Las compañías que disponen ya de alternativas completamente eléctricas, a sabiendas que basan su producción en el mercado tradicional, son las que más han arriesgado en torno a la tecnología de la movilidad del futuro. Ahora, tras el lanzamiento del Model 3 por parte de Tesla, parece que se consolidará esta nueva era que acaba de comenzar.

Todavía es pronto para garantizar el mercado eléctrico, pero fabricantes como BMW o Volkswagen ya tienen diseñada su futura estrategia para lidiar en un mercado al que se debe llegar con los deberes hechos, es decir, ofreciendo soluciones que sean capaces de adecuarse a las necesidades de los consumidores.

BMW ofrece hasta 8 versiones con opciones híbridas y una eléctrica en la actualidad

En este sentido, BMW tiene una cierta trayectoria en el mercado alternativo, ya que dispone de una denominada gama i que cuenta, a estas alturas, con un total de 8 versiones híbridas enchufables y el característico i3 sin autonomía extendida. Sí, de acuerdo, no son las opciones más eficientes del mercado, pero sí han sabido adaptarse a la situación actual.

Ahora bien, ¿es suficiente para competir contra compañías de la talla de Tesla? En Múnich, sede social de la firma, saben que será muy difícil hacer frente a este tipo de competidores si no comienzan a tejer una nueva estrategia, por lo que han decidido ofrecer a los medios, durante el encuentro para hablar sobre las cuentas anuales, unas pistas sobre el futuro.

Como es lógico, esta información lleva barajándose internamente desde hace meses, pero no ha sido hasta ahora cuando ha salido a la luz. La inclusión de denominaciones como el iX3 o el i4 podrían conformar una nueva manera de competir en el mercado del futuro, es decir, el de la movilidad sostenible.

BMW anticipa un futuro teñido de color verde y sin emisiones

La compañía alemana es consciente de cómo fabricantes de la competencia como Porsche o Jaguar están ya disponiendo sus propios prototipos en el mercado real. El i3, pese a haber recibido un restyle notorio en los últimos meses, dispone de un diseño que puede no llamar la atención de buen parte del consumidor generalista que apueste por la conducción eléctrica.

El BMW i4 estrenará el concepto SUV de la firma en materia eléctrica. El País

En este sentido, van a utilizar una estrategia parecida a la que está utilizando en este momento la filial del grupo Tata Motors, Jaguar. El I-Pace es un SUV que estará dotado con toda una serie de atributos que podrían dotar de ingentes beneficios a la marca si saben cómo explotar su diseño e innovaciones. ¿Por qué no podrían hacer lo mismo en BMW?

El CEO de BMW, Harald Krueger, durante la presentación de los resultados de la firma en 2017, ha querido dejar claro la postura de la firma germana en lo referente a la movilidad eléctrica, una de las señas de identidad de la marca para los próximos años. Según se puede leer en Jalopnik, el concepto crossover tendrá un papel muy importante.

En el transcurso del año, presentaremos una serie de vehículos conceptuales puramente eléctricos que entrarán en producción en serie. Estos son los casos del BMW iX3 y el i4.

De esta información se puede entrever cómo BMW recurrirá al mercado que mayor impacto ha tenido en la industria para asegurarse entrar con buen pie en la conducción eléctrica. En el caso del i4, todavía como i Vision Dynamics, ya se pudo contemplar en el Salón de Ginebra, por lo que no sería extraño pensar en la entrada de la cadena de montaje a finales de este año.

Una estrategia sobre la que parecen haber goteras

Tan solo hace unos meses que una serie de analistas pronosticaron que este tipo de estrategia no sería viable en el medio plazo. Las intenciones de compañías como BMW podrían no ser buen presagio para el accionariado por los múltiples frentes abiertos en la automoción. ¿Por qué? Te lo explicamos.

El BMW iNext presenta toda una serie de soluciones pensadas para disminuir el consumo eléctrico. Autocar

Echando un rápido análisis sobre la parrilla de modelos que dispone actualmente la firma, es fácil llegar a la conclusión de que se ofrecen múltiples mecánicas diferentes. A medio y, sobre todo, a largo plazo, esto podría entrañar serios problemas para la empresa en términos de costes.

En BMW habrá un momento en el que convivan diferentes tecnologías al mismo tiempo

Durante un tiempo prolongado, en BMW convivirían mecánicas diésel, gasolina, híbridas enchufables y, por supuesto, eléctricas. Esto, en términos logísticos o en servicios postventa, podría suponer ingentes fuentes de costes que podrían dar lugar a importantes desequilibrios presupuestarios.

No obstante, es importante destacar que, difícilmente, esto solamente correría a cargo de la empresa. Muy a nuestro pesar, el consumidor correría con parte de esta cuantía, cuya única conclusión sería un incremento del precio de las facturas en mantenimientos y revisiones.