El coche eléctrico continúa siendo la opción con más futuro en la movilidad de los próximos años. No obstante, todavía es pronto para poder asimilar una conversión del parque automovilístico a primer nivel. Las dudas que entraña la capacidad de las baterías continúa siendo el principal problema de esta tecnología.

Aun así, lo cierto es que están consiguiéndose avances de primer nivel gracias a la inversión que están llevando a cabo fabricantes y y compañías anexas del tamaño de Samsung o LG, entre muchas otras. ¿Deberemos amoldar en los próximos años nuestra manera de planificar los desplazamientos? Quizás, el futuro podría estar orientado a la carga rápida.

La compañía alemana está haciendo importantes esfuerzos sobre el mercado eléctrico

BMW es uno de los fabricantes que más esfuerzos está realizando en este sentido. Desde el año 2013 lleva comercializando 2 variantes bajo una denominación diferenciada respecto de la convencional. La gama ‘i’ está actualmente formada por los i3 y el 8, siendo este último un híbrido enchufable con autonomía extendida.

Ahora bien, ¿cómo podemos calificar la tecnología alternativa respecto a las opciones tradicionales del mercado? Desde hace mucho tiempo, se sabe que las opciones eléctricas son más eficientes que las motorizaciones de combustión interna. De igual modo, es importante destacar cómo el motor eléctrico es, también, más fiable.

Ahora, según se puede leer en el diario alemán Handelsblatt, el coche eléctrico de BMW podría soportar ya un total de un millón de kilómetros sin sufrir un deterioro de las baterías de más del 20%. ¿Estamos ante una nueva prueba de la solvencia de la mecánica alternativa?

BMW y su desempeño eléctrico, una relación en aumento

No es algo nuevo el idilio que mantiene el fabricante alemán con la tecnología que dominará en un futuro la movilidad en los países más desarrollados. Buena prueba de ello son las pruebas que están realizándose en el seno de la firma. El mejor ejemplo es la futuro puesta en escena del iX3, el primer SUV alternativa que llegará al mercado entre los años 2019 y 2020.

El BMW iX3 será la principal apuesta de la firma alemana para el mercado alternativo en 2020. Tek.no

Según se puede leer en el medio citado, el coche eléctrico actual diseñado por BMW podría extender su capacidad hasta un total de un millón de kilómetros sin sufrir una depreciación más allá de lo que podría entenderse como tradicional en la automoción alternativa. En este sentido, se podría mantener hasta el 80% de la autonomía en cada uno de los ciclos de carga.

Mejorar la densidad de las baterías es el principal foco de atención de los fabricantes

No obstante, es importante destacar el ritmo de crecimiento de densidad que está produciéndose en la actualidad en referencia a la capacidad de las baterías. Tal y como te informamos hace unas semanas, Tesla ya cuenta con el mejor ratio de capacidad, el cual ya está siendo aplicado en el Model 3, la opción que reportará mayores ingresos en tan solo unos meses.

La firma bávara plantará batalla, pese a mostrar una actitud conservadora en relación con el coche eléctrico, en este segmento en tan solo unos pocos años. Es pronto para garantizar que estamos ante una oferta competitiva, pero la apuesta respecto a lo eléctrico se potenciará en la primera mitad de la próxima década.

Una opción eléctrica que dispone de garantías en el corto plazo

Puede que sea un problema de modificar nuestras pautas de consumo, pero lo cierto es que el público todavía no valora la llegada de una tecnología que no ofrece, en muchos casos, ni la mitad de la autonomía de las opciones actuales de combustión interna. De igual modo, el coste energético que se está viviendo año tras año podría plantearse como otra barrera a su compra.

El i3 es la única opción completamente eléctrica que comercializa la firma alemana. Autocar

Aun así, los fabricantes tradicionales, comenzando por BMW, ya están tejiendo sus estrategias para llegar en mejores condiciones al momento de producirse la disrupción eléctrica. Pese a ello, el principal impedimento será el hecho de obtener economías de escala a lo largo de todo el proceso productivo y comercialización.

Los incentivos fiscales y las ayudas públicas potenciarían el coche eléctrico

Esto es lo que verdaderamente catapultará al coche eléctrico en un futuro. Solamente cuando los fabricantes cuenten con márgenes cercanos a los que ofrece la tecnología actual se podrá popularizar el crecimiento de esta variante. Basta con ver el ejemplo de Noruega para entender cómo el público podría dar visibilidad a lo eléctrico si diferentes agentes económicos hacen los propio.

Por último, es importante hacer especial referencia al ámbito educacional. La conciencia ciudadana con el medio ambiente determinará, en gran medida, el futuro del coche alternativo. Los elevados niveles de contaminación que están produciéndose en los últimos años en los núcleos poblacionales han sembrado las alarmas. ¿Cuándo veremos una transformación? Los primeros indicios ya están produciéndose.