La mayoría de nosotros creemos que la movilidad del futuro seguirá basándose en el coche privado, pero lo cierto es que la probabilidad de que así sea se reduce conforme pasan los años. En términos económicos, la tenencia de un coche en propiedad es una ruina. ¿Quién compraría un producto si supiese que nada más tenerlo en su poner ya se ha depreciado un 10%?

Es importante no depender del coche privado. Con el paso del tiempo, contaremos con una oferta mucho más potente para poder combinar nuestros desplazamientos. Contaremos con servicios de transporte compartido, disfrutaremos de un servicio colectivo ofrecido por el ente público y contaremos con soluciones como la que te traemos hoy.

Elon Musk cuenta con el apoyo de multimillonarios para este proyecto

Elon Musk, innovador innato en materia de transporte sostenible, tiene entre manos un proyecto denominado Hyperloop One. Bueno más bien, Virgin Hyperloop One, ya que la compañía liderada por Richard Branson también se unió al desarrollo hace unos meses. ¿Será el transporte casi supersónico el que nos desplazará en apenas unos minutos o segundos, dependiendo de la distancia a recorrer, a nuestro objetivo?

Proyectos como este o el llevado a cabo por The Boring Company, empresa propiedad del magnate sudafricano, sirven para que podamos hacernos a la idea de cómo será la movilidad del mañana. Ahora bien, esta especie de cápsulas que circulan por una especie de tubos, ¿cómo serán?

Una feria situada en Dubái ha mostrado al público el exterior e interior de una de las unidades que podrían ser parte del proyecto en los próximos años. ¿Qué novedades ofrece? ¿Lo esperábamos así?

Virgin Hyperloop One, así es por fuera y por dentro

La Autoridad de Transporte y Carreteras de Dubai (RTA) es uno de los principales promotores del proyecto, junto a personalidades como Rob Lloyd, CEO de Virgin, o inversiones venidos de todo Asia. Se ha aprovechado el Mes de la Innovación de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para presentar la primera aproximación de lo más parecido a un cohete a reacción.

El Virgin Hyperloop One contará con una solución que premiará el coeficiente aerodinámico mínimo. Electrek

Tal y como se puede apreciar en las imágenes, ofrecidas por el portal Electrek, el exterior está especialmente diseñado para reducir al máximo el coeficiente aerodinámico del vagón. De esta forma, se consigue incrementar la aceleración mucho más rápidamente.

El diseño del interior de la cabina puede que sea sometido a cambios

Ahora bien, ¿puede la figura exterior penalizar el espacio interior en número de asientos para los pasajeros o el confort de los mismos? Viendo la anterior imagen podría decirse que sí, pero lo cierto es que está preparado para ofrecer la mejor cobertura y servicio a los afortunados.

De hecho, el interior está plagado, echando un primer vistazo, de lujos. Como es lógico, se espera que la parte interior cuente con la utilización de materiales más modestos en su versión final. Las prospecciones y todo lo que ello conlleva harán que este proyecto maneje presupuestos de millones de dólares.

Un proyecto que todavía no parece cercano a materializarse

La instalación de toda la canalización costará años, todo ello contando con que se tienen los permisos desde este preciso momento. ¿Cuándo podremos contar, por tanto, con esta solución futurista? Ver cómo se desarrollan los próximos acontecimientos será básico para saber si el Virgin Hyperloop One está listo para la primera mitad de la década que está por llegar.

Interior del Virgin Hyperloop One. Electrek

¿Imaginabas un interior de estas características? Visto desde fuera, da la sensación de que estamos ante una cabina con un espacio mucho más reducido. Sin embargo, una vez vemos esta imagen del interior, podemos comprobar cómo cada uno de los vagones podría transportar a una quincena de personas. La clave estará en ver cómo se gestionará contar un mayor número de vagones.

Se espera que el Virgin Hyperloop One alcance velocidades vertiginosas

Aun así, se espera que los desplazamientos entre ciudades apenas duren unos minutos. El principal motivo es que sus motores eléctricos serán capaces de mantener velocidades próximas a los 1.000 km/h, aunque todavía no se han alcanzado estos registros en las pruebas llevadas a cabo.

Y tú, ¿te ves viajando en estas máquinas en la próxima década? Quizás no sea tan extraño, más aún cuando estamos viendo lo rápido que está avanzando la tecnología desde hace unos años.