Los coches eléctricos serán los que tendrán una mayor notoriedad en la conducción del mañana. No obstante, es importante destacar cómo se producirá la conversión. La electrificación de los catálogos está produciéndose más lenta de lo que cabría esperar. ¿Por qué?Esta tecnología todavía no cuenta con una base de clientes lo suficientemente amplia.

Las limitaciones que entrañan las motorizaciones sin emisiones contaminantes, los mayores precios que tienen respecto a las alternativas convencionales, y el desconocimiento de sus múltiples ventajas, son algunas de las problemáticas que se ha encontrado lo eléctrico desde que echó a andar en el mercado.

El trío alemán más conocido deberá tirar del carro de lo eléctrico

Sin lugar a dudas, el público generalista suele relacionar la automoción con unas pocas marcas, la mayoría de las cuales suele ser premium. Si ahora preguntases a cualquier persona que sobre 5 marcas, es muy posible que entre ellas estaría alguna del trío formado por Mercedes, Audi o BMW. ¿Necesita el coche eléctrico la oferta de estas empresas?

La reputación de las opciones sin emisiones contaminantes se debe labrar a través de la apuesta por estos fabricantes. No obstante, el problema primordial es que estos apenas cuentan con economías de escala presentes en la producción para garantizar el rendimiento económico. Sí, el coche convencional es mucho más rentable para las compañías.

Siguiendo en este sentido, Mercedes acaba de realizar un fuerte esfuerzo económico para mejorar en su línea innovadora. Un total de 589 millones de dólares se han dotado exclusivamente para avanzar en la inclusión de modelos eléctricos en la compañía. ¿Estamos ante la última generación del Clase A?

Mercedes afrontará una electrificación de la mano del EQ

La futura generación de modelos completamente eléctricos por parte de Mercedes recibirá la denominación EQ. El primero de ellos llegará el próximo año, tal y como te informamos hace unos días. Será un SUV que hará frente a alternativas como el Audi e-tron o el Jaguar I-Pace, entre otros. Ahora bien, ¿cuál podría ser el siguiente paso?

EQA habría sido la denominación que habrían elegido para el segmento C en Mercedes. Electrek

El próximo segmento que podría hacer gala de un modelo libre de emisiones de la firma de la estrella podría ser el de los compactos. En este sentido, observando las actuales opciones, tan solo tendría como competidor al Nissan LEAF, ya que el Renault ZOE se situaría un escalón por debajo.

Mercedes apostará por la movilidad sostenible en su planta de Francia

Un total de 589 millones de dólares, o lo que es lo mismo, 500 millones de euros, es lo que se ha decidido poner a disposición de la planta de Hambach, en Francia, para producir un nuevo coche eléctrico. Este paso sigue la línea mostrada en anteriores ocasiones, por lo que se puede constatar el fiel deseo de la firma por electrificar la gama, según se puede leer en Electrek.

Por otro lado, es importante destacar que el fabricante acaba de renovar profundamente el Clase A, uno de los modelos que más ingresos le ha reportado en los últimos años a la compañía. ¿Estamos ante la última generación que podría tener sentido viendo cómo avanza la movilidad alternativa?

El mercado de los compactos definirá su posición competitiva

Tesla, en su historia, no se ha atrevido a ofrecer una opción destinada al mercado presente en el segmento C. La ausencia de economías de escala en la producción se ha posicionado como la principal debilidad para intentarlo. ¿Seguirá produciéndose esta tónica en el futuro? Mercedes podría tener la llave del cambio.

Mercedes ha ofrecido las primeras imágenes de un modelo que podría entrar en la cadena de montaje próximamente. Electrek

El mejor ejemplo para contemplar qué es lo que está ocurriendo en este nicho de mercado es observar cómo el Nissan LEAF ha servido en el mercado. Enmarcado en las opciones disponibles por debajo de la gama de las berlinas, cuenta, no obstante, con un precio situado en esta franja.

El Nissan LEAF ofrece tecnología acorde a una próxima generación de automóviles

Este detalle, por supuesto, refleja la falta de competitividad que tiene la tecnología eléctrica aún respecto a las mecánicas convencionales. No obstante, es importante destacar, por otro lado, cómo dispone de una tecnología superior a la gran mayoría de los competidores situados en la misma escala de precio. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra el e-Pedal.

Todavía habrá que esperar unos días más para comprobar si las inversiones aceleran el proceso de producción de esta línea que compartirá segmento con el Clase A. ¿Llegará a robarle cuota de mercado al superventas de la firma? Ya queda menos para comprobarlo.