Con estos fríos invernales, no es de extrañar que muchos de nosotros andemos con una bufanda anundada al cuello, caramelos de menta en el bolsillo y el pañuelo siempre al alcance de la mano. Es tiempo de nieve, lluvias, vientos… vamos, es tiempo de mocos, tos, malestar, fiebre y cómo no, dolor de garganta.

El dolor de garganta es todo un clásico entre personas que trabajan con la voz, como profesores o cantantes, pero como decimos, con este clima es normal que cualquiera se levante afónico y con malestar al tragar.

Algunos métodos naturales tienen su base científica… otros, no tanto

Aunque nos bombardeen en prensa, radio y TV con soluciones en forma de medicamento, algunas veces no hay nada como los métodos tradicionales porque a decir verdad, algunos tienen su base científica.

Seguro que a lo largo de tu vida has oído los ya míticos vasos de leche caliente con miel, las gárgaras con zumo de limón y miel, la leche con cognac e incluso la pimienta Cayena. Todo tiene su razón de ser. Pero, ¿cuál es el mejor? ¿De verdad hacen algo?

Miel y limón

Una de las más populares es la combinación de miel y limón, a ser posible lo más caliente que se pueda. En la revista Muy Interesante explican que esta mezcla se emplea porque el limón cuenta con vitamina C y la miel tiene propiedades antimicrobianas.

A decir verdad, algunos estudios afirman que la vitamina C reduce la duración del resfriado, pero no es que sea muy eficaz. Sin embargo la revista Anesthesiology and Pain Medicine sí que ha publicado que la miel es capaz de reducir la reproducción del virus de la gripe. Asimismo, este nectar de las abejas reduce el dolor causado por la inflamación de las amígdalas y también mitiga la tos.

Así pues, la miel es un buen aliado contra la gripe en cualquiera de sus versiones: con limón o con leche.

¿Qué remedios naturales son más efectivos contra el dolor de garganta? Daily Mail

Bebidas alcohólicas: whisky, coñac, orujo…

Otra creencia popular es que las bebidas alcohólicas son eficaces contra los virus de la gripe ya que, al parecer, matarían a los virus. Nada más lejos de la realidad: es el alcohol desinfectante o los geles con base de alcohol los que logran este efecto.

Así que si te duele la garganta, aunque notes un calor enorme al beberte un chupito de una bebida espirituosa, mejor que no lo hagas. Recuerda que la cantidad de alcohol ideal para la salud es cero.

Especias: canela, jengibre, Cayena…

Seguimos tratando de aliviar nuestra garganta con una sustancia tan natural y exótica como las especias. Entre ellas, se cree que hay varias que podrían mitigar el dolor de garganta como la canela, el jengibre o incluso la picantísima pimienta Cayena.

El jengibre es una especia muy típica en la cocina anglosajona que efectivamente, reduce el dolor de garganta. De acuerdo con un estudio de la revista Genomics Inform, es eficaz con la cepa H1N1 que causa la gripe porcina. De hecho, el ingrediente activo del jengibre evita la infección en humanos. Además, reduce el dolor muscular en general y las náuseas.

¿Qué pasará con una especia tan deliciosa como la canela? Pues efectivamente, también inhibe el crecimiento del virus de la gripe. Eso sí, si nos ceñimos específicamente al dolor de garganta, no hay estudios que los relacionen.

¡No se te ocurra comerte una guindilla para paliar el dolor! Vix

Y finalmente un remedio tan natural como efectivo: la pimienta Cayena. Fueron los nativos americanos los primeros en descubrir sus fines medicinales y como explican en Earth Clinic, es casi instantáneo gracias a la capsaicina, un agente antiinflamatorio y anti bacteriano natural responsable de que algunos pimientos piquen y otros no. De este modo, cuando tomas Cayena, reduces el dolor al tragar y tratas al mismo tiempo la infección.

Y es que la capsaicina reduce el dolor al obstaculizar la transmisión de un neutrotransmisor que manda las señales al cerebro, por eso da igual que el dolor de garganta se produzca por infección viral o bacteriana. Eso sí, no es cuestión de darle un mordisco: lo mejor es hacer gárgaras con agua de Cayena.