Es muy probable que, teniendo un coche delante, no puedas apreciar si dispone de una llanta de 16, 17 o 18 pulgadas. Sin embargo, colocando un par de ellos uno frente al otro, sí que sabrías destacar la mejor imagen del que llevase las más grandes, ¿verdad?

Para aquellos que le dan una mayor importancia al aspecto exterior de su coche, invertir unos billetes más en la puesta de un juego mayor, es algo que se realiza con gusto. Ahora bien, ¿se han pensado cómo esta decisión puede influir en el consumo del vehículo?

Elegir un buen juego de llantas es crucial para practicar el Hypermiling

La disposición de un juego determinado puede variar en varios puntos porcentuales la eficiencia del coche en materia de gasto en combustible, ya proceda este de combustibles fósiles o base su desplazamiento en electricidad u otras variantes alternativas.

A modo de ejemplo, nos puede servir el juego de llantas Aero que ha patentado la firma presidida por Elon Musk, Tesla Motors. La firma estadounidense ideó una serie de tapacubos para reducir la resistencia al aire cuando se circula, principalmente, por vías interurbanas.

¿De verdad varía tanto que equipe unas llantas de mayor o menor tamaño? ¿Debemos también tener en cuenta la forma de estas para categorizar el desempeño y consumos? Veamos a través de Tesla cómo puede influir elegir un juego de llantas en el rendimiento de un automóvil.

Mejora estética o aumento de autonomía, he aquí la cuestión

Tradicionalmente, siempre ha imperado la mejor silueta del coche. Podría decirse que las llantas son los zapatos de una persona y, pensándolo bien, ¿a quién no le gusta llevar unos bonitos? Ahora imagina que, para poder entender qué ocurre en la conducción, llevar un calzado más estético fuese igual a que estos fueran cada vez más y más pesados.

Elegir una llanta significa penalizar imagen visual o mejorar consumos. Tuningblog

La industria del automóvil podría estar cansándose de disponer de un calzado pesado. ¿Por qué? El coche eléctrico sería el culpable de este excesivo desgaste. Ante una autonomía limitada por parte de las baterías de ion litio, esta variante con un futuro brillante en el mercado debe tantear otras propuestas.

¿El aspecto aerodinámico? Tarde o temprano iba a barajarse esta opción. Esto consistiría en una reducción del coeficiente ofreciendo un cuerpo que contribuyese a canalizar mejor el aire a través de su carrocería. Es aquí, donde un juego de llantas eficientes entra en acción.

Según se puede leer en Electrek, elegir un juego de llantas de mayor o menor número de pulgadas puede tener repercusiones muy importantes sobre el consumo y, por consiguiente, con la autonomía de los Tesla Model S y Model X, ambos modelos utilizados durante las pruebas.

El estudio fue realizado por la Agencia de Protección Medioambiental (USEPA) en diciembre de 2016, habiéndose publicado ahora los resultados. Según se ha podido saber, aquí van algunas de las comparaciones realizadas al respecto, sirviendo como base las versiones 60/75, 60D/75D/90D y P100D, esta última siendo la más potente de la gama.

  • Un 4,9% más de consumo para el Model S P100D con llantas de 21″ y 19″

  • Un 5,2% más de consumo para el Model S P90D con llantas de 21″ y 19″

  • Un 11,6% más de consumo para el Model S 60/75 con llantas de 21″ y 19″

  • Un 11,8% más de consumo para el Model S 60D/75D/90D con llantas de 21″ y 19″

  • Un 22,2% más de consumo para el Model X P90D con llantas de 22″ y 20″

  • Un 22,5% más de consumo para el Model X 60D/75D/90D con llantas de 22″ y 20″

  • Un 23,3% más de consumo para el Model X P100D con llantas de 22″ y 20″

¿Qué conclusiones se pueden destacar del estudio publicado recientemente sobre cómo elegir una llanta de mayor o menor voluminosidad? Aquí van algunas pinceladas al respecto.

Los Tesla Model S y Model X dejan claro la penalización

Sí, se produce una reducción importante en algunas de las variantes analizadas. Los coches eléctricos pueden verse claramente penalizados por la utilización de unas llantas de mayor o menor envergadura. En el ejercicio practicado, se ha tenido una consideración de un salto doble de pulgadas para obtener un dato más reseñable.

Las llantas Aero permiten al Tesla Model 3 reducir hasta en un 10% su consumo de electricidad. Tesla Motors Club

Tal y como se puede observar en el análisis efectuado por el organismo norteamericano, mientras que en la versión aspiracional apenas se puede observar una reducción del 4,9% (influido por una llanta menor en ambos extremos), el dato se dispara hasta el 23,3% para el crossover bajo la misma motorización.

Siguiendo con el ejemplo del Model X en su versión aspiracional, podemos observar cómo al pasar de 20 a 22 pulgadas se produce una penalización excesiva. Esto, en términos reales, y siguiendo los datos que se pueden leer en Motor.es, se traduce en pasar de 542 kilómetros con cada ciclo de carga completa a 416 kilómetros, en torno a 126 kilómetros menos de autonomía.

Por todo lo anterior, es vital tener siempre presente elegir uno u otro juego de llantas. Deberemos calcular si ofrecer una mejor apariencia externa nos merece la pena en aras de reducir eficiencia en los consumos.