El Sol es un cuerpo celeste todopoderoso al que los humanos le debemos mucho. Sin embargo, ese gran poder va a sufrir un leve descenso en 2050, según avanzan unos científicos, y este tendrá sus consecuencias en el planeta Tierra.

La pérdida de luz y calor del Sol será especialmente grave en 2050

La importancia de este astro nos ha hecho incluso preguntarnos qué pasaría si el Sol desapareciese, o cómo podríamos verlo si sustituyese en el cielo a otros cuerpos celestes. Ahora, debemos dejar de hacernos estas cuestiones y pasar a otra más importante: ¿qué pasará cuando el Sol se debilite en 2050?

Esta es la preocupante situación que plantean los expertos de la Universidad de California, situada en San Diego (California, Estados Unidos). Su estudio ha sido publicado en la revista especializada Astrophysical Journal Letters. ¿Cómo ha sido la investigación? ¿Qué sucederá a partir de ese 2050?

Una pequeña era glacial a punto de comenzar

Los científicos encargados de este estudio han confirmado que en 2050 se producirá un enfriamiento global de la Tierra debido a las bajas temperaturas. Desgraciadamente, esto no ayudará a reducir los efectos del calentamiento, también global, que ya afecta al planeta.

El próximo enfriamiento no será nada nuevo y recordará al vivido entre 1645 y 1717, según afirma HispanTV. Durante ese periodo, el Sol también tuvo una baja actividad que provocó incluso la congelación del río Támesis y del mar Báltico. Todo esto se debió a un evento en especial: el Mínimo de Maunder.

El Sol pasa por unos ciclos de 11 años con sus máximos y mínimos correspondientes. Cuando las variaciones son grandes, dan lugar a un mínimo muy peligroso que apareció durante la etapa mencionada anteriormente. El mínimo de Maunder se produce cuando las manchas solares desaparecen y se reduce la radiación ultravioleta del Sol. Este Mínimo de Maunder es el evento que los científicos pronostican para 2050.

El Sol sufrirá un complicado periodo en 2050. Columbia Science Review

Tras analizar los datos proporcionados por la misión International Ultraviolet Explorer de los últimos 20 años, los expertos han encontrado que el Sol ha pasado por unos ciclos similares a los vividos antes de etapas de enfriamientos anteriores.

Tal y como explica PlayGround, el Gran Mínimo Solar llegará en 30 años y las radiaciones solares serán un 7% menores que el mínimo solar típico. Estos datos preocupantes adelantan la llegada de una etapa dura para la Tierra debido a la debilidad del Sol, que emitirá menos luz y calor.

Este enfriamiento, que alcanzará su pico en 2050, empezará en 2020, es decir, está a la vuelta de la esquina. Por otro lado, los científicos creen que terminará para 2070. Nos esperan 50 años muy duros (y especialmente fríos). ¿Será similar al enfriamiento del siglo XVII? Esto afirma Dan Lubin, líder de la investigación:

Ahora tenemos un punto de referencia desde el cual podemos realizar mejores simulaciones de modelos climáticos. Por lo tanto, podemos tener una mejor idea de cómo los cambios en la radiación UV solar afectan el cambio climático.

El estudio avanza que la temperatura de la Tierra descenderá unas décimas de grados celsius a partir de 2020, algo que se irá agravando conforme pase el tiempo. La situación crítica llegará en 2050, cuando las temperaturas serán muy bajas. Pero, ¿cómo nos afectará este problema?

Estos serán sus efectos terrestres

Obviamente, esa pequeña era glacial que anunciamos tendrá sus efectos en el planeta Tierra, como vemos en Muy Interesante. En primer lugar, la capa de ozono situada en la estratosfera adelgazará y esto repercutirá en la temperatura de esa capa de la atmósfera.

El enfriamiento del Sol no representará un paso atrás del calentamiento global

El cambio en la estratosfera influirá a su vez en la parte interior de la atmósfera, modificación que si percibirás debido a que cambiará los patrones del viento y el clima. Al igual que sucedió en el enfriamiento del siglo XVII, esta vez no será uniforme, es decir, mientras una parte de la Tierra se hiela, la otra se calienta como consecuencia.

Como decíamos anteriormente, esta pequeña era glacial no nos ayudará a acabar o a reducir en parte el calentamiento global, que no sufrirá ningún cambio pese a la bajada de las temperaturas. Quedan poco más de 50 años complicados por delante para el Sol, que promete volver con su fuerza habitual a partir de 2070.