se parecía demasiado a las palabras "puck" (vomitar) y "fuck" (joder).

Frogger (1981)

Una idea simple pero brillante: ayuda a esta rana a llegar a casa atravesando obstáculos. Frogger llegó a nuestras vidas en 1981 de la mano de Sega y Konami, e inicialmente contábamos con tres ranas que debíamos guiar a través de un peligroso cruce plagado de coches, camiones, lagartos…

Originalmente iba a llamarse "Highway Crossing Frog", una primera versión que, de hecho, se inspiraba en otro luego llamado "Freeway". "Freeway" había sido desarrollado como parte de un estudio sobre la memoria a corto plazo y, al parecer, llamó la atención de un trabajador de Konami.

Bubble Bobble (1986)

La primera versión de Bubble Bobble llegó a las máquinas recreativas en 1986 con Taito, tal y como informa el portal IGN. Los protagonistas de esta aventura de cien niveles son Bub y Bob, dos pequeños dragones que deben luchar para salvar a sus novias usando su único poder: lanzar burbujas.

Pese a su popularidad, hay datos poco conocidos. Por ejemplo, existen pequeños retos que nos ayudan cuando son superados. Cada diez niveles, si no perdemos ninguna vida, aparece un nivel oculto que consiste en recolectar diamantes y que sustituye al siguiente. Cuando llegamos a nivel cincuenta aparece una última puerta que nos lleva directamente ¡hasta el setenta!

Tetris (1985)

Extrañamente, su creador no ganó dinero con él

Tal y como cuentan en Vanity Fair, seguramente la historia del conocidísimo Tetris sea una de las más atípicas que conocemos. Su creador fue el ruso Alexei Pazhitnov y fue un auténtico éxito de ventas en Moscú tras su lanzamiento en 1985. Un año más tarde sus derechos fueron adquiridos por un magnate británico, lo que llevó a que fuera conocido mundialmente.

Según el portal Muy Historia, Pazhitnov hubiese amasado una buena fortuna de haber sido ciudadano de otro país. Al residir en la URSS, todo el dinero derivado de la venta de licencias calló en el saco de las arcas públicas.

Pang (1989)

Todos conocemos su mecánica, pero, ¿sabíais que se trata de la historia de dos hermanos que tienen como misión limpiar el mundo de unas bolas destructivas? Tal y como podemos leer en Vandal, fue lanzado en 1989 por Mitchell Corporation y, aunque su nombre original es Buster Bros, todos lo conocemos como Pang.

Este videojuego arcade se convirtió pronto en un clásico de gran éxito. Contaba con un total de cincuenta pantallas divididas en diecisiete localizaciones. Así, los lugares más famosos de Barcelona, Nueva York, París o Londres aparecieron en Pang.

Donkey Kong (1981)

Donkey Kong es otro de los grandes clásicos que no podía faltar en esta lista de mejores videojuegos de acarde. Fue creado por Nintendo en 1981 y todavía hoy existen expertos en él. Prueba de ello es que, en pleno 2018, Vandal informa de que Robbie Lakeman ha superado su propio récord de 1.230.100 puntos tras alcanzar los 1.247.700.

Mario no siempre fue fontanero

En el juego, Mario (que es conocido como Jumpman y no es fontanero, sino carpintero) debe rescatar a una dama secuestrada por el malvado mono Donkey Kong. Shigeru Miyamoto fue el encargado de dar forma al personaje principal inspirándose en King Kong y Popeye (sí, Popeye). Nintendo incluso llegó a interesarse por los derechos del gran defensor de las espinacas, pero finalmente desistió. Así, podría decirse que Mario era Popeye, Pauline era Olivia y Donkey era Brutus.

Curiosamente, basarse también en King Kong supuso a Nintendo un auténtico quebradero de cabeza. Universal decidió denunciarles, aunque el juez acabó dando la razón a la compañía de videojuegos.

Como veis, son muchos los videojuegos arcade que han sobrevivido al paso de los años. Hemos hablado solamente de seis, pero estamos seguros de que hay otros muchos que os han pasado por la cabeza mientras leíais este recopilatorio. La mayoría surgieron en los ochenta y parece que dieron con la clave de lo que debe ser un buen juego: entretenimiento y sencillez.