El coche eléctrico, tras su expansión en los últimos 5 años, sigue contando con sus 2 principales debilidades frente a la automoción tradicional. La diferencia entre un vehículo alternativo y uno que dispone de motorización de combustión interna al repostar es que uno debe esperar solamente 5 minutos y el otro contendrá, en el mejor de los casos, el 80% de su capacidad tras media hora.

Como es lógico, esta comparativa deja en muy mal lugar a la motorización eléctrica. Respecto al otro de los problemas fundamentales, mientras que uno puede circular hasta más de 1.000 kilómetros en algunos casos sin necesidad de pasar por la gasolinera, el ecofriendly deberá realizar varias paradas por estaciones de carga para disponer de unos kilómetros extra.

La tecnología de ion litio aún no ha logrado solucionar sus propias carencias

Como ves, estos 2 problemas representan la diferencia entre comprar una alternativa eléctrica o seguir apostando por una tradicional, todo ello medido a nivel general. Las baterías de ion litio, pese a que se ha mejorado sustancialmente en autonomía y prestaciones, aún no ha podido doblegar a las mecánicas gasolina o diésel.

Sin embargo, en los próximos meses, esto podría cambiar. Samsung, desde hace unas semanas, está probando una nueva tecnología basada en el grafeno, el material con múltiples funciones potenciales del que te hablamos hace un tiempo.

Fuentes internas de la compañía decidieron llamar la tecnología implementada ‘bolas de grafeno’ y, ahora, tras una serie de experimentos en las que se ha sometido a duras pruebas al material, se ha podido comprobar que podría mejorar sustancialmente las cualidades que poseen las actuales baterías que incluyen los coches eléctricos.

Bolas de grafeno, por qué tendrán cabida en la automoción

La nueva generación de baterías que pretende potenciar Samsung, según se puede leer en Green Car Congress, ya cuenta con los primeros resultados de la investigación. De ellos se puede extraer el alto potencial de mejora que se espera conseguir en futuras inversiones.

El grafeno posee unas propiedades que podrían revolucionar el coche eléctrico por dotar de una mayor autonomía y reducir los plazos de carga de las baterías. TekCrispy

Según se puede leer en el citado medio, este nuevo conjunto de baterías es capaz de mantener hasta el 78% de la capacidad tras un total de 500 ciclos de carga completos realizados con una potencia que reduciría hasta 5 veces el tiempo necesario para contar con la autonomía completa.

Traducido en una situación hipotética, esto equivaldría a una carga que supondría menos de un cuarto de hora de carga, algo que haría mucho más interesante la apuesta por los coches eléctricos. Ahora bien, ¿qué podemos decir respecto a la tecnología presente en el mercado actual?

Los Tesla más longevos han visto una depreciación menor al 10% de su capacidad

El Model S de Tesla lleva entre nosotros desde 2012 y, desde entonces, hay unidades que han recorrido distancias de hasta 200.000 kilómetros sin sufrir degradación de autonomía significativa. La media está por debajo del 10% de la capacidad, pero es algo orientativo para demostrar la fiabilidad de la tecnología eléctrica.

Visto de esta manera, se puede anticipar que, tras 500 ciclos de carga, esta tecnología experimental sí que muestra una pérdida de fiabilidad. Haciendo una representativa de la capacidad de un Model S 75, por ejemplo, podríamos estar ante un modelo con unos 400 kilómetros de autonomía real.

Si a ello le aplicásemos los 500 ciclos de carga completos, estaríamos ante una hipotética situación en la que se habrían rodado un total de 200.000 kilómetros. Si, obviamente, comparamos ambas tecnologías, podemos ver cómo la versión tradicional seguiría siendo más efectiva que apuesta que está en investigación.

El grafeno llegará a la automoción en los próximos años

Es cierto que aún no se ha conseguido, al menos, igualar lo que ofrece la mecánica eléctrica de ion litio, pero es importante tener en cuenta que solamente se ha llevado una primera fase del programa de investigación por parte de Samsung. ¿Qué podemos esperar en los próximos meses?

El grafeno podría tener muchas implicaciones en diversos sectores industriales. QFC

Este programa de innovación del coche eléctrico ha demostrado ser menor eficiente, sí, pero la diferencia no es demasiado abultada teniendo en cuenta que solamente se ha precisado unas semanas para culminar el primer experimento.

El grafeno permite mejorar los tiempos de carga de las baterías sustancialmente

Ahora bien, si tenemos en cuenta que se ha utilizado un sistema de recarga que solamente emplearía unos 12 minutos para completar el ciclo, el análisis cambia, ¿verdad? Es una tecnología que acaba de demostrar cómo los próximos meses podrían ser determinantes en relación con el litio. ¿Lo sustituirá el grafeno?

En un futuro cada vez más cercano se podrá tener una primera respuesta. Para entonces, otra posible tecnología podría hacer aparición en un segmento que vivirá su época dorada en la década de 2020, momento en el que varios fabricantes creen que marcará un antes y un después en la industria de la movilidad.