La NASA cada vez está más cerca de comenzar uno de sus proyectos más ilusionantes y prometedores. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio estadounidense no podía faltar en la lista de grupos dedicados al espacio que quieren conocer más a fondo Marte, el planeta rojo.

Tras 5 años estudiando dónde empezar a buscar vida en dicho planeta, con largos debates incluidos, la NASA ha decidido cuál es el lugar idóneo para hacerlo. Te adelantamos que se trata de un cráter con 3.600 millones de años de vida, por lo que parece que tiene mucho que contar a los investigadores.

La NASA ya tiene destino en Marte

La NASA lleva ya años dándole vueltas a las posibilidades que puede ofrecer Marte, llegando incluso a dar 50.000 dólares a aquellos que aportasen ideas claves sobre cómo vivir en dicho planeta. Mientas esperaban respuestas a esta propuesta, desde la agencia estudiaban dónde debería iniciarse la misión ‘Marte 2020’ para encontrar señales de vida.

Ha sido la NASA la encargada de afirmar en un comunicado que ha elegido al cráter Jezero como el lugar de inicio de ‘Marte 2020’. Más de 60 ubicaciones candidatas fueron examinadas al detalle por el equipo encargado de este plan y por otros miembros de la comunidad científica, que acabaron decantándose por el cráter.

Julio de 2020 es la fecha concreta en la que la agencia iniciará la próxima fase de exploración de Marte. El objetivo no es solo conocer cómo eran las condiciones pasadas de Jezero, sino también almacenar muestras de suelo y rocas que puedan ser investigadas posteriormente.

Así es el cráter donde la NASA comenzará a buscar vida en Marte. NASA

El como regresarán esas muestras a la Tierra es una pregunta sin responder aún, pero la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) están trabajando ya conjuntamente para encontrar la mejor solución. De esta forma, el cráter Jezero será el centro de la exploración de Marte durante los próximos diez años.

Los 3.600 millones de años de vida del cráter son una de las razones principales de su elección, ya que puede contener respuestas a cuestiones sobre la evolución del planeta y su astrobiología muy relevantes para la ciencia.

Destaca la riqueza geológica de su terreno tras albergar durante años un lago y un delta que podrían haber dejado restos de organismos. "Obtener muestras de esta área única revolucionará nuestra forma de pensar acerca de Marte y su capacidad para albergar vida", ha explicado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas.

Qué podría contener aún Jezero

Los científicos de la misión creen que Jezero, de 45 kilómetros de diámetro, podría haber conservado moléculas orgánicas antiguas y otros restos de vida microbiana de ese agua que desapareció del planeta rojo. Hablando de rocas, por ejemplo, este cráter podría tener al menos cinco tipos diferentes de ellas, como arcilla o carbonato con grandes posibilidades de preservar señales de vida pasada.

Haber elegido ya el lugar de aterrizaje permite a la NASA optimizar el tiempo en el cráter

Las características geológicas de Jezero se convierte en un auténtico reto para los científicos de la NASA encargados de preparar la entrada, descenso y aterrizaje de la nave en Marte. Este cráter, con su enorme delta del río incluido, cuenta con grandes rocas hacia el este, acantilados hacia el oeste y depresiones en varios lugares.

Gracias al equipo de ingeniería de ‘Marte 2020’ y a los avances de la tecnología correspondiente, el difícil aterrizaje en el cráter ahora es posible. Cabe destacar que Ken Farley, uno de los científicos del proyecto, ha reconocido que los desafíos que suponía antes ir a Jezero "se consideraban prohibitivos".

La exploración de Marte comienza en 2020

El comunicado publicado por la NASA ha servido a la agencia para recalcar el enorme esfuerzo que han hecho sus trabajadores al preparar esta misión. Aunque aterrizar en Jezero ya no parezca una locura, el equipo seguirá trabajando para estudiar a fondo todos los riesgos posibles y maximizar todas sus posibilidades de éxito.

Debemos también hablar de la nave que llevará a cabo este proyecto ‘Marte 2020’. Aún no sabemos mucho sobre ella, pero parece que ha sido diseñada especialmente para poder moverse por el complicado terreno del planeta. Los científicos podrán elegir su dirección optimizando el tiempo al haber analizado la superficie con años de antelación.

Buscar vida en Marte es uno de los principales objetivos de la NASA. El Heraldo

Utilizando los datos que ya tienen de Marte, los investigadores podrán ir conociendo durante estos meses de preparación cuáles son las regiones de mayor interés o los lugares con unas características geológicas más prometedoras que alberguen las mejores muestras.

El objetivo primordial de ‘Marte 2020’ es saber cómo era el ambiente del planeta para luego entender las características de la vida que podría haber existido. Todo dependerá de la salida de la nave en julio de 2020 desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en la que la NASA tendrá todas sus esperanzas puestas.