Estamos en un momento de completa revolución en el mercado del transporte. Es posible que sigas viendo los mismos anuncios en la televisión que hace un par de años, pero en las cadenas de producción la transición eléctrica ya está cociéndose. Basta con mirar las comercializaciones de mecánicas diésel para darse cuenta de esta dinámica.

En los próximos meses esta transición no tendrá más vuelta de hoja, por lo que es muy importante valorar qué tipo de motorizaciones queremos bajo el capó y cuándo vamos a dar el paso hacia la movilidad sin emisiones contaminantes. Los fabricantes, en este sentido, están esperando a ver cómo el coche eléctrico genera entusiasmo para poder ofertar toda su artillería.

Los fabricantes tradicionales están comenzando a ofrecer versiones eléctricas

Como bien es sabido, las mecánicas eléctricas son mucho más económicas que las opciones de combustión interna, por lo que la mayoría de fabricantes buscarán hacer más grande el retorno de la inversión en estos bloques. La opción eléctrica, sin lugar a dudas, seguirá estando a un segundo plano mientras el modelo tradicional tenga mercado.

No obstante, el despertar de compañías como Tesla no ha hecho más que acabar con este tradicionalismo. Compañías como las pertenecientes al grupo Toyota, muy cómodas comercializando las opciones híbridas, no se habían planteado la inclusión de alternativas completamente limpias, pero todo ha podido haber cambiado.

La renovación del LS, la berlina de representación, podría ser partícipe de la innovación y novedad en la compañía de lujo del holding japonés. ¿Por qué? Las alternativas de la competencia ya están electrificando un segmento en el que cualquier detalle puede marcar la diferencia. Así se plantea la competitividad de Lexus en el mercado alternativo.

Al público de Toyota ya no le parece suficiente la hibridación

La segunda mitad de la década de los noventa, un extraño vehículo denominado Prius asaltaba el mercado. Con un diseño demasiado atrevido por aquel entonces, nació con un objetivo, convertirse en el coche de los taxis por el bajo coste de mantenimiento y el consumo reducido. Hasta hoy, no hay otro modelo en el mercado que haya conseguido tal éxito en todo el mundo.

El Toyota Prius, en cualquiera de sus generaciones, ha conseguido contar con un éxito arrollador en el sector del transporte. Toyota Blog

No obstante, la penúltima generación, pese a disponer de un precio poco atractivo, sirve para explicar cómo hubo, al menos, una prueba piloto encauzada en la búsqueda de la movilidad alternativa. Sí, hubo un Prius híbrido enchufable, pero no cuajó por su precio y solución empleada en términos de comunicación.

Toyota, por el momento, no ha apostado por ir un paso más allá de los híbrido

Este primer paso demostró que esta tecnología todavía no era madura, algo que se ha confirmado en la actual versión, donde ya no está accesible esta opción. ¿Quiere decir que no vayamos a ver este tipo de alternativas en el corto y medio plazo? El grupo Toyota, curiosamente, no ha sido partidario de ofrecer mecánicas completamente eléctricas.

Aun así, la hibridación, presente en prácticamente toda la gama, podría dar como resultado lógico una derivación hacia las versiones puramente sin emisiones contaminantes, una opción que la división de lujo ya está tomando en consideración.

Lexus podría tomar la delantera en relación al coche eléctrico

La firma de lujo japonesa habría oteado una gama completamente eléctrica tras comprobar cómo los fabricantes competidores dispondrán, en el corto y medio plazo, de alternativas eléctricas. Buenas ejemplos de ello podrían ser Mercedes y su Clase S o el Jaguar XJ, el cual podría recibir una versión completamente eléctrica a modo de conmemorar su 40 aniversario.

Lexus podría haber cambiado de opinión respecto a la producción de coches eléctricos. Lexus

Echando una mirada al pasado, la compañía también apostó por la opción de pila de combustible de hidrógeno, una alternativa mucho menos estandarizada en el mercado, pero que podría tener un fuerte crecimiento como principal competidor con lo eléctrico. El Mirai es el mejor ejemplo para demostrar lo avanzado que está este proyecto pese a su precio desorbitado.

Las opciones híbridas enchufables y eléctricas están cobrando un mayor sentido

Según se puede leer en InsideEVs, ya no se descartan las versiones PHEV (híbridos con autonomía extendida) o puramente eléctricos, unas opciones a las que todavía habría que darles mucho recorrido para que pudiesen ser completamente sustitutivas de los motores tradicionales de combustión interna.

Así pues, lo que está claro es que el cambio de tendencia, siguiendo el mismo patrón utilizado por los principales fabricantes, comenzaría por la versión del catálogo más lujosa, el LS. ¿Estamos ante un modelo que podría llegar a ofrecer ciclos de autonomía equiparables al resto de modelos del mercado híbrido enchufable? Podríamos saberlo muy pronto.