Tesla es una de esas marcas que han triunfado en el mercado del automóvil. Echando un rápido vistazo al pasado, ¿quién diría que lleva menos de una década en el mercado? Podría decirse que esta cuestión es algo sesgada. En realidad se cumplen ahora 10 años de la aparición del biplaza Roadster.

Sin embargo, todos lo conocemos gracias al Model S, la berlina que ha revolucionado el mercado del coche eléctrico. Este tipo de tecnología ya no concibe esta modalidad como un simple electrodoméstico más. Ahora, si es mucho más este concepto, es gracias al fabricante norteamericano.

El Tesla Model 3 batirá todos los registros de ventas

Hace un año y medio, más concretamente en marzo del año pasado, Tesla comenzó la comercialización del Model 3, el coche que está llamado a ser el Ford T del siglo XXI. Es el que popularizará las ventas de la tecnología eléctrica y, sin embargo, no es apto para todos los bolsillos.

Su coste está situado en torno a los 30.000 euros (dejando a un lado equipamiento extra). Podemos pensar que es una ganga viendo qué alternativas podemos comprar por ese precio, pero es cierto que deja a una importante parte de los consumidores fuera de su público objetivo.

¿Crees que no puedes permitirte un Tesla si el Model 3 queda demasiado lejos de tu presupuesto? Quizás, una opción más tentadora podría ser una oferta dirigida al público que busca un compacto.

Por qué aún no es viable atacar este segmento

Este segmento es uno de los que aglutina una mayor cantidad de ventas. Aun así, Tesla no ha decidido lanzarse de lleno a un mercado que le otorgaría numerosos ingresos. Ahora bien, ¿debe Tesla posicionarse dentro de esta gama?

Es cierto que ha hecho más terrenal la idea de comprar un coche eléctrico, pero aún es difícil adquirirlo por el alto coste que supone. El Model S y Model X se equiparan a opciones del calibre del Audi A8 o Porsche Panamera. ¿Necesitan obtener ingresos de segmentos más generalistas? Lo cierto es que no.

Tesla podría revolucionar el mercado con un posible compacto. [YouTubeTechnoBuffalo](https://www.youtube.com)

Estamos frente a una marca, digámoslo así, algo elitista. De hecho, el Model 3 compite dentro del segmento de las berlinas contra rivales de la talla del BMW Serie 3, Audi A4 o Mercedes Clase C. ¿Por qué no podrían, entonces, batirse en duelo con los Serie 1, Audi A3 o Clase A? Todo se reduce a las economías de escala.

Si los pedidos del Model 3 ya suponen un desafío para su producción, ¡imagina si pudiésemos adquirir un compacto más barato! Implementar un nuevo concepto y asentarlo es, quizás, lo más lógico.

Tesla es una de esas compañías que, debido a su ventaja competitiva, no puede atender toda la demanda que le gustaría. Por ello, primero debe poderse incrementar el volumen de producción actual. A modo de conseguir esta mejora de la eficiencia, la Gigafactory trabaja a un ritmo frenético, mientras que el volumen de producción está incrementándose semanalmente.

Tesla tiene ante sí una oportunidad única

Es cierto que las ventas de los modelos que ofrecen alternativas eléctricas todavía no alcanzan un gran número derivadas de esta tecnología. La principal causa de ello se debe a un mayor precio respecto al resto de la gama.

El Audi A3 e-tron parte de los 40.250 euros. Electric Vehicle News

Para verlo más detalladamente, pongamos el ejemplo del Audi A3 Sportback e-tron, la versión híbrida enchufable de la firma de los 4 aros. Observando cómo la firma comercializa este producto, podemos llegar a la conclusión de que es una alternativa con un agujero muy grande; el alto precio.

Según el configurador propio de la empresa, parte de los 40.265 euros. Añadiendo unos pocos extras, el coste de adquirir una unidad bajo esta tecnología puede irse fácilmente hasta los 45.000 euros.

Por menos de 7.000 euros en su gama de acceso, se puede elegir la motorización diésel 2.0 TDI quattro con cambio automático, o si lo prefieres con una gasolina, un 2.0 TFSI quattro S a partir de 35.000 euros. ¿Está la sociedad dispuesta a pagar ese plus?

Tesla, al únicamente concebir motorizaciones eléctricas, podría llevarse gran parte del pastel. Todavía más teniendo en cuenta que la berlina de acceso cuesta en torno a los 30.000 euros. Se puede intuir, por tanto, que un compacto sería algo más barato.

La última posible causa de la no producción del compacto

Hace unos meses, algunos medios de comunicación como Diariomotor, explicaron los motivos de por qué el Tesla Model 3 no podía ofrecer, al menos por el momento, una batería de 100 kWh de capacidad. La duda surgía a raíz de la producción de los primeros Model S y Model X bajo esta alternativa.

La falta de espacio podría estar detrás de las dificultades de un compacto

Por increíble que parezca, todo se debe a la menor disposición de espacio para albergar las placas de ion litio. Sí, tan solo se debe a un problema de espacio físico, nada referente a una modificación de la arquitectura de la batería.

Teniendo en cuenta las dificultades del Model 3, ¿qué podemos esperar de un modelo todavía más pequeño que la berlina de acceso? Como no podía ser de otra manera, esto deriva, en última instancia, en una reducción de la autonomía.