Nada escapa al paso del tiempo. Este hace mella en todo lo que conocemos, desde nuestros organismos hasta cuerpos aparentemente tan impasibles como las mismísimas estrellas. Estructuras que envejecen, que comienzan a fallar como resultado de una larga vida, o quién sabe si de otros factores.

El cerebro se ve muy dañado, muchas de sus neuronas van muriendo

El Alzheimer es una de esas enfermedades que realmente asustan. La mayoría de nosotros tenemos una idea más o menos general de lo que representa, y seguramente otros tantos hayan experimentado la enfermedad desde muy cerca. Sabemos que presenta síntomas muy visibles, devastadores tanto para quien lo sufre como para aquellos que le rodean. Sin embargo, ¿conocemos los motivos por los que aparece el Alzheimer?

Contestar a una pregunta así es una tarea muy complicada, incluso para los investigadores más expertos. Por lo tanto, intentaremos recoger a continuación algunos de los conocimientos que tenemos sobre esta enfermedad, y sobre su posible cura y tratamiento.

El cerebro es una inmensa red neuronal, y si estas se pierden… Moodblue

Una enfermedad que lo destruye todo

Como apuntan desde MedlinePlus, hablamos de un trastorno neurodegenerativo que constituye una de las principales, o mejor dicho, la principal causa de demencia en personas mayores. Llamamos trastorno neurodegenerativo a aquel que produce una muerte neuronal progresiva, acabando con las preciadas conexiones de nuestro cerebro. Por otro lado, la demencia se caracteriza por una grave pérdida de las capacidades mentales, como la memoria, responsable de fenómenos impresionantes y realmente importantes.

¿Cómo se desarrolla la enfermedad a lo largo del tiempo?

El desarrollo de la enfermedad es lento, gradual pero inexorable. Millones y millones de neuronas de diversas áreas cerebrales se van perdiendo, en un proceso que va acabando poco a poco con muchas de las habilidades cognitivas. Primero se ven afectadas la memoria y el lenguaje, más tarde fenómenos como el reconocimiento de rostros, incluso algunas capacidades motoras.

Según la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA), dado su papel de enfermedad crónica, de lento desarrollo, pueden diferenciarse hasta tres fases diferentes durante todo el proceso:

Los primeros síntomas

Esta primera fase tiene entre 3 y 4 años de duración. En ella comienzan a manifestarse síntomas como la pérdida de memoria, los problemas de concentración, y la desorientación y confusión en momentos determinados.

Hablamos de una etapa muy cambiante, en la que el sujeto puede olvidar cosas que ha hecho hace poco tiempo, mientras que su memoria más lejana se mantiene intacta. Detectar la enfermedad en este punto puede ser muy importante.

Etapa media, todo falla

En este caso hablamos de un proceso de entre 3 y 5 años de duración. La autonomía del enfermo ya se encuentra bastante perjudicada, y hasta las tareas más sencillas del día a día, como la higiene personal, pueden ser todo un reto.

Los síntomas comienzan a agravarse

La memoria se encuentra gravemente dañada y en muchas ocasiones el paciente no puede reconocer a sus familiares. Además, se producen habitualmente episodios de desorientación, ya que el sujeto no es capaz de saber dónde se encuentra ni reconocer los lugares que antes le eran tan cotidianos.

Etapa final, la destrucción

El desarrollo de esta última etapa vuelve a comprenderse entre 3 y 5 años. Las funciones más importantes como la memoria y el lenguaje se encuentran terriblemente dañadas, y el enfermo puede dejar de hablar. Se produce un aparente estado de aislamiento con el mundo, aunque en la mayoría de ocasiones el paciente puede recibir los estímulos de sus familiares desde el exterior.

En su etapa final es capaz de producir un nivel extremo de discapacidad, hasta el punto de hacer depender totalmente a esa persona de un cuidador. Además, se producen otro tipo de síntomas, como los graves problemas en el reconocimiento de rostros. Pero, ¿por qué se produce el Alzheimer? ¿Cuál es su origen?

Una proteína llamada amiloide

Como ya comentamos al principio, el Alzheimer es básicamente una enfermedad neurodegenerativa, que provoca una muerte progresiva de la neuronas del cerebro. Aunque no se conocen exactamente todas las causas de este trastorno, sabemos que existe una proteína que juega un papel muy importante en su aparición, la beta-amiloide. Durante la enfermedad, y según Know Alzheimer, esta proteína se va acumulando en distintas partes del cerebro, formando agregados entre las células.

Su acumulación parece ser responsable, pero existen muchas incógnitas

Aún no sabemos por qué se producen estos cúmulos de proteína beta-amiloide, pero si sabemos que el número de estos es directamente proporcional a la gravedad de los síntomas. Además, como apuntan desde el diario ABC, recientes estudios demostraron que esta proteína no sólo se acumulaba en el cerebro, sino que se expandía al resto del cuerpo.

La investigación al respecto continúa, y podemos ver sus frutos de vez en cuando. De hecho, hace apenas unos días comentamos el descubrimiento de un esperanzador fármaco, que había conseguido hacer retroceder al Alzheimer. Nuestro conocimiento sobre la enfermedad avanza cada día que pasa, y a pesar de su aparente intratabilidad, seguimos adelante.