Cuando hablamos de Tesla, obviamente pensamos automáticamente en el fabricante de coches eléctricos. Es más, en muchos países aún no es muy conocido por no haber potenciado su presencia en el parque de dicho país o, simplemente, porque la propia región ha pasado olímpicamente de los nuevos tiempos de la automoción.

Sea como fuere, lo cierto es que cometemos un grave error al creer que solo Tesla se dedica a la producción del Model S, Model X y, en última instancia, el Model 3 que poco a poco va llegando al mercado. Y te preguntarás, ¿qué tiene de malo pensar solo en ello? La firma tiene como visión particular cambiar la movilidad en el mundo, pero además, quiere contribuir ofreciendo productos eficientes.

Tesla dispone de diversas líneas de negocio centradas en la sostenibilidad

Si observamos el portal de la compañía en la red, veremos cómo la firma, además de detallar las características de sus 3 modelos de producción, dispone un apartado en el que se puede leer la palabra Energía. Sí, Tesla está convencida de modificar nuestra propia idea de lo que significa la movilidad alternativa.

Además de techos repletos de placas solares, la firma produce e instala las denominadas Porwerpacks, que es nada más y nada menos que unas estaciones capaces de almacenar energía que no consumimos en el momento. Pese a que la firma posee una gama válida para el mercado minorista, dispone de otro modelo orientado al almacenamiento a gran escala.

Este segundo grupo podría servir, y de qué manera, para que el coche eléctrico despegase de una vez por todas. ¿Quieres saber cómo? Aquí van algunas claves.

Australia ya cuenta con el almacenamiento más importante de Powerpacks

Esta especie de cajas puede contener una gran cantidad de energía eléctrica. Su configuración está relacionada con la producción de energía alternativa. De esta forma, se permite disponer de una gran cantidad de reservas de electricidad disponibles al momento ante una escasez aleatoria.

La división Powerpack de Tesla que acaba de instalar en Australia es capaz de almacenar hasta 100 MW. The Australian

Como bien sabrás, el hater por excelencia de la tecnología eléctrica siempre predicará en torno a la producción de la electricidad que mueve a ese supuesto coche no contaminante. Pues bien, Tesla, mediante estas powerpacks, viene a luchar contra este tipo de mantras con los que debe lidiar a diario la innovación eléctrica.

Algunas energías limpias no pueden ofrecen un suministro continuo

Las tecnologías alternativas como la solar o la eólica disponen de un problema común, están a merced de la naturaleza. La producción mediante otros sistemas convencionales no disponen de este problema, por lo que así se asegura un precio más o menos constante en los recibos de la luz.

Sin embargo, si únicamente se dispusiese de tecnología alternativa, los picos y valles de la oferta y la demanda energética serían mucho más acusados. ¿Cómo combatirlo? Regulando la disponibilidad de una energía eléctrica continua en el tiempo. Esto solo se podría hacerse gracias a sistemas de almacenamiento como este que ha instalado Tesla en Australia en un tiempo récord de 100 días.

Por qué mantener la electricidad es vital para la economía del futuro

Como decíamos un poco más arriba, la tecnología del futuro debería reducir fuertemente las dependencias del mercado eléctrico basado en fuentes no renovables. En cambio, las denominadas limpias dependen en algunos casos de la propia naturaleza, por lo que no se puede asegurar un suministro regular.

Tesla ofrece las powerpacks con el objetivo de ahorrar en la factura de la luz. Engadget

Lo que recientemente ha conseguido la localidad de Adelaida, según se puede leer en Engadget es garantizar una disponibilidad de energía suficiente para abastecer ininterrumpidamente a un total de unas 30.000 personas que disfrutan de una energía completamente limpia.

Tesla, con Elon Musk a la cabeza, vuelve a sacar pecho, una vez más, en torno a la eficiencia de la no contaminación. Es más, según se podía leer en su cuenta de Twitter, se ha conseguido instalar la planta en el tiempo mucho menor del que se había fijado en contrato, ahorrándose de esta manera hasta un total de unos 50 millones de dólares en concepto de multa por retraso.

El equipo de powerpacks dispone de una capacidad de almacenamiento que suma un total de 100 megawatios (MW), uno de los éxitos más destacados en esta modalidad en toda la historia.

En el terreno de la automoción, este producto podría contribuir al desempeño del coche eléctrico en situaciones extremas, como por ejemplo, una caída de la red eléctrica debido a un fallo que deje sin servicio a una ciudad durante unos días.

Hace unos días, un Supercharger llamó la atención por su capacidad energética

Es más, ya existe algún que otro ejemplo que explica a la perfección cómo Tesla sigue a la perfección los pasos para convencer a todo el público. Hace unos días, en Londres, un barrio sufrió un apagón. Al coincidir de noche, se podía observar todo a oscuras, menos un lugar recóndito en el que había un Supercharger. ¿Por qué?

Disponía un equipo de powerpacks para garantizar el suministro de energía eléctrica durante un tiempo limitado. ¿Qué nos dice esta historia? Que sin Tesla, la movilidad alternativa lo tendría muy difícil a día de hoy.