Desde que el Tesla Model S está presente en el mercado, todas las miradas han enfocado al mercado de las berlinas premium. Salvo las versiones híbridas de algunos tradicionales miembros del sector, lo cierto es que solamente el modelo de Palo Alto está presente como único miembro. Como es lógico, esto le está siendo muy cómodo, ya que se lleva todas las ventas.

Observando los datos de producción y comercialización del Model S, cualquier fabricante es consciente del dinero que está perdiendo al no haber anticipado la llegada de las automoción alternativa a tiempo. Anteriormente a Tesla, apenas el Nissan LEAF y algún que otro utilitario ofrecían versiones eléctricas, por lo que, una vez más, parecía que fracasaría.

El coche eléctrico está creciendo en mercados en los que podría estar a la cola

No obstante, se ha producido un fuerte crecimiento hasta en mercados en los no se dan las condiciones más óptimas para el coche eléctrico por las condiciones climáticas adversas. El mejor ejemplo para demostrar la creciente demanda de los coches eléctricos es el caso noruego. Pese al frío, ¡ya se venden más eléctricos e híbridos que coches con motorizaciones tradicionales!

Ahora, tras más de 5 años de ausencia de competencia en el segmento más premium, parece que por fin habrá, al menos 2 candidatos, para intentar robar cuota de mercado al Tesla Model S. El primero de ellos podría ser una versión eléctrica del Jaguar XJ, mientras que el segundo, confirmado en múltiples ocasiones, será el Porsche Mission E.

De este último se han ido desvelando datos a cuentagotas en los últimos meses. Su imagen exterior hace tiempo que fue oficializada, pero sus datos mecánicos todavía esconden algunas sorpresas que la firma de Stuttgart nos esconde. ¿Cuándo veremos, por fin, todos los datos de la berlina? Para calentar motores, la firma ha ofrecido nuevas informaciones al respecto.

El Porsche Mission E esconce sorpresas en batería y su carga

El Model S salió al mercado prácticamente sin especulaciones previas. Por aquel entonces, Tesla apenas había producido un vehículo antes, el Roadster, y no había sido un icono de masas. Este modelo, en cambio, lleva meses deleitando al público que ya se ha convencido de que lo alternativo no está reñido con la belleza, el confort o la seguridad, entre otros atributos.

El Mission E es la alternativa al Model S más avanzada que existe en el mercado. EVObsession

El Mission E de Porsche es un proyecto muy arriesgado. Estas siglas esconden lo que será el primer modelo de la firma completamente eléctrico, por lo que en juego está mucho más que el éxito en el mercado. Más allá de ello, esta alternativa puede suponer un antes y un después en la compañía propiedad del grupo Volkswagen.

Ha sido un peso directivo, Uwe Michael, jefe de diseño electrónico de la firma, el encargado de ofrecer información muy jugosa referente al sistema de carga pública y privada y la capacidad de la batería. Según se desprende de su conferencia, se pretende doblar la potencia de transferencia para reducir a la mitad los tiempos de carga.

Pretendemos revolucionar los tiempos de carga duplicando la capacidad del sistema de alto voltaje de 400 V a 800 V. Dicho de otra forma, queremos contar con una autonomía de 400 kilómetros en menos de 20 minutos. Todos nuestros competidores actuales anuncian duraciones de carga que son el doble de largas.

¿Puedes imaginar cómo mejoraría la experiencia si se consiguiese mejorar la carga de los coches eléctricos para disponer de tales autonomías en solo 20 minutos? Podría decirse que su rango de demanda se vería incrementado de forma exponencial. ¿Tenemos que tomar muy en serio al Mission E? A juzgar por estos datos, sí.

La batería es el principal frente para mejorar el Mission E

No se sabe con exactitud qué autonomía tendrá la berlina que quiere plantar cara al Tesla Model S. No obstante, sí que se ha podido comprender, tras las declaraciones del jefe del Departamento de Diseño electrónico de Porsche, que todavía cuentan con margen de mejora para incrementar rangos de kilometraje por ciclo de carga.

El ex piloto de Fórmula 1, Mark Webber, en un evento promocional del Mission E. Porsche

En Porsche, tal y como se puede leer en Electrek, están trabajando en las mecánicas eléctricas tomando como frente principal la mejora de las baterías. Tanto es así que disponen de varios proyectos diferenciados para ofrecer soluciones en el medio y largo plazo.

Como es lógico, también han incluido soluciones basadas en electrolito sólido, la tecnología que se ha postulado como la principal alternativa en el futuro. No obstante, según se puede extraer tras las declaraciones de Uwe Michael, las baterías podrían contar con una mejora gradual de un 5% anual.

El Misión E ya demuestra un alto nivel de desarrollo. La eficiencia de las baterías tradicionales de iones de litio mejorará hasta en un 5% anual en un futuro previsible. A largo plazo, estas mejoras por sí solas darán como resultado una eficiencia mucho mayor que la actual.

El plan de la compañía busca, fundamentalmente, la llegada del coche eléctrico a Porsche por todo lo alto. Es por ello, quizás, que no se ha precipitado la comercialización del Mission E. Es posible, de hecho, que cuando llegue, se convierta en la opción preferida de los que a día de hoy no se piensan la compra de otro coche que no sea un Tesla.