El Tesla Model S en su versión P100D es, quizás, lo más bestial que hayamos podido ver en el último año. Es cierto que otros coches eléctricos como el Rimac Concept One han logrado romper con los perjuicios que muchos años habían atado a esta tecnología, pero la berlina más prestacional superó todas las expectativas.

El modelo más vendido de la corta historia de la compañía dispone de una versión puramente aspiracional, pero según reconoce el propio Elon Musk, no gira en línea con la eficiencia de consumos.

Con el sistema Ludricrous Mode activado, es capaz de entregar más de 600 CV desde el mismo instante en el que se pisa el acelerador desde parado. Esto hace que, entre otras cosas, se haya impuesto el infinitud de ocasiones a modelos aparentemente mucho más prestacionales. ¿No lo crees? Hace tan solo unos días, el portal [Motor Trend]8https://www.youtube.com/channel/UCsAegdhiYLEoaFGuJFVrqFQ) publicó la siguiente carrera de aceleración.

Según se puede apreciar, la aceleración instantánea es la clave para demostrar la eficiencia superior de un motor eléctrico sobre uno tradicional. ¿Podemos afirmar que el registro del vídeo anterior podría mejorarse?

Es importante destacar que en esa demostración el Tesla Model S P100D no tenía un claro objetivo para batir a sus rivales. No disponía pack alguno para aligerar la estructura ni poseía una motorización modificada. Simplemente, gracias a su empuje natural que le confiere la tecnología eléctrica, venció a todos sus rivales.

Ahora bien, ¿y si un equipo de profesionales realizase una serie de mejoras para que la lucha contra el crono fuese aun más feroz? No, no estamos hablando del futuro Model S que competirá en la Electric GT. Estamos hablando del proyecto llevado a cabo por Tesla Racing.

Cómo aligerar un coche 200 kilogramos para reforzar su imbatibilidad

El Tesla Model S, en cualquiera de sus versiones, supera notablemente las 2 toneladas de peso. Este es, quizás, el principal problema de la berlina. Y no porque le suponga demasiada pereza la aceleración, hay evidentes pruebas de ello.

El problema de este sobrepeso está íntegramente relacionado con la autonomía. Pese a que la versión 100D queda cerca de alcanzar los 600 kilómetros cada ciclo de carga, aún es inferior a lo que consiguen la mayoría de los coches tradicionales. Todavía se antoja insuficiente para el consumidor y, por ello, han decidido someterlo a una dieta de adelgazamiento.

Este Tesla Model S ha logrado reducir su peso en 200 kilogramos. YouTube Tesla Racing

Tesla Racing, un equipo formado por auténticos forofos de la marca de coches eléctricos más famosa del mundo, decidió proponerse un reto. Si el Tesla Model S P100D original ya había conseguido bajar de los 3 segundos en la carrera de aceleración desde parado hasta los 100 km/h, ellos buscaron poder batir el registro oficial.

Dado que en un coche eléctrico no tiene mucho sentido reprogramar su centralita, decidieron tirar por lo más sabio y apararentemente más fácil, el peso. Para ello, se pusieron manos a la obra eliminando cualquier elemento que no fuese expresamente necesario para la conducción.

En la lucha contra la báscula eliminaron aquello que era prescindible

Destriparon, principalmente, la parte trasera de la unidad utilizada. Eliminaron la segunda fila de asientos y cualquier embellecedor que sumase, aunque fuese, unos pocos gramos al peso. ¡Hasta las tapas y trampillas que cubren el juego de baterías fueron despojadas con el objetivo de garantizar la livianez!

Y tú, ¿puedes imaginar el resultado? Aquí lo tienes, toda una demostración de cómo Tesla puede seguir mejorando sus productos en uno de sus principales talones de Aquiles, el sobrepeso que suelen acostumbran sus diferentes modelos.

El Tesla Model de calle más rápido del mundo

Según se puede leer en Foro Coches Eléctricos, los chicos de Tesla Racing consiguieron reducir un total de 220 kilogramos respecto a la versión de fábrica. Y esto, ¿qué tal le ha sentado a la berlina eléctrica más ágil del mercado? Veámoslo.

Hace unos días, concretamente, el pasado 24 de septiembre, el mismo equipo logró establecer un récord utilizando la misma unidad protagonista del artículo. En dicha prueba, consiguió establecer una marca de 10,40 segundos en el cuarto de milla, un registro a la altura solamente de los más rápidos.

Ahora, unos días más tarde, y con la berlina aligerada, se ha vuelto a probar para nuestro deleite. Esta vez, según has podido comprobar en las imágenes anteriores, ha conseguido establecer un nuevo récord de aceleración, fijando en 10,47 segundos el nuevo registro.

La reducción del peso ha tenido un fuerte efecto en la nueva marca

Esto supone una mejora de algo más de 3 décimas en una distancia de apenas unos metros. ¿Aprenderá Tesla de este tipo de prácticas? El peso, sin duda, deberá ser más contenido en el futuro para incrementar el número de kilómetros que pueda realizar el coche eléctrico.

Al fin y al cabo, la controvertida libertad que le da a uno esta tecnología es la principal causa que hace dudar al consumidor sobre su posible compra.