La industria del automóvil está inmersa dentro de un marco completamente disruptivo. La tecnología está encaminándose, según se puede ver en estrategias como la llevada a cabo por Volkswagen, hacia lo eléctrico.

Por ello, es ahora momento para apostar por nuevos servicios que jamás pensaríamos que tendrían lógica hace unos años. Tesla abrió el camino de la revolución en la industria hace ya un lustro y, desde entonces, no ha parado de solicitar patentes a las Administraciones.

El tiempo de carga de un coche eléctrico es su mayor inconveniente

Uno de los muchos derechos de apropiación de su investigación está enfocado en resolver una de las cuestiones que más inconvenientes suscita al poseedor de un coche eléctrico; la lentitud de carga de las baterías. ¿Será posible acortar los tiempos para contar con la capacidad plena en muy pocos minutos?

Lo cierto es que no podemos saberlo aún. ¿Y si no fuera a ser posible nunca? Dado que es difícil responder a ello, en Tesla han abierto una línea de investigación que podría transformar el futuro de la movilidad eléctrica.

Todo consiste en la sustitución de las baterías, una solución que ya se tomó en cuenta hace unos años, pero que se paralizó por la complejidad del proyecto. ¿Por qué ha solicitado, de nuevo, avances relacionados con esta innovación? Veámoslo.

La sustitución de baterías instantánea, otra posible alternativa

Esta mañana os hablábamos de las superautopistas eléctricas. Éstas presentan la solución más lógica en función de lo que conocemos en la movilidad. Sin embargo, las electrolineras no realizan la misma función que las gasolineras actuales.

El tiempo de carga es mucho más lento, por lo que, para que fuesen idóneas, deberían reducir sus tiempos de carga. Unas líneas más arriba nos preguntábamos si sería posible esto. En caso de respuesta afirmativa, habría que buscar otras alternativas.

Así es como nace la idea adoptada por Tesla y que está esperando la admisión para patentarla. ¿Y si se redujesen los tiempos de espera al mínimo sustituyendo las baterías? Esta maniobra podría hacerse en tan solo unos pocos segundos de la forma que se detalla a continuación.

Tesla ha solicitado una patente relacionada con el intercambio de baterías móviles. Electrek

En el año 2014, la empresa con sede en Palo Alto ya presentó un primer proyecto relacionado con la sustitución de baterías, tal y como afirma Electrek. Ahora, 3 años más tarde, parece que de nuevo vuelve a estar encima de la mesa esta idea tan original.

Esta nueva configuración podrá ser llevada a cabo por profesionales de la compañía, los cuales manejarían un sistema capaz de hacer del pit stop algo rápido y sencillo.

En algunas implementaciones, el sistema de intercambio de baterías está configurado para ser utilizado por uno o más técnicos, quienes supervisarán ciertos aspectos del funcionamiento del sistema y harán las intervenciones necesarias cuando sea necesario.

Del mismo modo, la estructura necesitaría de un elevador para realizar toda la función, ya que el juego de baterías de cada Tesla se encuentra alojado sobre el chasis, ocupando toda la superficie situada bajo el habitáculo.

Tal y como se desprende de la fuente, lo lógico sería depositar esta curiosa forma de sustituir las baterías en aquellos lugares donde la distancia entre ambos puntos sea superior a la autonomía de cualquiera de los modelos Tesla.

Gestionada por varios operarios, se podría reducir la duración de un viaje al no tener que realizar repostajes de una media hora de duración en carga súper rápida. ¿Podría ser viable? Hagamos un rápido análisis teniendo en cuenta la infraestructura de Tesla en relación a sus puntos de recarga.

Sistema de sustitución de baterías vs Red de Superchargers

Actualmente, y desde su expansión desde el 2012, Tesla ha llevado a cabo una política muy agresiva para dotar de electricidad a los Model S, Model X, Roadster y, más recientemente, al último integrante de la familia, el Model 3.

Tesla ha reactivado un plan de sustitución de baterías que data del 2014. Electrek

Como podemos imaginar, la inversión está suponiendo ingentes cantidades de dinero a la compañía y, aun así, sigue incrementando el número de postas para recargar coches eléctricos. ¿Es viable? A tenor del número de ventas de vehículos, podría pensarse que sí.

La red de carga de los Superchargers está, poco a poco, cubriendo mayores distancias para dar cobertura de la máxima potencia de carga a los propietarios de un eléctrico de la compañía. Sin embargo, la instalación de cada uno de ellos supone un gran esfuerzo económico para la empresa.

Las economías de escala podrían entrar en juego en el futuro

Sin embargo, la disposición de un equipo de ingenieros de la marca utilizando este sistema podría ver reducido el coste con el paso del tiempo. ¿Cuál de las 2 plataformas sería más sostenible en el futuro?

Habrá que estar atentos para ver cómo se desarrolla una tecnología que, pese a estar en la recámara unos meses, parece volver a estar encima de la mesa para su mejora.