Actualmente, existen multitud de tipos de compuestos en el mundo de la automoción. Slick, perfectos para temporadas frías, de alto rendimiento, de baja resistencia a la rodadura, etc. Es un elemento primordial al ser lo único que mantiene el contacto con la carretera.

Por ello, los proveedores de ruedas en el mercado están continuamente invirtiendo en nuevas tecnologías y procesos de producción. El objetivo es lograr una combinación que consiga tener un protagonismo en diferentes aspectos de la conducción.

En el futuro podrían tener sentido los neumáticos sin cámara de aire

Ahora bien, ¿cómo serán en el futuro? Es cierto que una parte de ellos se recicla una vez que han finalizado su vida útil, pero la industria aboga por seguir ofreciendo productos cada vez más completos. A lo largo del año, muchos fabricantes de compuestos producen algunos con una imagen que parecen venidos del futuro.

¿Será así la movilidad del futuro? No, pongamos los pies en la Tierra de nuevo. Lo que sí que parece una obviedad es que en los próximos años se va a mirar con lupa la eficiencia de los mismos. El coche eléctrico llega pisando fuerte y, a consecuencia de sus limitaciones en autonomía, necesitan buscar mejoras en otros ámbitos.

Así es, el coche eléctrico pondrá su foco en áreas como el peso en vacío, eficiencia en la rodadura y una mejora del coeficiente aerodinámico. Observando las variables, se puede intuir que el neumático podría influir en todas y cada una de las alternativas.

Neumáticos sin aire, una solución con sentido en el medio plazo

Desde hace varios años estamos viendo cómo fabricantes de la talla de Michelín, Goodyear o Bridgestone, entre otros, invierten en neumáticos sin cámara de aire. ¿Son una posibilidad factible en el corto plazo? ¿Merecerá la pena la sustitución de unos tradicionales por esta nueva tecnología?

Los neumáticos sin aire aspiran a ser una alternativa para el coche eléctrico. Autonoción

Según se puede leer en el portal especializado Foro Coches Eléctricos, los neumáticos sin aire podrían permitir una mejora de la eficiencia empleando la conducción alternativa. ¡Hasta 5 kilogramos por rueda se podría ahorrar!

Traduciendo esto a un automóvil convencional, estaríamos hablando de un ahorro de un total de un 30% solamente en el equipo de neumáticos, es decir, un total de unos 20 kilogramos. Como es lógico, esta reducción tendrá un mayor impacto en aquellos modelos que no posean un peso excesivamente alto, como es el caso, por ejemplo, de las alternativas que Tesla comercializa.

Bridgestone patentó un neumático sin cámara de aire en 2011

Un buen ejemplo de cómo esta tecnología tiene un gran potencial en el futuro se puede observar en los Bridgestone Air-Free Tire Concept, según se puede leer en Autonoción. Aparecidos en 2011, ya poseían unas características que le permitían reducir las emisiones contaminantes por ser de baja resistencia a la rodadura y mostrar una gran durabilidad.

Como el lógico, aún disponía de una serie de importantes limitaciones, las cuales hacía menos atractiva la puesta en marcha de este proyecto. Una de ellas era la velocidad máxima a la que podía circular el automóvil que las equipara, los 130 km/h. Su desgaste, a dicha velocidad, era excesivo.

Michelin, un fabricante que comparó sus gomas sin aire

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, por lo que vamos a hacer caso de este dicho para mostrarte cómo un juego de ruedas sin cámara de aire puede llegar a ser más eficiente que uno tradicional.

Para ello, se utilizó un compuesto característico para vehículos agrícolas y maquinaria de obra. En contraposición, un juego denominado por el fabricante francés como X TWEEL SSL, serviría para demostrar si su desempeño era parecido al tradicional.

Según se puede observar en las imágenes anteriores, las ruedas que no disponen de cámara de aire son, en algunas pruebas, más eficientes que las que llevan usándose décadas. De hecho, poseen algunas ventajas que afectan al desgaste prematuro, al ahorro y, sobre todo, a la seguridad. ¿Por qué no se popularizan?

Una mayor estabilidad en la conducción, una reducción en los consumos o una mayor eficiencia en labores de trabajo convierten a esta alternativa en una opción a tener en cuenta. Sin embargo, su principal talón de Aquiles reside en su desgaste excesivo cuando se circula a altas velocidades.

Sin embargo, tal y como se puede leer en el portal citado anteriormente, se espera que en los 2 próximos años se produzcan mejoras que afecten a sus cualidades. De hecho, Toyota es uno de los fabricantes que está contemplando esta alternativa, siguiendo de cerca todo lo que acontece a su desarrollo.

Mantener el nivel de presión en los neumáticos puede alargar su vida útil

Actualmente debemos estar atentos sobre la presión de los neumáticos, tarea que hay que realizar frecuentemente para evitar poner en riesgo nuestra seguridad y, en segundo lugar, no tener que visitar a nuestro mecánico mucho antes por haberlos deteriorado precozmente.

¿Dejaremos de realizar esta comprobación periódica? No hay una respuesta a esta pregunta. Solamente la innovación nos dirá si el mercado se pasa a las cámaras sin aire. Mientras tanto, habrá que seguir comprobando la presión.