Porsche se ha enfrascado en una nueva dimensión como fabricante. El peso de la combustión interna como parte fundamental de sus diferentes modelos está reduciéndose conforme aparecen nuevos restyles. El cambio tecnológico que está experimentando la compañía no ha afectado, aún, al 911.

¿Por qué es tan importante la nueva estrategia desarrollada por la firma alemana? La hibridación es una innovación que está aplicándose de distinta manera en el sector de la automoción. Existen fabricantes que lo realizan con un afán para reducir las emisiones y, por otro lado, otros que lo hacen para potencias las cualidades. Porsche, en este sentido, extrae lo mejor de ambos motivos.

Porsche utiliza las mecánicas híbridas por un doble motivo

Viendo la parrilla de modelos presentes en la firma alemana podemos afirmar que, por un lado, existen variantes como la E-Hybrid presente en los Panamera y Cayenne, que buscan una reducción de los consumos. En un modo completamente contrapuesto, es necesario hacer referencia a los 918 Spyder y Panamera Turbo S E-Hybrid, cuyos motores eléctricos contribuyen al mayor desempeño.

¿Cómo podemos encajar la futura pieza híbrida del comúnmente conocido como ‘nueveonce’? Tal y como te mostramos tras el visto bueno dado por la compañía, el 911 híbrido será realidad para 2023, o quizás algo antes, pero ya se están comenzando a desvelar datos que podrían provocar una anticipación de su llegada.

Viendo alternativas como el Tesla Roadster, ¿podríamos estar ante la intención desesperada de Porsche de sacar un 911 completamente eléctrico? Sería difícil de imaginar una estrategia tan disruptiva respecto al tradicionalismo que siempre ha envuelto a la compañía.

Nuevos datos confirman las esperanzas de la hibridación en Porsche

El 911 es, desde sus inicios, la referencia de la firma de Stuttgart. Tras la absorción de la firma por parte del grupo Volkswagen, se ha conseguido mantener la esencia de una compañía que se ha caracterizado por su calidad de acabados, deportividad y capacidad para basar su diferenciación en algo clásico.

La versión híbrida del Porsche Panamera es la variante más vendida de la berlina. TopGear

La hibridación introducida en los últimos años, primero sobre el 918 Spyder y, algo más tarde, en la actual generación del Panamera y Cayenne, ha provocado que ciertas voces hayan criticado abiertamente a la compañía. Esta política podría chocar contra los intereses inherentes de su filosofía, algo que no ha servido, no obstante, para ver reducidos, sus beneficios.

Porsche producirá la berlina eléctrica Mission E para 2019

Es importante destacar que esta compañía es una de las que mayor margen dispone en el mercado. ¿Por qué no aprovecharlo? La potenciación de las mecánicas eléctricas e híbridas son una prioridad para la firma alemana, y buena prueba de ello es la producción del Mission E para el año que viene.

De hecho, la confianza de la firma respecto a este tipo de mecánicas es total. Tal y como te mostramos en su momento, la mayoría de las ventas del Panamera ya pertenecen a la motorización híbrida, lo que está llevando a Porsche a determinar hacia lo menos contaminante al resto de la gama, incluyendo al 911, por supuesto.

Ahora bien, ¿qué podemos afirmar del futuro 911 E-Hybrid?

El Porsche 911 es la referencia de la historia alemana en el segmento de los deportivos, pero, sin lugar a dudas, es la principal atracción de la marca. En los últimos años ha ido despojándose de aquellos atributos que hace años encandilaban a los más puristas, con el objetivo de convertirse en un ídolo de masas.

El 918 Spyder Hybrid es el principal antecedente del segmento de deportivos híbridos en Porsche. Good Car Bad Car

El camino a seguir es la idealización del 918 Spyder, el último hiperdeportivo producido por la compañía. El biplaza nacido para competir contra el Ferrari LaFerrari o el McLaren P1, cuenta ahora con un protagonismo especial, ser la primera opción híbrida para el mercado comercial. Es cierto que no se produjo en masa, pero ha enseñado el camino al 911.

La aceleración y autonomía no contaminante serán las claves del futuro 911 híbrido

Según se puede leer en InsideEVs, se espera que la potencia combinada de las 2 motorizaciones dote al futuro deportivo de la compañía con 485 CV de potencia. De hecho, se especula que dispondrá de un total de 94 CV derivados de su variante completamente eléctrica, lo que le garantizará, sobre todo, acelerar con una torsión de 761 Nm.

Por otro lado, el futuro híbrido de Sttutgart contará con una autonomía completamente no contaminante con la que podrá circular un máximo de unos teóricos 64 kilómetros con cada ciclo de carga. Esto será posible gracias a un conjunto de baterías con capacidad de unos 10,8 kWh.