El coche eléctrico basa su diferenciación respecto al coche tradicional en la no emisión de partículas contaminantes derivadas de la combustión, la nula producción de contaminación acústica y el ahorro que se consigue conforme se incrementa en kilometraje. Ahora bien, ¿por qué termina siendo una opción más económica que la diésel o gasolina?

El mantenimiento es irrisorio, contando, además, con garantías muy avanzadas en el tiempo por la dificultad de que estas sufran algún tipo de defecto. Ahora bien, ¿cuáles son los principales fabricantes que están viéndose obligadas a multiplicar la producción de forma exponencial ante el desarrollo del coche eléctrico en el mercado?

Tesla no está en los primeros puestos del ránking de producción de baterías

Podría pensarse que Tesla podría estar en lo más alto del ránking, pero lo cierto es que no ha conseguido situarse como uno de los productores más destacados. Se sabe que algunos de sus proveedores son Panasonic o LG Chem, pero se espera en los próximos años rompan con la cadena de valor, produciendo ellos mismos sus baterías en la Gigafactory.

En el mercado, no obstante, hay otros fabricantes que han basado su experiencia como principal fuente de diferenciación para reducir los costes de producción. Esto les ha permitido contar con una mayor competitividad en el mercado, lo que ha derivado en un mayor número de pedidos y encargos.

Un nuevo estudio elaborado por Navigant Research ha determinado que Tesla no está, ni siquiera, en el Top 10 de compañías más destacadas en este mercado proveedor de la tecnología básica del coche eléctrico. ¿Cuáles son, entonces, las empresas que asentarán las bases de esta nueva movilidad que está a punto de producirse? Veámoslo.

No, Tesla no es un productor gigante de baterías eléctricas

Los productores por antonomasia en el mercado internacional son LG Chem y Samsung SDI, filiales de las compañías tecnológicas centradas particularmente en la innovación y producción de los conjuntos de baterías. De hecho, no solamente suministran unidades para la automoción, ya que la tecnología móvil sigue siendo el principal escaparate mundial.

La producción de baterías es un mercado especialmente formado por un núcleo bajo de compañías. InsideEVs

Tal y como se puede observar en la imagen anterior, el mercado actual de producción de baterías está especialmente centrado en torno a un pequeño grupo de compañías. De hecho, estas sociedades suelen tener una especial conexión con las entidades que trabajan en la propia extracción de minerales como el cobalto o el litio, los cuales son imprescindibles en la industria.

El mercado de las baterías eléctricas podría dar lugar a actividades no competitivas

Esto, como ya te informamos, puede suponer actitudes monopolísticas, las cuales terminan influyendo en el precio que se repercute al consumidor. No hay que olvidar que, en los últimos años, el precio de estas materias primas ha crecido exponencialmente derivado de la mayor demanda que están teniendo para ser fruto de la automoción.

Llama la atención, no obstante, cómo otras compañías como BYD, especialmente centrada en la producción de coches alternativos, sí tiene presencia directa en la fabricación. La empresa de origen chino sirve para explicar a la perfección cómo la automoción asiática está cada vez más concienciada sobre la transformación que debe vivir la movilidad de ahora en adelante.

La estrategia pasa por extraer los minerales de primera mano

El coche eléctrico significará renunciar a toda una serie de componentes innecesarios en la producción de automóviles. No obstante, surge otro problema que merece la pena tratar cuanto antes. ¿Cómo encontrar proveedores que sean capaces de hacer posible la obtención de economías de escala en la producción?

El conjunto de baterías de los coches eléctricos suele ser el componente con más coste. Coches Eléctricos Tesla

El precio que está dándose en el mercado de materias primas que son necesarias en la producción está haciendo que los fabricantes se replanteen la adquisición de los derechos de extracción. De esta forma, se evitaría tener que contactar con intermediarios, lo que haría ahorrar a las marcas importantes partidas presupuestarias.

Algunos fabricantes saltarían un nivel en la cadena de valor para reducir el coste

No obstante, fabricantes del sector como Toshiba, Samsung SDI o LG Chem cuentan con importantes márgenes que hacen posible un nivel de competencia superior al esperado. Aun así, algunos fabricantes de la automoción ya han iniciado conversaciones con Estados y empresas propietarias de la explotación de recursos para llegar a acuerdos de abastecimiento.

A fin de cuentas, el principal componente que encarece el coche eléctrico es su conjunto de baterías. Ante el incremento insostenible del precio de algunos de sus elementos básicos, no queda mucho para contemplar movimientos en uno u otro sentido con el objetivo de reducir el coste por unidad de producto en el corto y medio plazo.