El coche eléctrico no para de incrementar su poder de influencia en la movilidad. Con el paso de los meses estamos viendo cómo cada vez son las marcas que están apostando de una manera más notable por esta alternativa. Al fin y al cabo, las restricciones al tráfico están provocando que muchos usuarios cada vez demanden soluciones sin emisiones.

Fisker, fabricante que ya coqueteó con el segmento eléctrico con el Karma, ha vuelto de nuevo a las andadas. Tras ser rescatado de la quiebra, se confirmó hace unos meses la llegada del Emotion, un eléctrico con diseño deportivo que encandiló el mercado de la automoción. Con un diseño un tanto peculiar, esta cualidad se ha convertido en su principal seña de identidad.

Henrik Fisker ha conseguido retomar la producción gracias a la apuesta por el coche eléctrico

Desde aquella presentación, Henrik Fisker y su equipo han conseguido obtener financiación para mantener el volumen de inversiones. El objetivo es poder ampliar la cadena de montaje para conseguir las ansiadas economías de escala. El camino más sencillo para incrementar el volumen de facturación en esta industria es, sin duda, a través del segmento SUV.

Por ello, la marca rebautizada como fabricante de coches eléctricos puros acaba de anunciar la futura producción del que se convertirá en su segunda opción. Este nuevo prototipo encaja a la perfección dentro del nicho de mercado más rentable para los fabricantes actuales. ¿Por qué no aprovechar la disposición de una plataforma más idónea para las mecánicas sostenibles?

Veamos, por tanto, cuáles son las principales cualidades del modelo presentado por Fisker. Su desarrollo y producción dependerá, principalmente, del volumen de pedidos del Emotion, el modelo que marcará el inicio de esta nueva etapa en la industria automovilística. ¿Estará al mismo nivel que las alternativas que ya han presentado fabricantes como Audi, BMW o Mercedes?

Una competitividad marcada por un diseño atrevido y radical

Los modelos de Fisker comparten una característica común, la disposición de un diseño único en el mercado. La personalidad de cada una de las unidades que este pequeño fabricante pone en las calles ofrece un aspecto que no deja indiferente a nadie. El Karma, sin duda, muestra a la perfección esta cualidad destacada.

Este SUV se convertirá en el segundo modelo de producción de la compañía. Autoweek

Según se puede leer en el portal Autoweek, este nuevo SUV contará con una batería de 80 kWh, lo que le permitirá disfrutar de una autonomía muy próxima a los 500 kilómetros por cada ciclo de carga. Aun así, debido a la alta innovación en el mercado de las baterías, este dato podría verse modificado a lo largo de los próximos meses.

Fisker entrará a competir en un mercado dominado por los fabricantes tradicionales

Este segundo modelo, el cual se espera que llegue en la segunda mitad del año 2021, contará con un mercado en el que ya estará representado por toda una serie de modelos venidos de fabricantes tradicionales. Por ello, el público objetivo de esta marca estará muy centralizado. El target de esta marca basará su decisión de compra en aspectos diferenciales como la producción limitada o sus cualidades dinámicas.

Echando una rápida mirada a la primera imagen oficial que ha compartido la empresa, se puede constatar cómo disfrutará de soluciones autónomas, un opcional que podría ya estar estandarizado por aquellas fechas. Aun así, los modelos de Fisker están pensados para ser conducidos por los usuarios por las aspiraciones deportivas de que disponen.

Un proceso de compra que es un calco de la estrategia de Tesla

Tanto el Emotion como este futuro SUV serán vendidos directamente por la marca, sin intermediarios. Esto permitirá ganar una competitividad que podría ser fundamental para colocar en el mercado productos un tanto más asequibles. En este caso, este prototipo se espera que pueda comercializarse por un montante inferior a los 40.000 dólares.

El Fisker Emotion se ha convertido en uno de los principales prototipos del mercado eléctrico. Autokopen

En relación con el servicio postventa, se aprovechará infraestructura ya instalada para la realización de revisiones y reparaciones. De igual modo que Tesla, se ofrecerá formación a centros especializados en materia eléctrica para poder servir como talleres oficiales de la marca. De esta forma, se podrá incrementar la expansión en la industria con una mayor flexibilidad.

Fisker competirá con opciones ya maduras en el segmento eléctrico

Habrá que ver qué es lo que ocurre en los próximos años en relación con el coche eléctrico, pero todo hace pensar que este segundo modelo contará con una gran competencia. El nuevo Model Y, para entonces, llevará un año y medio en producción. ¿Ha llegado tarde este fabricante en su nueva etapa en movilidad sostenible?

Quizás es pronto para dar una respuesta a esta cuestión. Lo que es seguro es que emprender en este mercado no tiene futuro si se apuesta por las alternativas de combustión interna. El futuro se presenta eléctrico, algo que podría verse condicionado por otros factores como la llegada de mejoras en las baterías o la apuesta por esta tecnología entre los fabricantes tradicionales.