Hasta ahora la teoría más expandida sobre el origen de la Luna es que, hace 4500 miles de millones de años, un planeta del tamaño de Marte –Theia– chocó con una Tierra más joven que en la que vivimos. Esta teoría está altamente fundamentada debido a la alta similitud entre la firma isotópica entre las rocas traídas de la Luna en la misión Apollo. La teoría indica que Theia habría provocado la expulsión de material terrestre de la corteza exterior hacia el espacio, formándose posteriormente la Luna; y dada que esta región es pobre en metales, la Luna también debería serlo.

Esta teoría ha estado cambiando a lo largo de los años y mientras se ha ido investigando la Luna más a fondo. Ahora está a punto de hacerlo, de nuevo. En primer lugar, se ha ido detectando una concentración de metales como oxídos de titanio y hierro demasiada alta en el polvo lunar al fondo de grandes cráteres de dos a cinco kilómetros de diámetro –este polvo provendría probablemente del interior de la Luna, emergiendo debido a la colisión–. Estos cráteres no tienen un origen volcánico, sino que fueron generados por colisiones con meteoritos.

El posible origen de la Luna podría explicarse con la colisión de la Tierra con un planeta del tamaño de Marte –Theia– hace miles de millones de años.

Y dado que en los cráteres más pequeños la concentración de metales es también más pequeña, se pensó que en los cráteres aún más grandes –de cinco a 20 kilómetros de diámetro– la concentración sería gigante; pero no es así: la concentración se mantenía prácticamente igual.

Te interesa | Los planetas se formaron armónicamente, y no mediante colisiones caóticas, como se pensaba hasta ahora

La Luna tendría una concentración de metales mucho más alta de lo esperado; y eso indica que nuestras teorías podrían ser ligeramente erróneas

Los investigadores descubrieron estas altas concentraciones de metales buscando agua en la Luna

Y si analizamos la parte oculta del satélite las concentraciones de óxido de hierro son incluso superiores a las de la Tierra. Y esto solo tiene una explicación. La teoría de la colisión Theia-Tierra no ocurrió como se pensaba. O cuando. Esto nos deja dos propuestas: o la colisión ocurrió hace mucho más tiempo, cuando la superficie de la Tierra aún estaba cubierta completamente por océanos magma volcánico, o la colisión fue mucho más violenta de lo que se pensaba.

Por lo tanto, tenemos que la superficie de la Luna es mucho más rica en metales de lo esperado, y no parece tener una relación con la colisión de meteoritos. Y si analizamos el interior del satélite natural, probablemente la concentración sea incluso mayor. Ni siquiera la Tierra tiene tanta concentración de metales en su superficie. Por lo tanto, la única explicación probable ahora mismo es que la teoría que tomábamos como más cierta sobre cómo se formó la Luna no lo es tanto, en realidad.

Este nuevo descubrimiento no nos ayuda a cerrar preguntas, sino a generar más

Estos resultados fueron obtenidos gracias al Orbitador de Reconocimiento Lunar –LRO–, una sonda de la NASA que está investigando la superficie lunar desde junio de 2009. Estas altas concentraciones se hallaron mediante el instrumento miniatura de radiofrecuencia –Mini-RF–. Este radar, que funciona a control remoto, estaba siendo usado para buscar partículas de agua en la superficie lunar. Lo que comenzó como una búsqueda de agua en nuestro satélite natural ha acabado suponiendo que la teoría mas plausible que explica cómo se formó la Luna sea probablemente errónea.

Mejorando nuestro entendimiento de cuánto metal tiene la superficie de la Luna, los científicos pueden limitar las ambigüedades de cómo fue formada, cómo evoluciona y cómo eso puede contribuir a mantener la habitabilidad en la Tierra

Entender cómo se formó la Luna es especialmente interesante porque nos puede mostrar no solo cómo se formó la Tierra, sino que también podría explicarnos cómo va a evolucionar nuestro planeta. La Luna, de hecho, ha sido uno de los pilares fundamentales para la vida en la Tierra, por lo que entender cómo "funciona" es esencial.

Te interesa | Así se ha creado oxígeno a partir de polvo lunar: ¿hemos encontrado la fuente de oxígeno para la futura base lunar?