Suponemos que ya te has enterado de que a partir del 31 de agosto pagarás más por tu suscripción a PlayStation Plus (en Europa). Concretamente 10 euros más al año (de 49,99 a 59,99 euros), 5 euros más al trimestre (de 19,99 a 24,99 eur) o 1 euro más al mes (de 6,99 a 7,99 euros).

Aunque pueda no parecer un incremento sustancial en el precio, la verdad es que lo que ya no era un servicio barato se torna aún más caro. Este reajuste de precios (Sony ya había efectuado otro en 2015) implica que pagaremos más por jugar online.

Además, no sabemos si este aumento responde a la voluntad de Sony por ofrecer mejores juegos mensuales (los que ha ofrecido hasta ahora tampoco son ninguna maravilla, salvo contadas excepciones) y un mejor servicio en su plataforma de juego en red (que tampoco es nada del otro mundo).

Servicios sólo disponibles previo pago

Quizás, lo más molesto de todo este asunto no sea que vamos a pagar más por un servicio que se nos oferta como un algo "extra", sino que vamos a gastar una suma más elevada para poder usar los servidores de juego online. ¿Es realmente justo?

Parémonos a pensar un momento, razonemos la respuesta de forma que no caigamos en el más absurdo de los rezongares troll habidos y por haber.

Si Sony no va a ofrecer ningún tipo de mejora en su plataforma de venta/juego digital, la subida de precio responderá simplemente a un afán recaudatorio, más dinero, más ingresos.

Pagar por jugar online es un completo abuso

Aunque Sony nos ofrezca una serie de mejoras (que lo agradeceremos, y mucho) queda por dirimir si es correcto el que se nos cobre por hacer uso de unos servidores absolutamente necesarios si queremos jugar a ciertos títulos en nuestras Plays.

Esta problemática se agrava si tenemos en cuenta que ciertos juegos requieren de una suscripción mensual adicional para poder jugarlos sin ningún tipo de restricción, encareciendo aún más nuestras horas de disfrute en línea.

¿Y qué ocurre con los que no puedan permitirse una suscripción a PlaySation Plus? Pues la respuesta es clara, no podrán usar el servicio para partidas online de ninguna forma, por lo que ciertos títulos no contarán con parte (o todas) sus funciones, a pesar de haber pagado por él previamente.

Es una medida completamente injusta, más cuando muchas compañías que crean títulos multijugador no cobran por el uso de los servidores para jugar online, basta con adquirir el juego.

Pagando, me paso el día pagando…

Ser gamer no es barato, y aún lo es menos si somos gamers a los que nos gusta la modalidad online de los títulos. Esto supone un gasto extra que no todos estamos dispuestos a asumir.

Sería necesario que tanto Sony como Microsoft revisaran su política de pagos, ya que todo jugador que desee adquirir un título con opciones multijugador, debe tener la posibilidad de jugarlo en su plenitud, sí o sí.

La filosofía de las plataformas como PlayStaion Plus o Xbox Live Gold tendrían que parecerse más a las de los títulos para PC, que no tienen este tipo de imposiciones para disfrutar de ellos.

Nosotros somos los que permitimos que se nos cobre por todo

Esta realidad del PC nos parece mucho más justa, ya que discriminar a ciertas personas que han adquirido tu sistema por jugar online nos parece una medida excesiva y demasiado capitalista.

Obviamente, las distintas compañías pueden necesitar dinero para realizar tareas de mantenimiento en sus servidores, pero ¿implica eso que tengamos que pagar tanto por ello?

Se nos antoja raro que Sony o Microsoft necesiten tanto dinero extra para mantener sus servidores, ya que existen títulos para PC, como el League of Legends con un número masivo de jugadores en los que jugar no requiere pago extra de ningún tipo.

Cierto es que, en este tipo de multijugadores online, existe la posibilidad de pagar por desbloquear mejoras substanciales, pero no es un requisito indispensable para echar unas partidas y disfrutar de ese tiempo con nuestros amigos.

Así pues, parece difícil justificar que Sony y Microsoft nos cobren por hacer uso de algo que debiera de ser gratuito para todos y cada uno de los que tenemos sus consolas y queremos hacer uso de los servidores para jugar online.

Una batalla perdida

A pesar de lo mucho que vociferamos en contra de lo poco que nos ofrece este tipo de servicios de pago como "el Plus" o "el Live", lo cierto es que muchos los costeamos cada año, cada trimestre, o cada mes.

Quizás nos hemos cansado de luchar y de protestar como antaño, exigiendo a las compañías que nos ofrezcan más por menos en lugar de menos por más. Y es que, si nos paramos a pensar, realmente se aprovechan de su condición de gigantes para recaudar unas generosas cantidades extra a fin de año.

¿Seríamos capaces de hacer que las grandes compañías ofrecieran juego online gratuito si nos negáramos todos a pagar y a adquirir sus productos?

Pues probablemente sí, pero como la unidad humana realmente no existe, y como siempre habrá quien pueda permitirse un gasto mensual, trimestral o anual bien elevado, las compañías seguirán recolectando sus preciados beneficios engrosando más sus ya abultadas carteras.

Y recuerda, querido lector, si quieres renovar tu suscripción a PlayStation Plus hazlo antes de que finalice agosto, o pagarás más por mucho menos, tirando tu dinero por un oscuro sumidero digital. Avisado quedas.