¿Quién iba a decir que a finales de 2017 tendríamos varios modelos completamente eléctricos en el mercado? Observando la tendencia del mercado tradicional, podemos destacar cómo aún no se han puesto las pilas en materia eléctrica los fabricantes tradicionales.

Actualmente, solo unas pocas compañías convencionales, con presencia histórica en la automoción, se han atrevido a ofrecer mecánicas eléctricas. ¿Por qué? Las causas hay que buscarlas en los balances de situación de las empresas. Más concretamente, hay que mirar los apartados de la cuenta de resultados y la de las amortizaciones.

El motor eléctrico dispone de muchas ventajas sobre los tradicionales de combustión interna

Veamos por qué se está produciendo el rechazo. Por un lado, esto, al fin y al cabo, es un negocio. ¿Por qué incentivar un coche que apenas dará problemas en los próximos años? Sí, efectivamente, un coche eléctrico es mucho más barato de mantener. Esto es así por la sencillez de la mecánica y no tener que contar con muchas de las soluciones que conlleva un motor de combustión.

Por otro lado, es importante hacer constancia de las inversiones realizadas en los últimos años. ¿El público quería motores diésel? Los fabricantes mejoraban sus productos en dicha dirección. ¿Cuál es la consecuencia? Ahora deben contar con un retorno de la misma y, sin su comercialización, esto no será posible.

Sin embargo, fabricantes como Nissan sí que se atrevió a dar el salto al coche eléctrico. El LEAF ya va por su segunda generación, lo que le ha permitido corregir algunas de las taras que tenía el modelo que apareció en 2010. ¿Cuál ha sido el resultado? El público ha confiado en un modelo pensado al milímetro para ofrecer las soluciones del mañana y eso tiene su recompensa.

10.000 pedidos es el resultado de la anticipación tecnológica

El Nissan LEAF llamó la atención del mercado a comienzos de década. Un diseño un tanto extraño, que no convencía para el público generalista, fue clave para que no arrancase esta tecnología según las estimaciones realizadas por la compañía.

El nuevo Nissan LEAF ha dado un giro completo a su imagen para incluirlo en diseño general del resto de la gama. Nissan

Sin embargo, Tesla llegó 2 años después con el Model S, reafirmando que las mecánicas eléctricas habían llegado para quedarse. De hecho, ambos modelos se sentían cómodos al no compartir nicho de mercado. Podría decirse que ambas compañías habían firmado un trato de no agresión en este sentido.

Anterior al nuevo LEAF ya hubo un restyle del modelo de primera generación en 2014

Llegó 2014 y, con una serie de problemas aportados por clientes, se decidió realizar un restyle a fondo sin modificar la tantas veces cuestionada imagen exterior. Se agregaron algunas especificaciones y se siguió confiando con un modelo que les aportaría un liderazgo en ventas en el futuro.

Con todo ello, a sabiendas que su rango de autonomía es, a priori, insuficiente, y su estilo no cuadra con los estándares y cánones de belleza en la industria, se ha convertido en el coche eléctrico más vendido del mundo. ¿Imaginas si hubiese contado con mejoras en ambos sentidos? Ese idílico sueño ya es una realidad y, lógicamente, se han disparado los pedidos.

El Nissan LEAF de segunda generación es una alternativa brillante

Conducción autónoma, rango de autonomía de 378 kilómetros con cada ciclo de carga según el ciclo NEDC, el llamado e-Pedal, innovaciones que lo catapultan a lo más destacado del mercado en su segmento, etc.

La segunda generación del Nissan LEAF incluye soluciones de conducción autónoma con el sistem ProPilot. Performance Drive

Si a ello le sumamos que el nuevo LEAF de segunda generación cuenta con un precio semejante al de la versión anterior, esto lo hace ser susceptible de una alternativa imponente en el mercado.

Ahora bien, ¿qué riesgos tiene elegir esta opción? Es importante que, como el resto de la gama, el LEAF dispondrá de diferentes acabados, los cuales culminarán con el Tekna como versión más elitista. Podría rondar los 35.000 euros y, por ese mismo precio, se espera que esté disponible en un par de años en Europa las primeras unidades del Model 3.

El Tesla Model 3 no compite en el mismo mercado pero podría robar ventas por precio

Es cierto que siguen sin compartir nicho de mercado, pero, al fin y al cabo, el pequeño de la familia de Palo Alto dispone de calidades propias del mercado premium, mayores potencias y un rango de autonomía que se estira hasta los 500 kilómetros con cada ciclo de carga.

Sea como fuere, lo cierto es que, escogiendo una u otra opción, se estará contribuyendo al desarrollo de un parque automovilístico más verde, lo cual ya es un paso de gigante de cara a la movilidad sostenible que está a la vuelta de la esquina.