Los coches eléctricos, pese a llevar unos cuantos años en el mercado, están comenzando a estandarizarse ahora. Entre otros motivos, culpa de esta situación debe apuntarse a las Administraciones de muchas ciudades. Las restricciones al tráfico en las grandes urbes serán una constante muy pronto, algo que las firmas automovilísticas tienen en cuenta.

Medidas como la prohibición de comercializar automóviles de combustión interna para el año 2040 está provocando que ya haya consumidores que estén valorando la adquisición de un vehículo, al menos, híbrido enchufable. ¿Tiene vuelta atrás esta situación? A tenor por la caída en ventas de motorizaciones como el díesel, todo parece indicar que no.

Los coches clásicos tienen un difícil porvenir en la movilidad que está por llegar

Los fabricantes están comenzando a postularse en la industria. En este nuevo enfoque, los automóviles clásicos podrían ver cómo el futuro va directamente contra ellos al contar con unas emisiones contaminantes desorbitadas. Esto nos hace temer cómo algún día podría ser posible que solo pudiesen ser objetos de colección en museos o galerías privadas.

Aston Martin, en este sentido, se ha convertido en uno de los fabricantes que quiere evitar este fenómeno a toda costa. Por este motivo, renunciando a su espíritu deportivo y pasional, llevará a cabo una política drástica en busca de un objetivo, mantener en la carretera sus principales modelos clásicos. ¿Cómo hará para evitar que la circulación de miles de unidades quede prohibida?

Sí, tal y como podrías imaginar, la inclusión de una mecánica eléctrica se ha posicionado como la única solución aparente para lidiar con este problema. Este paso podría llegar próximamente a la compañía. No obstante, es importante recalcar que la sustitución del motor de gasolina por uno eléctrico con su correspondiente juego de baterías será opcional.

Aston Martin blindará sus modelos clásicos ante la movilidad futura

Para muchos, la inclusión de una mecánica híbrida en un clásico de estas características podría ser todo un sacrilegio. Ahora bien, en este caso, ¿el fin justifica los medios? Es importante recordar que en apenas unas décadas, la circulación de este tipo de automóviles estará completamente prohibida en países como España o Francia, entre otros.

Aston Martin comercializará una tecnología eléctrica para sus modelos más antiguos. Auto Express

Ante este panorama, según se puede leer en el portal Auto Express, parece quedar resuelta la justificación de esta medida. De hecho, ya son varias las compañías que se dedican a la materialización de estas sustituciones, tal como Zelectric Motors. ¿Estamos ante uno de los negocios más punteros en los próximos años?

El DB6 Mk2 Volante de 1970 ha sido el primer modelo en incluir una opción eléctrica

La primera prueba que se ha llevado a cabo con el objetivo de probar los resultados ha sido una unidad del DB6 Mk2 Volante de comienzos de la década de los setenta. Tal y como se puede apreciar en las imágenes, su aspecto exterior no ha sufrido alteración alguna, lo cual corrobora cómo este kit solamente afectará a su sonido, prestaciones y sensaciones en la conducción.

En parado, la única apreciación que permitirá detectar la agregación de la opción eléctrica, será la inclusión de una pantalla en el salpicadero. Esta permitirá contar con información sobre la gestión de la batería o su nivel de carga en todo momento. Por lo demás, se mantendrá la esencia del modelo clásico.

Una tecnología que permitirá seguir rondando al clásico de Aston Martin

Los coches clásicos están para ser utilizados. Puede que deban recibir un trato más mimado por parte de sus propietarios, pero no por ello deben dejar de salir a carretera. ¿Están condenados a la disposición de una mecánica puramente eléctrica? Esto parece que vaya a ser el destino al que están condenados. No, no habrá una exención alguna que les salve que la quema.

Aston Martin se anticipa con esta medida a un futuro incierto en materia de restricciones. Auto Express

Este programa comenzará su comercialización en el próximo año, momento en el que también tendrá lugar el inicio de la cadena de montaje del RapidE. De hecho, este proyecto especialmente diseñado para los modelos clásicos de la marca montarán la motorización que se alojará en la variante completamente eléctrica de la berlina deportiva.

Aston Martin producirá el RapidE el próximo año para adelantarse a la competencia

Esta alternativa, sobre la cual lleva especulándose desde hace meses, llegará a la industria con el objetivo de colarse entre las opciones más destacadas del mercado. Observando la competencia, es fácil determinar que estaremos ante uno de los coches eléctricos más lujosos del próximo año. ¿Verá perjudicado Aston Martin sus valores como marca por la decisión de electrificar su gama?

Los más puristas verán este paso como una pérdida de credibilidad de cara al usuario medio de estos automóviles. No obstante, esta política también demuestra una proactividad por adaptarse a las nuevas condiciones que están por llegar en movilidad. Sea como fuere, lo cierto es que estos movimientos no hace más que corroborar cómo de rápido está cambiando la industria automovilística.