La conducción autónoma se ha convertido en una de las tecnologías más destacadas a explotar en los próximos años. No obstante, es muy importante hacer especial mención sobre cuáles son las limitaciones de esta innovación. ¿Estamos ante un sistema seguro y fácilmente estandarizable? A pesar de lo que muchos medios quieren vender, lo cierto es que estamos ante una solución en desarrollo.

El mejor ejemplo para explicar por qué todavía queda un largo proceso por delante es ver qué es lo que está ocurriendo en Tesla. La compañía de coches eléctricos más destacada es la que más está impulsando sus planes en referencia a movilidad autónoma. Esto, no obstante, no quiere decir que estemos ante un sistema completamente seguro. Buena prueba de ello son algunos accidentes mortales vividos anteriormente.

La conducción semiautónoma ha provocado diversos problemas a Tesla desde sus comienzos

Ante esta situación, toca preguntarnos si estamos ante uno de los proyectos que terminará quedando en el olvido. Más aún por las posibles consecuencias que podría tener esta tecnología tras conocerse un nuevo episodio en la corta trayectoria de la conducción semiautónoma. Sí, finalmente, ha sido detenido un conductor en estado de embriaguez al mando de un Model S.

Al parecer, tal y como se puede leer en Electrek, un conductor que iba a bordo de un Model S fue detenido tras circular más de 10 kilómetros con el Autopilot conectado. ¿Estamos ante un problema de publicidad engañosa? La venta de este producto como una solución que no requiere asistencia del conductor podría dar lugar a nuevos eventos de estas características.

¿Qué es lo que se conoce de un suceso que podría poner en jaque a la movilidad autónoma? Esta innovación, con mucho potencial, tiene todavía un largo recorrido por delante. Habrá que esperar, por tanto, unos meses para conocer cómo las Administraciones Públicas regulan una materia que sigue teniendo un vacío legal en muchas áreas geográficas.

El enésimo riesgo que pone en jaque el Autopilot de Tesla

Primer fue la muerte de un conductor de un Tesla Model X. Posteriormente llegó la eliminación de la configuración la opción más destacada en cuanto a esta tecnología y ahora, tan solo unos meses más tarde de dichos acontecimientos, llega esta actitud por parte de un usuario. ¿Debería ser regulada esta tecnología para evitar este tipo de conductas?

El Tesla Model S implicado en la polémica respecto a la conducción autónoma. Electrek

Al parecer, según se puede leer en el portal citado, el conductor del Model S se quedó dormido con el Autopilot conectado. Por ello, la policía tuvo que iniciar una persecución de 7 minutos para evitar un accidente. En total se recorriendo 11 kilómetros sin que el usuario pusiese atención alguna a la carretera. No obstante, la sorpresa llegó cuando finalmente se dio cuenta de lo que estaba pasando.

Los hechos se han producido en California, lugar en el que se produjo una muerte por Autopilot

Tras detener el vehículo tras las advertencias de la policía de California, Estado en el que se produjo el evento, se realizaron las correspondientes pruebas de alcoholemia. Si, ya puedes imaginar cómo acabó la situación, ¿verdad? El mejor resumen de ello se puede observar en la imagen anterior. ¿Cómo es posible que este tipo de actitudes se hayan producido?

La instalación de tecnologías que permitan la detección de sustancias peligrosas para la conducción es algo que podría regularse en los próximos años de la mano del coche eléctrico. No obstante, es importante destacar que parte de dicha responsabilidad deriva, principalmente, en Tesla como fabricante. ¿Se ha producido un desembarco de esta tecnología con demasiada precocidad?

Un problema educacional que se extenderá próximamente

La estandarización del Model 3 no hará más que multiplicar los casos en los que el sistema autónoma centre todos los debates. El pequeño de la familia Tesla es accesible a la clase media, por lo que se espera que en los próximos años el sistema de conducción autónoma se multiplique en el mercado. ¿Estamos, también, ante la llegada de un problema a nuestras carreteras?

El Autopilot de Tesla ya sido objeto de algunas polémicas relacionadas con la movilidad autónoma. Electrek

Es prioritario que el público en general y, sobre todo, los potenciales compradores de un modelo de la firma de Palo Alto, vean a este sistema como una solución que puede servir como apoyo a la conducción convencional. No obstante, se debe realizar especial incidencia en que esta tecnología no debe, por ahora, sustituir el clásico papel del conductor.

Se ha podido hacer una publicidad controvertida en torno al coche autónomo

En este sentido, es posible que se haya producido un problema de comunicación por parte de la compañía y, principalmente, por el propio Elon Musk. ¿Cuándo estaremos hablando de un sistema completamente autónomo? Para que esto ocurra, todavía es necesario que se incluyan soluciones venidas directamente de las Administraciones Públicas.

De hecho, es muy posible que en el largo plazo sea la opción más lógica para entender la movilidad del futuro. ¿Imaginas un futuro en el que estuviese prohibida la conducción tradicional? De confirmarse este futuro, estaremos ante una innovación más segura y fiable que el siempre posible fallo humano.