Cuando comenzaron a verse rodando en la vía pública los primeros coches eléctricos, el escepticismo se instaló entre la sociedad. Ello, sumado a su alto precio en el mercado respecto a las opciones convencionales, lastraron su crecimiento. No obstante, 2012 fue el año que cambió todo, ya que Tesla se posicionó como el gran referente de la movilidad alternativa.

La compañía de Palo Alto lidió con las economías de escala, los desfases de proveedores y con toda una pila de barreras para su entrada en el mercado. Aun así, continuaron adelante con sus proyectos hasta que decidieron ampliar su gama de clientes. Así es como 2015 dio lugar a un nuevo modelo en la firma; tras todo ello, así nacía el Model X.

El Model X supuso un antes y un después para la firma de Palo Alto

Este automóvil, especialmente configurado para familias de hasta 7 miembros, es la opción que más ha crecido desde su aparición en la cadena de montaje. Mes tras mes, ha ido convergiendo en relación con las otra alternativa, el Model S. Ahora bien, ¿solamente ha sido por una cuestión de espacio? Sus alas de halcón, sin duda, se han convertido en una sensación en Tesla.

La compañía, desde comienzos de la producción del Model X, ha querido destacar todas y cada una de las funcionalidades principales que ofrece el crossover de alto rendimiento. Siguiendo este precepto, la seguridad se convirtió en la base de su éxito. Es más, posteriormente a todas las explicaciones, ¡hemos descubierto algunas opciones extra en este sentido!

Ahora, no obstante, también son las organizaciones que se encargan de inspeccionar los estándares de seguridad las que sacan a relucir las bondades del Model X. Estamos, sin duda, ante unas de las mejores alternativas en el segmento de los SUV’s, ¿por qué? A continuación podrás ver el vídeo que lo explica al máximo detalle.

Tesla Model X, un crossover difícil de volcar

La estructura del crossover de Tesla está especialmente construida para hacer frente a cualquier tipo de improvisto. Por ello, tal y como podrás comprobar en las imágenes de a continuación, una unidad ofrecida al órgano NHTSA ha podido servir de ejemplo para ver cómo encaja las embestidas laterales.

Según se puede apreciar, un modelo de 2 toneladas puede también estar capacitado para evitar vueltas de campana ante un fuerte impacto desde un lateral. Es más, esta prueba podría demostrar cómo un SUV también puede encajar la fuerza del siniestro para evitar que termine volcando. ¿Dónde está la clave? Basta con ver la silueta del Model X para comprobarlo.

Pese a ser un SUV, ha conseguido el mejor registro posible en esta prueba

Las pruebas que realiza la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA en sus siglas en inglés) sirve para explicar cómo este crossover es capaz de no volcar pese a contar con una carrocería que dista más del suelo. Todo ello, además, teniendo en cuenta que la superficie que se utiliza podría favorecer que el vehículo termine rodando sobre si mismo.

¿Qué podemos destacar de esta última prueba? Tesla, sin lugar a dudas, ha sabido cómo encajar el concepto eléctrico a la movilidad actual. Los Model S, Model X y Model 3 están sirviendo para explicar cómo las variantes eléctricas no dificultarán la seguridad en los desplazamientos del mañana sin las motorizaciones clásicas.

Un Tesla Model X que ha marcado un antes y un después

La compañía de Palo Alto ha supeditado la creación del Model 3 al éxito del crossover de la firma. Su incremento en ventas es lo que permitió al fabricante poder avanzar en la producción de un modelo más asequible, perfecto para dar cobertura a la clase media.

El Tesla Model X es uno de los modelos más seguros de su categoría. Teslarati

Por ello, es importante no escatimar esfuerzos para que los fabricantes comiencen a valorar la inclusión de un mayor número de modelos completamente eléctricos a precios razonables. La inestabilidad en el precio del crudo, y la inclusión de restricciones al tráfico en el marco urbano, podría acrecentar la demanda de los mismos de forma automática.

El Tesla Model Y podría llegar para comienzos de la próxima década

Y bien, volviendo de nuevo a lo que ha supuesto la introducción del concepto crossover en la filosofía Tesla, ¿se atreverán con una variante anexa dirigida a un público menos elitista? Sin lugar a dudas, los planes estratégicos de la compañía ya están divisando la introducción del denominado Model Y para finales de 2019 o principios de 2020, momento en el que coincidiría con el Semi o el Roadster.

Ya solo queda, por tanto, esperar a la futura llegada de un modelo que, a buen recaudo, compartiría plataforma con el Model 3, la opción que revolucionará el mercado alternativo en los próximos años.