La actual disrupción que está produciéndose en la automoción podría servir para que nuevas empresas se atrevan a competir en un mercado en el que tradicionalmente siempre han destacado las barreras de entrada a nuevos competidores.

El principal requisito a cumplir por cualquiera de las empresas ajenas al mercado de la movilidad está intrínsecamente relacionado con la tecnología. Para poder asegurarse una cuota de mercado en los próximos años será necesario que los aspirantes cuenten con algún aspecto diferencial respecto a lo que ya existe.

Dyson podría producir hasta 3 versiones distintas con mecánicas eléctricas

En este sentido, Dyson, la tradicional firma de electrodomésticos, podría cumplir a rajatabla todo lo anterior. Hace solamente unos meses que anunció que apostaría por la movilidad alternativa, algo que ya se ha traducido en un profundo estudio de viabilidad. De hecho, según se puede leer en Electrek, se barajan hasta 3 modelos diferentes.

Tal y como te indicamos en su momento, Dyson espera contar con su primer automóvil en el mercado para 2020, pero para ello, ya se ha destinado un equipo de trabajo centrado exclusivamente en uno de los programas más entusiastas de la firma en toda su historia.

Ahora, unos meses después de conocerse las intenciones de la multinacional, unos nuevos documentos atisban que no solamente se habría pensado en una única alternativa, sino más bien, se podrían producir hasta 3 versiones diferentes. ¿Será un fabricante tradicional de aspiradores la compañía que suceda a Tesla?

Nuevos informes apuntan al electrolito sólido

La adquisición de Sakti3, una compañía especializada en la investigación sobre baterías de electrolito sólido, por 90 millones de dólares, dejó entrever que esta sería la alternativa utilizada para competir en el mercado cuando llegase en 2020. En su día, ya te mostramos cuáles eran los beneficios de este tipo de batería respecto a la tradicional de iones de litio.

El tweet anterior muestra el método anunciado por la compañía para demostrar que se habían tomado muy en serio la propuesta acerca de producir una alternativa eléctrica para principios de la década próxima. Ha pasado un tiempo desde entonces, por lo que ya contamos con los primeros datos de un proyecto que podría revolucionar la movilidad.

¿Qués es lo que se puede esperar de un proyecto en el que se esperan invertir hasta 2700 millones de dólares durante los próximos años? Este presupuesto es el que se ha fijado para dar vida a un automóvil que debería contar con las últimas tecnologías en materia eléctrica y autónoma.

¿Qué es lo que se puede destacar de un nuevo informe elaborado por el Financial Times? Según un extracto del mismo, extraído directamente desde el portal destinado a la conducción eléctrica, Electrek, todo apunta a que el primer modelo abrirá paso a la cadena de producción, sirviendo de base para la llegada de hasta otros 2 modelos en el corto plazo.

La compañía inicialmente planificará una gama de tres vehículos. El primer automóvil se utilizará para establecer estrategia de producción, una cadena de suministro y una base de clientes potenciales. Debido a esto, el vehículo tendrá una producción relativamente baja, de apenas unas miles de unidades. El segundo y el tercer vehículo, lanzados más tarde, pretenderán tener un volumen sustancialmente mayor.

Así pues, se espera que Dyson compruebe lo difícil que será competir en un mercado en el que para entonces habrá un mayor número de competidores. Se espera que 2020 sea la casilla de salida a la conducción alternativa para los más grandes competidores que han dominado la automoción en las últimas décadas.

Un proyecto que fijará su diferenciación en su batería

Dyson cree que las baterías son el principal problema del coche eléctrico actual. Tanto es así que pretenden introducir las mecánicas de electrolito sólido que tan buena fama tienen entre los fabricantes. La multinacional, no obstante, parece que ofrecerá una alternativa de ion litio en su primer modelo de producción.

Dyson presentará en los próximos meses su propia visión de cómo debe ser un coche eléctrico. The Times

Aun así, es importante destacar que la firma compró en 2014 la compañía norteamericana Sakti3 con el objetivo de proporcionar una variante diferente a lo establecido. Desde entonces, se está siguiendo un plan estrecho centrado en la integración de estas baterías en el futuro modelo de Dyson.

El primer Dyson se producirá desde el inicio por un equipo especializado en la industria

Esto provocará contar con un chasis preparado específicamente para este conjunto de baterías, pudiendo afectar a una mejora en el reparto de pesos o configuración del interior del vehículo, del cual todavía no se tiene noticia alguna.

De hecho, no se sabe todavía qué configuración tendrá su primer automóvil, ni que segmento atacará tampoco. No obstante, lo que es seguro es que estudiarán al detalle cómo será el mejor camino para triunfar en el mercado eléctrico en el medio plazo.